RUTA DE LAS FOCES DEL RÍO INFIERNO (Piloña – Caso)

Viernes 29 de mayo de 2020

Hoy he elegido una ruta que había guardado hace un tiempo en el móvil y de la que no me acordaba para nada, y que cuando he abierto el link he dicho: ¡esta, sin dudar!, porque tenía una pinta excelente.

Espero estar en forma para hacerla porque ayer hice la senda del Peñafrancia por Gijón y fue una buena kilometrada… Pero si algo consiguió el confinamiento del Coronavirus conmigo es que no quiera estar encerrada en casa ni un minuto más de lo imprescindible. Necesito sentir la naturaleza a mi alrededor el mayor tiempo posible. Yo antes no era así para nada, pero ahora el hecho de pensar por ejemplo en ir a tomar algo a una terraza con la cantidad de gente que hay en ellas estos días, se me atraganta un montón, de verdad que siento que necesito estar rodeada de naturaleza…

Esta vez me voy de ruta con mi prima Naty. 🙂

Todos los puntos visitados a lo largo de esta ruta están recogidos en este mapa de «Asturias variado»: ver mapa.

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA:

Parking:

  • Hay un parking grande y gratuito al principio de la ruta.
  • Corresponde con el parking del Área Recreativa de la Pesanca.
  • Coordenadas: 43.266374, -5.335689.

Tipo de ruta:

  • Lineal: ida y vuelta por el mismo sitio.

Características de la ruta:

  • Distancia: 14,74 km (ida y vuelta).
  • Dificultad → Media:
    • Se trata de 7,37 km de CONTINUO ascenso suave pero mantenido, con un desnivel aproximado de 600 metros, que en ningún momento deja de ser subida, por lo que un poco de forma física sí que hay que tener.
  • La ruta se realiza en su totalidad a través de una pista ancha en muy buenas condiciones

NUESTRA RUTA:

Salimos en coche de Gijón y tardamos 1 hora exacta en llegar al parking del Área Recreativa de la Pesanca. Nos ha dado la sensación de que Google Maps nos ha hecho dar algún que otro rodeo… Además las explicaciones que nos daba no estaban muy claras por lo que nos saltamos el acceso al área recreativa y una vez que Google Maps se reorganizó, pretendía meternos por un camino estrechísimo que supuestamente era bidireccional y por el que no paraban de pasar vehículos, teniendo que retrodecer cada vez uno de los 2 para que pudiese pasar el otro. Nosotras no pasamos de los 10 primeros metros porque ya venía una furgoneta enorme, así que tuvimos que dar la vuelta porque el mapa ponía que eran 15 km por ahí… ¡Una locura! Así que ojito con saltarse la salida correcta. La salida al ÚNICO acceso a la ruta se encuentra DENTRO del propio pueblo de Infiesto, para que no tengáis pérdida. Hay que tomar la PI-4 en dirección a Espinaredo y Riofabar siguiendo la señal de la foto.

Pasada la señal, se atraviesa primero el pueblo de Espinaredo y luego el de Riofabar. Ambos los visitaremos a la vuelta.

Dato importante es que una vez que se atraviesa el pueblo de Espinaredo nos quedamos sin cobertura el resto del día y hasta que no llegamos de nuevo a ese pueblo, no volvió a aparecer. Para que lo tengáis en cuenta por si queréis llevar un mapa de la zona descargado o por ejemplo este post con toda la descripción de la ruta.

Una vez que atravesamos el último pueblo, Riofabar, la carretera se convierte en una pista asfaltada de 2 km que finaliza en el parking del Área Recreativa de la Pesanca. La pista es bastante estrecha aunque nada que ver con el otro camino por el que pretendía meternos Google Maps. Además en este caso no nos cruzamos con ningún vehículo, así que genial.

Todo el camino desde Riofabar me parece encantador y empezamos a ver paisajes que incitan a pensar que todo lo que vamos a ver hoy va a ser una pasada.

Antes de llegar al parking del Área Recreativa de la Pesanca hay algunas cosas reseñables:

  • Nos encontramos con un precioso mini bosque bordeado por unas vallas de madera, que me recuerda mucho a los bosques que aparecían en las películas de Crepúsculo. Hay un pequeño parking (43.269151, -5.340230) en el que caben unos 5 coches, y en el que recomiendo parar a la vuelta de la ruta para dar un mini paseo, porque me encantó.
Mini parking
  • Pasado el mini bosque se llega al Arboreto de Miera, un área recreativa enorme donde hay numerosos bancos y mesas de madera y alguna que otra parrilla. Solo hay una fuente (que es la ÚNICA DE TODA LA RUTA), pero indica que es agua sin garantía sanitaria, así que aconsejo ir bien provistos de bebida. Nosotras llevamos 1 litro de agua cada una y nos quedamos bastante escasas.
Arboreto de Miera
Arboreto de Miera
  • Hay una ruta que bordea todo el Arboreto de Miera, entre el río y la propia zona de picnic, que parte desde el «árbol del ojo» (a mano derecha del mismo) hasta ya el parking del Área Recreativa de la Pesanca (nuestro objetivo final). Yo la hice a pie a la vuelta y después de todo lo que vimos durante la ruta de las Foces del Río Infierno diría que para nada es imprescindible su recorrido. Pero para que lo tengáis en cuenta por si queréis echarle un ojo, ya que solo se tardan 10 minutos en recorrerla.
«Árbol del ojo» (la ruta se inicia a bajando a mano derecha)
Esta es la zona final, la que se inicia en el parking del Área Recreativa de la Pesanca

Y por fin llegamos al parking del Área Recreativa de la Pesanca, que se identifica perfectamente.

El área recreativa se encuentra integrada en un bosque autóctono de robles y castaños y a escasos metros del Río Infierno. Es enorme y tiene un montón de bancos y mesas de madera y alguna que otra parrilla.

Y por fin iniciamos nuestra ruta a pie a las 12.30 horas. No hay señales que indiquen en ningún momento por dónde hay que ir, pero el camino no tiene pérdida ninguna pues parte justo antes de empezar el parking, a mano derecha, y es todo recto sin desviarse de la pista principal en ningún momento hasta llegar a la cima, a la Foz de Muñacos. Hay un par de desvíos a lo largo de la ruta pero solo hay que ignorarlos y seguir de frente para ir adentrándonos poco a poco en el hayedo.

Ignorar el camino de la izquierda

Podríamos decir que la ruta se divide en 2 tramos:

  • La primera mitad, nuestra favorita, en la que vas acompañado en todo momento del sonido del agua, viendo el río de forma permanente y mini cascadas de vez en cuando.
  • La segunda mitad, en la que de repente se deja de oír y ver el río y en la que solo se oye a los pájaros y a los insectos, pero que a nosotras nos supo un poco a poco después de la preciosidad de la primera mitad. He decidido dejaros un vídeo – resumen de lo que es la segunda mitad, para que valoréis por vosotros mismos qué es lo que más os gusta y si os apetece llegar hasta el final. (Importante habilitar el sonido para el siguiente vídeo)

Una vez hecha la ruta completa, yo aconsejaría hacerla hasta la última cascada que coincide con el último puente (43.24361, -5.321909),

Última cascada
Último puente

porque para nosotras la segunda mitad fue como subir por subir esperando encontrar algo que al final nunca llegó (no sé el qué, un paisaje de ensueño supongo para compensar el esfuerzo de la subida), ya que la ruta acaba de forma brusca en una valla cerrada con vistas a la Foz de Moñacos.

Final de la ruta

Llegamos al final de la ruta a las 15 horas (2 horas y media después de haber iniciado la ruta).

Es cierto que a lo largo de la SEGUNDA PARTE se sigue viendo todo verde maravilloso, incluida una zona de rocas con mucho musgo que me recordaban a los trols de Frozen antes de transformarse. Que es una zona de mucha paz porque solo se oyen los pajaritos y los insectos y que el tramo final tiene su encanto, volviendo a oír el río y con la senda atravesando una especie de cañón muy bonito, así que a continuación os dejo unas cuantas fotos para que sepáis de qué os hablo.

«Trols de Frozen»
«Trols de Frozen»
Llegando al final de la ruta (me encanta cómo sale el sol en esta foto)
¡¡¡Conseguidoooo!!!

Con respecto a la PRIMERA PARTE tengo que decir que me encantó, me pareció preciosa. Una cosa para mí imprescindible para una ruta de monte es que tiene que haber agua, y en este caso el hecho de poder oír y ver el río de forma constante me parecía súper relajante. Y había cada rincón maravilloso que no se puede describir… Lástima que como siempre las fotos no hagan justicia a lo que se está viendo.

Paramos a comer en un lugar idílico que me gustó muchísimo (43.25233, -5.319735). Quiero hacer un inciso porque a la vuelta de la ruta al pasar por este mismo punto (a las 17.30 horas) la luz no incidía de la misma forma y la belleza había disminuido considerablemente, por lo que ahora que nos encontramos en mayo con los días con más luz del año, recomiendo empezar la ruta como máximo a las 12.30 horas como nosotras, para poder valorar todos los puntos bellos en su máximo esplendor.

Con respecto al lugar en el que paramos a comer… Nos pareció maravilloso, no podíamos parar de sacar fotos. Era como de cuento… Uno de nuestros puntos favoritos de toda la ruta.

Para llegar al punto anterior se accedía fácilmente por un pequeño camino hecho a través de la maleza.

A la vuelta de la ruta paramos en otro punto (43.250415, -5.320534) que no habíamos descubierto a la ida y que también nos gustó muchísimo. Era un lugar precioso con un árbol – puente incluido. Como ya teníamos las piernas bastante cargadas, pensamos en meterlas en el agua para relajarlas pero el agua estaba tan tan fría que solo pudimos remojar los pies de vez en cuando, porque nos dolían muchísimo de lo fría que estaba el agua. Es cierto que te acababas acostumbrando y poco a poco podías meter algún centímetro más de carne… jajaja. Pero ojito si os queréis dar un chapuzón y os tiráis de golpe, porque igual os da un infarto directamente…

Árbol – puente
Árbol – puente

A modo de COMENTARIOS Y CONSEJOS VARIOS, decir que:

  • Toda la ruta está protegida por árboles (la mayoría robles y castaños) que hacen que el camino tenga sol y sombra cada pocos metros. Aconsejo echar protección solar. Yo siempre hago las rutas con gorra pero en este caso había muchos tramos de sombra por lo que pude no utilizarla.
  • Encontramos muchas zonas embarradas por lo que aconsejo llevar botas de montaña en vez de playeros como hice yo, porque tuve que hacer virguerías para superar algún tramo sin acabar con los playeros empapados.
  • No hemos visto ni un solo mosquito, por lo que en esta época (mayo) no es necesario echarse spray antimosquitos.
  • Recordar traer agua abundante ya que no hay ninguna fuente a lo largo de toda la ruta.
  • Recordar también que no hay nada de cobertura una vez que se pasa el pueblo de Espinaredo.
  • Aconsejo llevar las coordenadas de las cascadas metidas en el mapa y luego descargadas con el Maps.me, que se puede ver offline (aún sin cobertura), ya que ninguno de los puntos que nos maravillaron (ni ningún otro) están indicados y hay que estar pendiente de no saltárselos. Además, una vez hecha la ruta vimos el post de un chico que la había hecho 2 días después y había visitado zonas que nosotras pasamos por alto sin darnos cuenta. Os dejo el link para saber cómo hacer vuestros propios mapas (mapas).
  • Recomiendo iniciar la ruta hacia las 12 horas como nosotras para aprovechar a tope las horas de sol en los puntos mágicos.
  • Nos encontramos con un total de 20 personas durante la ruta, la mayoría en el camino de vuelta, cosa que me encantó porque adoro hacer los trayectos sin apenas gente que te estropee las fotos en los puntos clave.
  • Tardamos un total de 5 horas y media en hacer toda la ruta, caminando un total de 3 horas y 36 minutos según la app Samsung Health y habiendo recorrido un total de 14,72 km.

¡¡Me ha encantado la ruta, ha sido preciosa!! Aunque quizás la haría solo hasta primera mitad… Pero tantas mini cascadas, el sonido del río permanente, tanto verde y tanto musgo, esos maravillosos árboles por todas partes… ¡¡¡Muy muy recomendable!!!

Una vez finalizada la ruta, como dije al inicio yo hice a pie el tramo desde el parking hasta el mini bosque bordeado por unas vallas de madera. Luego ya me recogió mi prima para hacer una primera parada en el pueblo de Riofabar. Se puede aparcar sin problema al lado de la capilla, al final del pueblo. Se trata de un pueblo muy pequeñito y que tiene su encanto para una visita rápida.

Nuestra siguiente parada fue el pueblo de Espinaredo, donde lo primero que hicimos fue ir a tomar algo al bar que hay donde la plaza porque estábamos deshidratas. Espinaredo o Espinaréu es famoso por sus más de 30 hórreos tradicionales, la mayoría de los cuales se encuentra en uso y con un buen estado de conservación, datándose su construcción entre los siglos XVII y XVIII. La gente del pueblo es muy cercana. Disfrutamos mucho de la visita porque es un pueblo que transmite muchísima paz.

Salimos del pueblo a las 19.20h, 7 horas después de haber llegado y habiéndolo tomado todo con muuuucha calma.

Posdata: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *