RUTA DE LA CASCADA DEL XIBLU POR EL HAYEDO DE MONTEGRANDE (Teverga)

Lunes 19 de octubre de 2020

Esta semana queríamos organizar una excursión para mañana martes porque a mi grupo (de amigos) de rutas le venía mejor, pero por más que miré en distintas zonas del mapa, para mañana daban lluvia en toda Asturias (para no variar con respecto a las últimas semanas…), por lo que tuvimos que cambiar de plan un poco sobre la marcha e ir hoy de excursión pese a que hoy lunes solo podíamos ir mi madre y yo.

Seleccioné una ruta de un bloque que me habían recomendado de 5 rutas para disfrutar del otoño en Asturias:

  • Ruta de la cascada del Xiblu por el Hayedo de Montegrande (Teverga).
  • Ruta de las Brañas de Vicenturo – Cueiro (Teverga).
  • Ruta de los molinos de Corroriu (Quirós).
  • Ruta Río Aller – Puerto de Vegarada (Aller). 
  • Ruta desde Villamorey a la Sierra del Crespón (Sobrescobio).

Elegí para hoy la primera de las 5, aunque mi idea es hacerlas todas este otoño. ? La ruta de la Cascada del Xiblu por el Hayedo de Montegrande se encuentra en Teverga y pertenece al Parque Natural de Las Ubiñas – La Mesa. Dicho parque natural comprende un territorio de montaña con relieve de pronunciados contrastes, del que se alza, cerca del límite con tierras leonesas, el macizo de Peña Ubiña, la segunda montaña más alta de la región tras los Picos de Europa, con altitudes superiores a los 2.400 metros. También a este parque pertenece la ruta al Refugio del Meicín, la más dura que he hecho hasta ahora, no por los km pero sí por el desnivel, con unos paisajes preciosos y que nos hizo sentirnos todos unos montañeros. ?

Por lo que leí en varios blogs y en TripAdvisor, en la ruta a la Cascada del Xiblu la mayoría de la gente hace la ruta desde el parking hasta la cascada y vuelta, unos 9 km sin dificultad ninguna excepto el ascenso a la cascada. Al organizar mi mapa con la app Maps, mi favorita para guiarme en todos mis viajes y rutas, vi que había otro sendero que permitía volver por un lugar diferente para así conocer distintos paisajes. Además, teniendo en cuenta que la Cascada del Xiblu está a 1 hora y media en coche desde Gijón (mi ciudad), qué mejor que aprovechar al máximo y hacerla lo más larga posible.

Todos los puntos visitados a lo largo de esta ruta están recogidos en este mapa de «Asturias variado»ver mapa. Para pasarlo a Maps.me solo tenéis que seguir estas instrucciones.

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA:

Parking:

  • Hay un parking grande y gratuito justo al principio de la ruta.
  • Coordenadas: 43.08376, -6.02921.

Tipo de ruta:

Yo siempre había pensado que las rutas lineales son aquellas en las que se hace la ida y la vuelta por un mismo camino mientras que las circulares eran en las que la ida se hace por un camino y la vuelta por otro diferente, volviendo tanto en las lineales como en las circulares al mismo punto de partida. Pero el otro día un experto montañero me sacó de mi error y me explicó que las rutas LINEALES son aquellas que se inician en un punto y se terminan en otro, mientras que las rutas CIRCULARES son aquellas que se inician y finalizan en un mismo punto, independientemente de que la vuelta se haga por el mismo camino o no. (LINK informativo sobre cómo diferenciar un buen sendero)

Dicho todo esto, la ruta hasta la Cascada del Xiblu tiene varias alternativas:

  • RUTA LINEAL:
    • Parking Cascada del Xiblu – Hayedo de Montegrande – Cascada del Xiblu – La Foceicha (o La Foceilla): o viceversa.
      • Distancia: 10 km.
      • Dificultad: mínima.
    • Parking Cascada del Xiblu – Hayedo de Montegrande – Cascada del Xiblu – La Foceicha (o La Foceilla) – Parmu (o Páramo): en este caso recomiendo hacerla en este sentido y no a la inversa para hacer el tramo entre los 2 últimos pueblos de bajada y no de subida.
  • RUTA CIRCULAR:
    • Parking Cascada del Xiblu – Hayedo de Montegrande – Cascada del Xiblu: vuelta por el mismo lugar. (LA OPCIÓN MÁS HABITUAL)
      • Distancia: ≈ 9 km (ida y vuelta).
      • Dificultad: mínima.
    • La Foceicha (o Foceilla) – Cascada del Xiblu: vuelta por el mismo lugar.
      • Distancia: ≈ 7 km (ida y vuelta).
      • Dificultad: mínima.
    • Parking Cascada del Xiblu – Hayedo de Montegrande – Cascada del Xiblu – La Foceicha (o Foceilla) – Parmu (o Páramo) – Parking Cascada del Xiblu.
      • Distancia: ≈ 16 km (ida y vuelta).
      • Dificultad: mínima.

NUESTRA RUTA:

Salimos de Gijón en coche a las 10h. De camino a nuestro destino pasamos por delante del acceso a:

  • Las Cascadas del Guanga o Buanga (San Andrés de Trubia – Oviedo): la ruta más peligrosa de todas las que he hecho hasta ahora, pero ¡espectacular!
  • La Senda del Oso:
    • La vía verde más transitada de Asturias.
    • Idónea para amantes del senderismo y cicloturistas dado el escaso desnivel existente entre los puntos de inicio y fin (145 – 450 metros).
    • La ruta completa es de 59 km. Se recomienda recorrerla en varias etapas.
  • La Ruta de las Xanas:
    • Distancia: ≈ 7,5 km (ida y vuelta).
    • Dificultad: mínima.
    • Desnivel: 375 metros.
    • Existe la posibilidad de hacer la vuelta por la Ruta de Valdolayés.
  • El Parque de la Prehistoria.

Para llegar al parking del inicio de la Cascada del Xiblu hay que ir por una carretera de montaña llena de curvas por la que por suerte apenas nos encontramos con otros vehículos. El último tramo hasta el estacionamiento desde el pueblo de Páramo es precioso con los árboles con esos maravillosos tonos ocres.

Dejamos el coche en el parking amplio y gratuito ubicado al principio de la ruta a las 11.20 horas. Hay muchos más vehículos de los que me esperaba para ser un lunes cualquiera de octubre.

Parece que Chispa está casi más emocionada que nosotras por empezar la ruta, jajaja. Es aparcar el coche y ya ponerse histérica por querer salir a la aventura. (Si la oís llorar en alguno de los vídeos posteriores es porque en cuanto paramos a sacar alguna foto, se pone a llorar hasta que volvemos a ponernos en marcha. Parece que lo de que hagamos alguna parada no le hace ninguna gracia, jajaja)

Al salir a la calle literalmente casi salimos volando. Hay un viento exagerado… ¡¡Vaya pasada!!

Cambiamos los playeros por las botas de monte impermeables pues ya me han advertido que hay bastante barro, e iniciamos la ruta a las 11.30 horas. En los primeros cientos de metros hay un sendero adaptado para sillas de ruedas al igual que ocurre en los primeros cientos de metros de la ruta «corta» de Muniellos.

Una vez que finaliza ese sendero adaptado diría que se podría continuar con un carricoche ya que el camino es llano de tierra y piedras, aunque es cierto que está muy embarrado por momentos.

Nos quedamos sin cobertura al poco de iniciar la ruta y seguiremos así la mayor parte del día, con la cobertura yendo y viniendo.

La senda que estamos recorriendo a través del Hayedo de Montegrande es un precioso camino arbolado ideal para hacer en los días más calurosos del verano por estar protegido por los árboles, al igual que ocurría en el Tabayón del Mongayo. De hecho, pese a todo el viento que soplaba en el parking, por este camino estamos resguardadas de las fuertes rachas la mayor parte del tiempo. En otros momentos parece un poco el fin del mundo, jajaja.

Los árboles están empezando a cambiar a tonos otoñales y hay unas estampas maravillosas entre los contrastes de las ramas, el cielo azul y el suelo lleno de hojas. Cuando la luz incide directamente… se ilumina el paisaje… y mi sonrisa. ?? ¡¡¡Me encantan estas panorámicas!!!

Además vemos algunos árboles con troncos enormes y llenos de nudos. ¡¡Vaya pasada!! Y eso que acabo de llegar de Las Médulas y alrededores (Castilla y León) donde los troncos centenarios de los castaños serán algo difícil de borrar de mi memoria…

Por el camino encontramos un cartel que señaliza la Fuente de las Vallinas, a través de un «difícil acceso». A mí me encanta explorar por lo que bajo por las escaleras de piedra a ver qué es lo que me voy encontrar. Al finalizar los escalones llego a un pequeño reguero de agua pero me da la sensación de que ese reguero no debe ser la Fuente de las Vallinas, sino que aún debe estar monte abajo. Encuentro el sendero inaccesible ya que hay mucha pendiente y mucho barro y tengo miedo de luego no poder ascender al camino principal, así que en este caso prefiero no arriesgarme.

A las 12.30 horas llegamos al desvío que señaliza el acceso a la Cascada del Xiblu. Hay que avanzar un poco más allá del cartel por el camino principal, hasta donde hay un especie de puerta roja en medio de la nada. A la derecha de esa «puerta» hay unos escalones que nos conducen hasta un puente de madera.

Ojo con ese puente cuando está mojado porque me han comentado que la gente resbala y cae con gran facilidad. Nosotras tuvimos suerte porque la madera estaba completamente seca. Lo malo es que venía un montón de gente detrás de nosotras y no pudimos disfrutar de la estampa como me hubiese gustado. De hecho toda esa gente me estaba agobiando bastante porque todos íbamos al mismo lugar, a la Cascada del Xiblu, y no quería dejar que me adelantasen porque sino iba a ser imposible fotografiar la cascada sin gente…

Vistas desde el puente

Nada más cruzar el puente hay una bifurcación perfectamente señalizada: a mano izquierda se llega a la Cascada del Xiblu y a mano derecha a la Braña Las Navariegas.

De primeras todos giramos a mano izquierda para visitar la cascada. Como luego hay que volver por este mismo sendero (desde la cascada hasta la bifurcación de la foto), decidimos no parar apenas por el camino a sacar fotos y dejarlo para la vuelta, para tener la cascada para nosotras y no para las más de 10 personas que vienen detrás…

El sendero es precioso, en plena naturaleza, con todos los saltos de agua a mano izquierda, las rocas llenas de musgo verde intenso y esos hermosos y retorcidos árboles.

Hay 1 km desde el desvío hasta la cascada. El sendero difiere del que hemos venido haciendo hasta ahora porque se estrecha y empina. Tiene bastante barro y a medida que avanzamos van apareciendo más piedras enormes que hay que sortear pero, haciéndolo con cuidado, apenas tiene dificultad.

Al llegar a la Cascada del Xiblu… Guaoooo, ¡¡¡es espectacular!!! ¡¡¡Tiene un tamaño impresionante!!! Más de 100 metros de desnivel a través de la sucesión de 3 cascadas. Creo que es la más alta que he visto hasta ahora y eso que este año conocí un montón de cascadas por Asturias (Cascadas del Guanga o Buanga, Ruta del Alba o Foces del Llaimo, Ruta del Chorrón, Tabayón del Mongayo, Cascadas de Oneta, Cascada del Cioyo). La estampa es absolutamente espectacular. ?? ¡¡¡Un entorno idílico!!! ¡¡Me encanta!! Además solo hay 2 personas aparte de nosotras. Hemos tardado exactamente 1 hora 30 minutos desde que salimos del parking.

Mi madre tiene un poco de vértigo por lo que no se anima a subir a lo más alto de la cascada, pero como comentaba antes ¡¡a mí me encanta explorar!!, por lo que Chispa y yo iniciamos el ascenso a través de un caminito muy empinado, estrecho y lleno de barro. Ojito con este sendero pues tuve que ayudarme en varias ocasiones de las 2 manos para poder continuar… En cambio Chispa subió sin dificultad ninguna pese a sus 10 años de edad, dejándome muy sorprendida y orgullosa.

Quería llegar hasta el final del sendero pero cada vez se hacía más complicado el ascenso y cada vez se alejaba más de la cascada, por lo que no quise seguir arriesgándome a ir a «ninguna parte» y decidí dar la vuelta llegando hasta la zona más alta de la cascada a la que pude acceder. Os dejo la foto indicativa ya que creo que no merece la pena arriesgarse a subir más de ahí.

Hasta esa mini explanada fue lo más cerca que pude llegar de la cascada. Disfruté muchísimo estando allí sola escuchando el estruendo del agua mientras me ponía pingando en menos de 1 minuto… jajajajja. Suerte que los pantalones de trekking del Decathlon secan muy rápido. ?

Una vez que sacamos todas las fotos del mundo ??, iniciamos el descenso y aprovechamos para ver al detalle todo lo que nos perdimos a la ida por ir raudas y veloces hacia la cascada. No paramos de cruzarnos con gente teniendo que dejarnos finalmente las mascarillas puestas para protegernos del Covid ya que el sendero es muy estrecho y muchas de las personas no llevan la mascarilla.

Todo el tramo hasta la cascada es precioso con esos maravillosos saltos de agua… ¡¡Me ha encantado toda la zona!! Paramos a comer algo sentadas a la orilla del río, arrulladas por el sonido del agua al caer.

Todas las fotos de las 2 que veréis a lo largo del post las sacamos con mi palo de selfie + trípode (con mando a distancia) de Amazon, que descubrí en mi viaje al Gran Cañón del Colorado y que me enamoró desde el primer momento.

Como no me gusta nada tener que andar cargando con el palo de selfie en la mano compré en AliExpress (LINK AliExpress) por 4,04€ una funda para guardar en principio linternas que yo uso para meter mi palo de selfie. Se puede colgar del cinturón o de la riñonera y el palo encaja a la perfección. ¡¡¡Me resulta muy muy útil!!! Os dejo el link de mis Productos imprescindibles a la hora de viajar por si les queréis echar un vistazo. 😉

A las 14.20 horas, una vez que llegamos a la intersección que está al otro lado del puente, vemos que todo el mundo vuelve por donde ha venido, rumbo al Hayedo de Montegrande. Tras revisar la app Maps.me, mi favorita para guiarme en todos mis viajes y rutas, nosotras seguimos la indicación hacia Braña Las Navariegas.

Se trata de un precioso sendero por medio del bosque en el que solo nos hemos cruzado con 3 personas en todo el camino, no como por el Hayedo de Montegrande, que estaba bastante transitado…

¡¡¡Hay unas zonas boscosas espectaculares!!! ¡¡Me encanta este camino!! Menudos paisajes estamos contemplando…

Además en ciertos momentos los árboles forman unos túneles a lo largo del camino que ¡¡me encantan!! ¡¡Adoro los senderos arbolados!!

El trayecto no tiene pérdida ninguna. En el primer desvío había que seguir la indicación de Braña Las Navariegas y en el segundo desvío esta vez hay que seguir rumbo a La Foceicha.

El único hándicap de este tramo entre la Cascada del Xiblu y La Foceicha es que está lleno de barro, mucho más que el sendero que recorre el hayedo. Suerte que venimos con botas impermeables porque sin querer he metido el pie en varios charcos profundos completamente embarrados, jajaja. Pese al barro, me encantan esos senderos con las rocas llenas de musgo verde intenso… ?? Sino fuese por las toneladas de barro, ¡¡serían totalmente idílicos!!

Chispa llorando porque había parado para grabar el vídeo

De repente salimos a una zona abierta en la que a mano derecha podemos contemplar el Parque Natural de Las Ubiñas – La Mesa. Sé que me repito pero es que los paisajes y los senderos me parecen una pasada. ??

En determinados puntos vemos a lo lejos el que será nuestro próximo tramo, una carretera zigzagueante que sale del pueblo de La Foceicha (o La Foceilla).

Carretera zigzagueante

Además también puntualmente contemplamos a lo lejos La Vil.la de Su (o La Villa de Sub), un pequeño pueblo de 26 habitantes en la ladera de la montaña. Sus paredes de roca caliza hacen que sea un lugar de escalada, encontrándose una escuela de esta especialidad en sus inmediaciones. 

«El Real Privilegio o Privilegio de Páramo es el nombre que recibe el territorio ocupado por 3 pueblos de Teverga llamados Parmu (o Páramo), La Vil.la de Su (o Villa de Sub) y La Foceicha (o Foceilla), como consecuencia del privilegio concedido por el Rey Bermudo III en el año 1033 en agradecimiento a los favores prestados por Manulfo Bellido Aureolis, natural de Páramo, al Rey Alfonso V. El Privilegio consistía en que toda persona nacida en aquel territorio estaba libre de pagar tributos y además debía ser considerada libre y noble, solo con la única condición de ofrecer al rey anualmente un caballo y un rocín sendero y dar a la iglesia de Páramo un cirio el día de San Miguel, orando por el alma del Rey Alfonso V y distribuyendo limosnas entre los pobres. El Privilegio de Hidalguía concedido por el Rey Bermudo III ha tenido tal renombre y prestigio durante la Edad Media que fueron muchos los investigadores e historiadores que llevaron a cabo estudios sobre este episodio histórico».

Llegamos al pueblo de La Foceicha (o La Foceilla) a las 15.40 horas, 1 hora 20 minutos después de haber tomado el primer desvío desde la Cascada del Xiblu. Es un pueblito muy pequeño (de 16 habitantes) y con mucho encanto, con vistas a las montañas y con los típicos hórreos asturianos (construcciones de madera levantadas sobre 4 pilares que están destinada a guardar el grano de manera que este quede aislado de la humedad).

La Vil.la de Su (o La Villa de Sub) al fondo
La Foceicha (o La Foceilla)

Desde el pueblo nos toca abandonar esos senderos por medio del bosque que tanto me gustan y coger la carretera zigzagueante que veíamos desde la distancia. Se trata de una carretera de montaña muy poco transitada (solo pasaron 2 coches) que nos llevará hasta el pueblo de Parmu (o Páramo).

Todo el camino a través de la carretera me parece precioso ya que transcurre en medio de esos espectaculares árboles con tonos otoñales…. Además a lo lejos hemos podido divisar la Cascada del Xiblu, ¡¡qué pasada!!

Cascada del Xiblu + Pueblo de La Foceicha (o La Foceilla)
Cascada del Xiblu

Hay un par de bancos a lo largo de la carretera por si os apetece parar a hacer un descanso. Lo bueno es que hasta el pueblo de Parmu (o Páramo) es todo cuesta abajo.

Llegamos a dicho pueblo a las 16.40 horas, 1 hora después de haber salido de La Foceicha (o La Foceilla).

Hasta nuestro coche se puede ir por 2 vías:

  • A través de la carretera por la subimos con el coche hasta el parking: desaconsejada porque no tiene arcén por el que transitar.
  • A través de un camino que descubrí en la app Maps.me (marcado su inicio con el icono amarillo en la foto) y que llega a unos 500 metros del coche. Ese último tramo habría que hacerlo por la carretera.

Preferimos ir por el camino que parte de Parmu (o Páramo), no por la carretera. Se trata de un (¿cómo no?) precioso sendero arbolado (hoy todos los senderos son así, ¡¡me encantan!!). Está repleto de subidas y bajadas pero ligeras. El problema es que el cansancio empieza a hacer mella en nosotras y no podemos disfrutar al 100% de la belleza que nos rodea. Además ha vuelto a aparecer ese viento que nos recibió por la mañana y que cada vez sopla con más fuerza.

Suerte que me traía mi batería externa (cuyo link ya no está disponible en Amazon) porque me está bajando la batería de forma exagerada… Como siempre uso el móvil sin parar tanto como cámara de fotos y como mapa, y que llevo activada la app de Wikiloc y de Samsung Health para registrar el itinerario y luego poder compartirlo… La batería baja como la espuma y siempre necesito tener una batería externa que no pese mucho y que sepa que va a durarme todo el día sin fallarme. Prefiero que me sobren mAh por si alguien más se queda sin batería y necesita tirar de la mía. Estos son los requisitos básicos que tiene que tener una batería externa para mí:

  • Amplia capacidad: 15.000 – 20.000 mAh.
  • Lo más ligera posible: ≈ 230 gr.
  • Mínimo 2 puertos de carga: mínimo 1 de ellos de carga rápida 2.0 (mínimo 5V).

Aunque ya lo he puesto en alguna que otra ruta, quiero repetir que estoy encantadísima con mi nueva mochila para rutas. Por si alguno tenéis en mente buscar mochila, por solo 24,99€, con una capacidad de 20 litros y un montón de bolsillos para organizar bien las diferentes cosas, me gusta un montón (LINK Decathlonmochila pequeña de montaña y trekking Quechua NH500 20L gris tormenta). (Que conste que para nada me llevo ningún tipo de comisión. Es solo que quedé encantada con mi compra y siempre me gusta compartir mis descubrimientos por si ayudan a otras personas)

Poco después de dejar a mano izquierda un puente hecho de troncos de madera, la app Maps.me indica que nos estamos desviando del camino pero no entiendo nada porque no vemos ningún otro desvío por el que poder ir… Llegamos hasta una zona donde hay una verja en la que finaliza el camino. En otras rutas he visto verjas similares que se podían abrir pues eran solo para impedir el paso del ganado, pero en este caso no leí nada al respecto y además a mi madre no le convence nada que nos pongamos a investigar y se nos pueda hacer de noche en medio del bosque.

Estamos agotadas, el clima se está poniendo cada vez más feo y no sabemos dónde está el sendero correcto… Nos hemos cruzado solo con un chico pero no ha sabido indicarnos por dónde podemos llegar al coche que no sea por la carretera. Me da mucha rabia tener que dar media vuelta porque según Wikiloc el tramo que queda hasta el coche es mínimo (raya roja de la foto inferior).

Yo por mí hubiese seguido indagando a ver si encontrábamos el camino correcto o si es que solo había que atravesar la verja y la app Maps.me se había vuelto un poco loca en un momento determinado, pero hago caso a mi madre y damos media vuelta. En cuanto empezamos a desandar camino la verdad es que el ánimo me cae al suelo… Estoy bastante cansada y saber que tenemos que volver sobre nuestros pasos me desanima muchísimo.

Mi madre y yo estamos agotadas e imaginamos que la perrita con sus 10 años estará parecida aunque ella nunca se queja. Suerte que para nuestra Chispi hoy traíamos para estrenar una «bolsa marsupial» para llevarla un rato en cuello y que pueda descansar porque, aunque ella no demuestra estar cansada, al final 10 años son 10 años… Para nuestra espalda no es tan divertido porque con lo cansadas que estamos los casi 4 kg de Chispa pesan como si fuesen 10, pero por nuestra Chispa hacemos lo que sea necesario. ???

Desandamos camino hasta llegar de nuevo al pueblo de Parmu (o Páramo). Hemos perdido 1 hora en total para nada… ??? ¡¡Qué rabia!!

Al final nos toca ir por la carretera sí o sí. Es una carretera de montaña sin arcén y por la que vemos bastantes coches… No es el lugar idóneo para ir caminando pero no nos ha quedado más opción… Además es todo cuesta arriba, con la poca energía que nos queda… Lo único bueno es que así puedo disfrutar del maravilloso entorno que no pude contemplar como me hubiese gustado cuando vine conduciendo por la mañana.

De repente, ese viento tan alegre que soplaba sin parar empieza a tornarse huracanado y, cómo no, en nuestra contra, dificultándonos el ascenso aún más, unido al cansancio que ya traemos con nosotras y el cansancio extra de ir cargando con Chispa. Pese a que estoy hasta las narices y quiero llegar al coche YA, no puedo parar de reírme (perdiendo la poca energía que me queda). Pero es que la situación me resulta muy cómica, teniendo incluso que parar puntualmente porque el viento nos bambolea y tenemos miedo de que nos tire contra el quitamiedos. Ha sido una situación completamente surrealista…

Fijaros sobre todo en cómo se mueve la hierba de la izquierda

Cada vez que pasa un coche en dirección a nuestro ansiado parking me apetece hacer autostop porque de verdad que no puedo con la vida…

Para más inri, de repente empieza a llover muchísimo, un agua CONGELADA. Entre el viento huracanado y la lluvia, estoy flipando… A 600 metros de nuestro anhelado destino tenemos que parar a intentar ponernos los chubasqueros a toda prisa porque en 2 minutos ya estamos empapadas. Con el viento somos incapaces de colocarnos los impermeables… Yo no puedo parar de reír, es todo como de cámara oculta, jajaja. No teníamos ni idea pero resulta que estaba llegando un frente llamado Bárbara que iba a dejar inundaciones y destrozos en varios puntos de España.

Imaginaos cuál sería la estampa que un trabajador del Principado de Asturias paró con su coche del trabajo a preguntarnos si necesitábamos que nos acercase a alguna parte. Fue como ver a Dios. No paramos de darle las gracias en los 2 minutos que duró el trayecto hasta nuestro vehículo.

Llegamos al parking a las 18.40 horas, 7 horas después de haber salido y muertas de la risa. Ha sido una ruta preciosa, con unos senderos arbolados de ensueño, una cascada enorme con sus maravillosos saltos de agua, unas vistas espectaculares del Parque Natural de Las Ubiñas – La Mesa, una cantidad de barro exagerado ?? y un pequeño fallo con la app Maps.me. Si supiese exactamente qué pasó con el sendero que parte desde Parmu (o Páramo), recomendaría totalmente hacer la ruta que hemos hecho nosotras, porque sino la ida y vuelta solo hasta la Cascada del Xiblu a través del Hayedo de Montegrande me hubiese sabido a demasiado poco (son menos de 9 km ida y vuelta), y más cuando la cascada está a 1 hora y media en coche de mi casa. Ya de ir, aprovechar la visita a tope. ??

Añado un resumen de los distintos TRAMOS DE LA RUTA para que se vea mucho más claro:

  • TRAMO 1. Parking Cascada del Xiblu – Cascada del Xiblu:
    • Distancia: 4,1 km.
    • Tiempo en recorrerlo: 1 hora 30 minutos.
  • TRAMO 2. Cascada del Xiblu – La Foceicha (o Foceilla):
    • Distancia: 3,3 km.
    • Tiempo en recorrerlo: 1 hora 30 minutos.
  • TRAMO 3. La Foceicha (o Foceilla) – Parmu (o Páramo):
    • Distancia: 2,8 km.
    • Tiempo en recorrerlo: 1 hora.
  • TRAMO 4. Parmu (o Páramo) – Parking Cascada del Xiblu:
    • Distancia: 2,5 km.
    • Tiempo en recorrerlo: 1 hora.

A modo de COMENTARIOS Y CONSEJOS VARIOS, decir que:

  • Para el día de hoy no me parecen imprescindibles los bastones de trekking aunque yo siempre los llevo porque me ayudan mucho. Los que yo uso son los más básicos del Decathlon (LINK Decathlon). Los tengo desde el 2018, me costaron solo 4,99€ cada uno y me van de lujo.
  • Las botas de monte impermeables sí que me parecen imprescindibles para no acabar con los pies pingando.
  • No es necesario llevar pantalón largo porque no se atraviesa ninguna zona de zarzas ni ortigas. Sí que lo era hoy por el frío que hacía.
  • No hemos visto ninguna fuente que especifique que el agua sea potable por el camino, así que toca venir aprovisionados aunque es verdad que ahora que empieza el frío y el sol no aprieta ya no es necesario venir tan cargados de líquidos.
  • La ruta está perfectamente señalizada y no tiene pérdida ninguna. Aún así siempre recomiendo llevar descargado el mapa de Google Maps pasado a la app Maps.me, que se puede ver offline (aún sin cobertura). Todos los puntos mencionados en el post están ya metidos en mi mapa personalizado de Google Maps (ver mapa). Os dejo las instrucciones de cómo pasar un mapa a otro: instrucciones.
  • No hemos tenido cobertura gran parte del camino.
  • Nos hemos cruzado con un montón de personas en el tramo hasta la cascada, pero luego solo con 4 en total en todos los otros tramos.
  • Tardamos un total de 7 horas en hacer toda la ruta, caminando un total de 5 horas según Samsung Health y habiendo recorrido unos 19 km (los datos entre Samsung Health y Wikiloc varían…).
  • Os dejo el link de la ruta en Wikiloc.
Samsung Health
Wikiloc
Powered by Wikiloc

La idea una vez finalizada la ruta era visitar:

  • La Cueva Huerta:
    • Declarada en 2002 Monumento Natural por el Principado de Asturias por sus características geomorfológicas que la hacen de especial interés para espeleólogos.
    • Presume de ser la mayor cavidad de toda Asturias, ya que cuenta con 19,8 km de longitud.
    • Sus dimensiones y complejidad hidro – geológica y biológica hacen que habiten en ella importantes colonias de murciélagos.
    • Solo es posible visitarla acompañados de un guía: LINK.
    • Imprescindible reserva previa en el teléfono: 666.557.630.
    • Duración de la visita: 50 minutos.
    • Precio: 5€ (incluye el parking).
  • El tejo de Bermiego o teixo de Bermiego o teixu l’ iglesia:
    • Declarado Monumento Natural por el Principado de Asturias, con sus más de 1.000 años obtuvo el premio al «árbol más longevo» en 2008 al ser uno de los árboles más viejos de toda la península ibérica y uno de los más bellos de Europa.
    • Además de su monumentalidad, se encuentra en un paraje de gran belleza muy bien conservado, a unos 746 metros de altitud, con unas espléndidas vistas del Parque Natural de Las Ubiñas – La Mesa.
  • Bandujo:
    • Pueblo medieval del siglo VIII declarado Bien de Interés Cultural desde el año 2009.
    • Alberga uno de los conjuntos medievales mejor conservados de Asturias, entre cuyas construcciones destacan:
      • El Palacio.
      • La Torre de Bandujo (o de Tuñón), de planta circular y que se remonta a los siglos XI – XIII.
      • La Iglesia de Santa María, que data del siglo X.

Teniendo en cuenta la hora que era y el clima que hacía tuvimos que posponer todas las visitas para una próxima escapada.

Llegamos a Gijón pasadas las 20 horas, más de 10 horas después de haber salido de casa y ya en plena noche cerrada. Está claro que a partir de ahora cada vez va a tocar madrugar más para ir de ruta… ¡¡Qué pereza!! Jajaja.

Posdata: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *