FOCES DEL RÍO PINO (Aller)

Viernes 2 de abril de 2021

¡¡¡Hoy por fin mi chico y yo tenemos ambos el viernes libre!!! Cosa difícil de conseguir trabajando yo a turnos… Como tenemos todo el día para ir de aventura, hemos organizado un itinerario de jornada completa.

La ruta elegida para hoy son las Foces del Río Pino. Las foces son profundos cortes originados por el curso de un río. En la mayor parte de España este tipo de formaciones se denominan hoces, cañones o gargantas. El término «foz» proviene del vocablo latino «faux» (fauces – garganta).

Las Foces del Río Pino fueron declaradas Monumento Natural de Asturias en 2001 y forman parte de la Zona de Especial Conservación «Aller – Lena», perteneciente a la Red Natura 2000 (red ecológica europea de áreas de conservación de la biodiversidad). El camino que recorreremos ha servido de comunicación durante siglos entre los vecinos del valle del río San Isidro con los del valle del Rio Aller (Felechosa y Ruayer), además de ser también paso hacia tierras leonesas a través del alto de Vegarada.

La previsión climatológica no es que fuese la mejor para hoy pero, para un día que coincidimos en el día de descanso, tocaba arriesgarse y aprovechar al máximo.

Todos los puntos visitados a lo largo de esta ruta están recogidos en este mapa de «Asturias variado»ver mapa. Para pasarlo a Maps.me solo tenéis que seguir estas instrucciones. Como alternativa os dejo el link de Wikiloc.

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA:

Parking:

  • Hay parking abundante y gratuito en la carretera nacional que pasa por el pueblo de El Pino, de donde sale la ruta.
  • Coordenadas: 43.106630, -5.517290.

Tipo de ruta:

Yo siempre había pensado que las rutas lineales son aquellas en las que se hace la ida y la vuelta por un mismo camino mientras que las circulares eran en las que la ida se hace por un camino y la vuelta por otro diferente, volviendo tanto en las lineales como en las circulares al mismo punto de partida. Pero un día un experto montañero me sacó de mi error y me explicó que las rutas LINEALES son aquellas que se inician en un punto y se terminan en otro, mientras que las rutas CIRCULARES son aquellas que se inician y finalizan en un mismo punto, independientemente de que la vuelta se haga por el mismo camino o no. (LINK informativo sobre cómo diferenciar un buen sendero)

Dicho todo esto, nuestra ruta es circular (ida y vuelta por el MISMO camino).

La senda se puede empezar desde 2 puntos:

  • Desde Felechosa:
    • Una vez que me puse a escribir este post, leí que era más bonito salir desde aquí.
    • Al igual que en la opción que elegimos nosotros, desde Felechosa también se llega al Molín de Peón, donde se encuentra el punto de inicio oficial de la ruta.
  • Desde el pueblo de El Pino → La opción que nosotros elegimos:
    • Distancia total (ida y vuelta): ≈ 8,7 km.
    • Dificultad: baja en cuanto a la señalización porque no tiene pérdida; baja – media en cuanto a la forma física necesaria porque los 2 primeros km son de subida constante, a veces bastante empinada.
    • Mis tiempos:
      • Tiempo caminando: 2 horas 20 minutos.
      • Duración total: 4 horas.
    • Punto de inicio de la ruta: 43.10122, -5.51827.

NUESTRA RUTA:

Salimos de Gijón en coche a las 10.50 horas. En 50 minutos estábamos aparcando en la carretera nacional que pasa por el pueblo de El Pino, de donde sale la ruta. (También se puede iniciar desde el siguiente pueblo, Felechosa)

Cambiamos los playeros por las botas de monte impermeables por si pudiese haber barro, ya que esto es Asturias y lo más común es que en los senderos haya tramos con bastante barro.

Pese a que la previsión meteorológica auguraba lluvia a partir de las 11h, nos encontramos con un precioso y cálido día soleado. Ojalá tengamos suerte y el tiempo aguante.

Nos ponemos en marcha a las 11.45 horas. El punto oficial de inicio de la ruta se encuentra a 800 metros de la carretera nacional (aquí: 43.10122, -5.51827), al lado del Molín de Peón.

Por el camino solo escuchamos el trinar de los pájaros y el balido de las ovejas.

Hay varios carteles informativos antes de llegar al punto de inicio de la ruta.

Dejamos atrás la Fuente de la Salud. (A lo largo de la ruta encontraremos alguna otra fuente más. En ninguna especifica que el agua sea potable aunque en la app Maps.me, donde vienen las fuentes marcadas, sí que especifica que el agua es potable)

Atravesamos un precioso y verde sendero con una pequeña área recreativa formada por 2 mesas con sus respectivos bancos.

Por fin llegamos al punto oficial de inicio de la ruta, al lado del Molín de Peón (altitud: 650 metros). Nuestra idea original era seguir este itinerario de Wikiloc, en el que hace la ruta circular (ida y vuelta por DISTINTO camino). Para seguir este itinerario habríamos tenido que tomar el camino que sale a la derecha del molino. A última hora cambiamos los planes y, en vista de que daban lluvia, preferimos tomar el camino de la izquierda, el que nos lleva directamente a las Foces del Río Pino.

Se puede llegar con el coche hasta este punto, pero hay poco espacio donde aparcar por lo que yo recomiendo dejar el vehículo en la carretera nacional y venir caminando hasta aquí.

La ruta comienza con un ascenso bastante intenso. Descubriremos que los 2 primeros km son todo subida, a veces con más pendiente, a veces con menos.

En nuestra ascensión nos cruzamos con 2 jinetes a caballo. No sé si se podrán contratar excursiones para ir a caballo o si los caballos serán de los mismos jinetes…

El camino que vamos recorriendo me resulta encantador. ¡¡Me encantan los senderos arbolados!!

Además las vistas que tenemos a mano derecha de los distintos valles me parecen preciosas.

No siempre que vemos un desvío hay una indicación de por dónde seguir, pero el sendero no tiene pérdida ninguna porque no hay que salir del camino principal en ningún momento hasta que no encontremos la indicación con el desvío a las propias Foces del Río Pino.

La mayoría de cruces de caminos sí que están señalizados mediante carteles informativos o a través de indicaciones en las rocas.

Poco después de pasar la Fuente Las Gavilanceras llegamos a uno de mis puntos favoritos de la ruta.

Justo antes de llegar a la cabaña de la foto inferior, encontramos una zona con unas vistas espectaculares a las montañas, con los juegos de luces y sombras que producen las nubes. Es un lugar que me transmite absoluta paz con el único sonido de fondo de los pajaritos trinando alegremente. (Coordenadas: 43.08696, -5.52027)

Nos quedamos aquí un rato descansando, tomando un piscolabis y simplemente disfrutando de lo que la naturaleza nos ofrece.

Hasta «mi» precioso mirador ha sido una subida constante. A partir de aquí empezamos a encontrar algún tramo llano.

Continuamos por esos senderos que tanto me gustan, oyendo de repente el río mucho más cerca.

Poco después nos encontramos con la primera estampa del mismo.

Y por fin llegamos al desvío para acceder a las Foces del Río Pino (o Río Valmartín).

Según informa el cartel: «la parte más impresionante es el desfiladero que el agua del río ha tallado con su fuerza erosiva junto a la disolución bioquímica de la caliza y que llega a estrecharse hasta 6 metros en algunos tramos. La dura roca gris contiene fósiles de algas y animales marinos que habitaban en esta zona hace más de 300 millones de años. Poderosas fuerzas tectónicas plegaron estas capas calizas elevando la Peña La Panda (1.790 metros) y el Pico Pandos (1.566 metros) que escoltan las foces a uno y otro lado».

Bajamos por un camino empedrado, atravesamos un puente de madera y nos encontramos con el inicio de las Foces del Pino.

Hasta aquí nos habíamos cruzado con unas 20 personas. De repente empieza a salir gente de todas partes: gente que acaba de llegar a las foces, gente que acaba de finalizar su visita, gente parada sacando fotos… Pierdo la cuenta de golpe de con cuántas personas nos hemos cruzado. Es un poco incómodo porque hay que esperar para poder sacar fotos sin individuos de por medio… Pero claro, hoy es Viernes Santo por lo que las familias han aprovechado como nosotros para ir de aventura. Suerte que con un poco de paciencia siempre se logran bonitas estampas.

Esta parte inicial era solo para ir poniéndonos a tono. Pronto nos adentramos en las estrechas e imponentes gargantas que me dejan simplemente con la boca abierta. ¡¡Nos hemos metido de lleno en el desfiladero!!

Cuanto más avanzamos más se suceden cascadas y saltos de agua por doquier. Esto es un espectáculo de la naturaleza… ¡¡¡Me encantaaaa!!!

Las mejores imágenes nos esperan al final, una vez pasado el puente de piedra. (Es una pena que las fotos no reflejen para nada lo que estábamos viendo…) Todo es idílico, incluido ese precioso pero incómodo sendero empedrado. ¡¡¡Me está gustando muchísimooo!!! Además la gente va desapareciendo poco a poco dejándonos disfrutar con calma de esta belleza.

Llegamos al final de las foces 2 horas 15 minutos después de haber empezado la ruta. Aquí hay un montón de gente descansando y comiendo. El paraje es espectacular y hay sitio para todos pudiendo mantener la distancia de seguridad necesaria para poder estar sin la mascarilla. Nosotros también decidimos quedarnos aquí a comer, con el único sonido del agua correr y el trinar de los pájaros de fondo. ¡¡¡Estamos en el paraíso!!!

Aunque el suelo donde nos sentamos está húmedo, nuestras super mochilas del Decathlon tienen en la parte inferior un chubasquero para proteger la propia mochila en caso de lluvia, que nos va ideal para colocarlo sobre el prado y no mojarnos mientras comemos. Si alguno está buscando una mochila, os la recomiendo muchísimo: por solo 24,99€, con una capacidad de 20 litros y un montón de bolsillos para organizar bien las diferentes cosas, me gusta un montón (LINK Decathlonmochila pequeña de montaña y trekking Quechua NH500 20L gris tormenta). (Que conste que para nada me llevo ningún tipo de comisión. Es solo que quedé encantada con mi compra y siempre me gusta compartir mis descubrimientos por si ayudan a otras personas)

Después de un magnífico descanso con el sol bañándonos con su calor, decidimos ponernos en marcha de nuevo. La ruta oficial conlleva dar la vuelta por donde hemos venido. En la ruta que teníamos en mente en un principio, el itinerario de Wikiloc que os comentaba que hacían la ruta circular (ida y vuelta por DISTINTO camino), ellos venían de Peña Reonda.

Decidimos probar suerte siguiendo el recorrido hacia la Peña. El camino empieza con una fuerte subida, con un suelo que continua siendo empedrado, incómodo de recorrer.

En mitad del ascenso nos encontramos con una ¿víbora? ¿culebra? ¡¡¡Ha sido de lo más emocionante!!! Jajaja.

Las vistas desde aquí arriba me parecen preciosas.

Los mapas nos están fallando… Mi app favorita para las rutas, Maps.me, que funciona perfectamente sin conexión, se me ha cerrado sin querer y como no hay cobertura no me deja abrirla de nuevo; el mapa de Wikiloc que estoy siguiendo no acaba de ubicar mi posición… En el ascenso vemos una enorme montaña que entendemos que tenemos que rodear… Con este percal y teniendo en cuenta que daban lluvia, decidimos cambiar de planes de nuevo y realizar la ruta oficial de las Foces del Río Pino, haciendo la vuelta por el mismo camino que hemos tomado a la ida.

El sol empieza a desaparecer por momentos haciendo que la vuelta por las foces no sea para nada tan bella como las imágenes que pudimos contemplar a la ida. De repente empezamos a oír truenos… Aceleramos la marcha al máximo pues no nos apetece mucho que nos pille la lluvia, aunque veníamos preparados para ella, que conste.

Cuando llegamos de nuevo al pueblo de El Pino dejamos a nuestras espaldas un cielo de nubes negras.

Finalizamos la excursión a las 15.50 horas. Me ha parecido una ruta preciosa, con esos maravillosos senderos, esas vistas de los valles, y cascadas y saltos de agua por doquier… ¡¡¡Uaooo!!! Debo advertir que en el caso de hoy las fotos no hacen para nada justicia a la belleza de las foces, que me han parecido absolutamente espectaculares. ¡¡Muy muy recomendable esta ruta!!

A modo de COMENTARIOS Y CONSEJOS VARIOS, decir que:

  • Para el día de hoy me parecen imprescindibles los bastones de trekking para ayudarnos tanto a impulsarnos en los ascensos como para frenar nuestros descensos. Los que yo uso son los más básicos del Decathlon (LINK Decathlon). Los tengo desde el 2018, me costaron solo 4,99€ cada uno y me van de lujo.
  • Las botas de monte impermeables no son imprescindibles porque no había excesivo barro, aunque siempre es mejor llevar los tobillos lo más sujetos posibles.
  • Hemos visto varias fuentes a lo largo del camino, aunque no especificaban que fuesen de agua potable. (En la app Maps.me sí que concretan que son de agua potable)
  • La ruta está prácticamente señalizada en todos los cruces, aunque yo siempre recomiendo llevar descargado el mapa de Google Maps pasado a la app Maps.me, que se puede ver offline (aún sin cobertura). Todos los puntos mencionados en el post están ya metidos en mi mapa personalizado de Google Maps (ver mapa). Os dejo las instrucciones de cómo pasar un mapa a otro: instrucciones.
  • No ha habido cobertura más o menos desde que pasamos mi famoso mirador.
  • Nos hemos cruzado con bastantes personas, a veces demasiadas ya dentro de las foces.
  • Tardamos un total de 4 horas en hacer toda la ruta, caminando un total de 2 horas 20 minutos según la app Samsung Health y habiendo recorrido un total de 8,7 km.
  • Os dejo el link de la ruta en Wikiloc.
Powered by Wikiloc

Nos ponemos de nuevo los playeros aunque, cosa rara, las botas no han quedado completamente embarradas, y arrancamos el coche pues las aventuras de hoy aún no han terminado. Vamos subiendo el Puerto de San Isidro en busca de un mirador que hemos localizado en el mapa de la que organizábamos la ruta. A medida que nos acercamos a la frontera con Castilla y León (el Puerto de San Isidro separa Asturias de dicha comunidad autónoma), la temperatura baja en picado y el cielo se vuelve cada vez más gris.

No hemos llegado a tiempo al Mirador de Zuvillaga… A las 16 horas ha empezado a llover y cuando por fin accedemos al mirador el clima está de lo más desagradable. Bajo un minuto del coche para sacar unas fotos y acabo pingando y helada en un instante.

No podemos disfrutar apenas de las vistas por lo que cogemos de nuevo el coche para dirigirnos a otro de los puntos que habíamos marcado para hoy. De la que damos la vuelta en coche en dirección a El Pino la lluvia empieza a caer con más fuerza. Suerte que hemos podido librarnos del agua durante la ruta y que además hemos podido disfrutar al máximo de los rayos de sol.

Nos dirigimos hacia el pueblo de Collanzo para visitar el segundo Monumento Natural de Asturias de hoy, el Tejo de Santibañez de la Fuente.

Aparcamos en el parking de la iglesia San Juan Bautista de Collanzo, donde los árboles con sus florecillas están preciosos. ¡¡¡Me encantan esos árboles bicolores!!! Me perdí el otoño por culpa de la pandemia y los confinamientos pero ¡¡¡no pienso perderme la primavera!!!

Desde que dejamos atrás el Puerto de San Isidro habíamos conseguido librarnos de la lluvia pero, en cuanto bajamos del coche, empiezan a sonar unos truenos fortísimos por lo que subimos casi corriendo, contrarreloj, caminando lo más rápido que podemos hacia nuestro objetivo. El camino juega en nuestra contra pues es, para variar, una empinada subida.

Llegamos por fin al Tejo de Santibañez de la Fuente. «El tejo o texu en asturiano (Taxus Baccata), es el árbol sagrado de la mitología astur, tiene gran sentido religioso y es muy habitual verlo en ermitas y cementerios de la región. Es un árbol venerado desde la antigüedad por toda la Europa Atlántica, emblema de la fortuna y signo de protección ante la adversidad. Forma parte de nuestra historia: poesías, leyendas, costumbres y rituales se gestaron y practicaron alrededor del tejo sagrado, centro de la vida social y espiritual de nuestros pueblos. A su sombra y amparo nuestros abuelos celebraban consejos, fiestas y reuniones«.

Con sus 5 metros de altura y un perímetro de tronco de 3,5 metros, la imagen queda un poco deslucida con todos esos cables de la luz por el medio.

Es cierto que en el último mes hemos visto 2 tejos más, Monumentos Naturales de Asturias, y una empieza a ser un poco más crítica con el asunto… jajaja.

TEJO DE BERMIEGO (texto del cartel informativo del propio tejo)
Envergadura (diámetro de la copa): 15 metros
Perímetro de tronco: 6,6 metros

TEJO DE SAN MARTÍN (texto del cartel informativo del propio tejo) Envergadura (diámetro de la copa): 13 metros
Perímetro de tronco: 6,1 metros Altura: 16 metros

Del tejo seguimos ascendiendo por el camino para dirigirnos hacia otro mirador que habíamos fichado en el mapa. Menuda subida que hay de uno a otro…

Llegamos al Mirador de la Pandiella, desde el que se vislumbran 3 hermosos valles. Las vistas desde aquí arriba son muy bonitas.

Disfrutamos un rato del paisaje y acto seguido ponemos rumbo al último de nuestros objetivos de hoy, los restos del Castillo de Soto en Aller. La Torre de Soto fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1975.

Se puede aparcar justo delante de la torre.

Una vez visitada diría que la mejor perspectiva de la torre fue la que tuvimos desde la autopista. La verdad es que no me llamó mucho la atención esta visita.

Así finaliza un día perfecto de aventuras y descubrimientos.

Posdata 1: todos los puntos visitados a lo largo del día están recogidos en este mapa de «Asturias variado»ver mapa. Para pasarlo a Maps.me solo tenéis que seguir estas instrucciones.

Posdata 2: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Posdata 3: me encantaría que dejases un comentario con tu opinión sobre lo que has leído.

Puedes seguirme en mi Instagram para estar al día de todas mis aventuras.

¿Os gustaría conocer más rutas por Asturias? Os dejo un listado por si queréis echar un vistazo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *