TARAMUNDI (parte 1): RUTA DEL AGUA

Domingo 25 de julio de 2021

Hace años que quiero visitar Taramundi (Asturias) y hacer su famosa Ruta del Agua, pero por unas razones u otras, aún siendo asturiana, a mis 34 años aún no lo había logrado. ¡¡Hoy por fin voy a quitarme esa espinita!!

Taramundi es un concejo del Principado de Asturias que limita al oeste con la provincia de Lugo. Su cercanía con Galicia es la explica por qué en Taramundi se habla el eonaviego, una mezcla de gallego y asturiano.

Taramundi forma parte parcialmente del Valle del Turía. El valle se encuentra dentro de la Reserva de la Biosfera del río Eo, Oscos y Terras de Burón, reconocida por la UNESCO por la labor de los vecinos de la zona a favor del desarrollo socio – económico sostenible que promueve el crecimiento respetando la conservación de los paisajes, los ecosistemas, las especies y la diversidad genética que les han hecho merecedores de la distinción.

La villa de Taramundi es el núcleo de población más importante dentro de todo el concejo y conserva una gran cantidad y variedad de elementos naturales, arquitectónicos y etnográficos que hacen de ella parada obligada para cualquier turista que visite la comarca. Este municipio cuenta con varios museos, entre los que destacan:

  • Casa del agua de Bres.
  • Centro de artesanía de Bres.
  • Conjunto etnográfico de Os Teixóis.
  • Museo de los molinos de Mazonovo.
  • Museo de la cuchillería de Taramundi.
  • Museo etnográfico de Esquíos.
  • Museo del telar de Taramundi.

Otro aspecto para sentirme atraída por Taramundi es que pertenece a la iniciativa Pueblos Mágicos de España. Según indican en su web, la filosofía de la iniciativa Pueblos Mágicos se basa en un razonamiento que cumplen muchos pueblos, pero que se obvia la mayor parte de las veces en las “clasificaciones” de “pueblos con encanto, pueblos singulares, pueblos más bonitos”, basándose principalmente en la monumentalidad y la belleza del conjunto de su paisaje urbano. Pueblos Mágicos busca pueblos “vivos”,  pueblos con características propias que los hacen únicos y de ellos emana una “magia” especial. Hay muchos pueblos bonitos, con encanto, históricos, con gran patrimonio; pero hay pueblos singulares, pueblos que te llenan el alma con su gastronomía, con sus tradiciones, con sus fiestas, con un atardecer especial, con algo que los hace únicos. Pueblos que guardarás en tus recuerdos más gratos, que compartirás con tu familia, tus personas más queridas y cercanas. Son Pueblos Mágicos.

Dato importante a destacar es que en Taramundi nació el concepto de «turismo rural«, tan extendido hoy por nuestro país. Hace más de 30 años, un pequeño municipio asturiano de montaña veía cómo su población no dejaba de caer. Eran los años 80 y Taramundi empezó a trabajar y a buscar ideas para frenar su desaparición inminente. En 1984, el Principado de Asturias decidió apostar por el turismo y competir así con otros destinos como Málaga o Benidorm. A partir de ahí, Asturias creó la marca “Paraíso Natural” y decidió que ese paraíso tenía que darse a conocer al mundo entero. En aquella época, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España estaba realizando un estudio a nivel nacional para encontrar el lugar idóneo donde implantar los “Núcleos de Turismo Rural”. Taramundi no dejó escapar esta oportunidad y, después de un análisis exhaustivo, fue el lugar elegido para crear el Primer Núcleo de Turismo Rural de España. Taramundi contaba con los problemas de desequilibrio económico y social que existen actualmente en muchas provincias, pero también tenía muchos recursos que se podían poner en valor como producto turístico. Su tradición artesana, las estructuras de sus casas solariegas o la afición a la artesanía del hierro podían conformar una estructura que atrajera el turismo de este pueblo de montaña. Así, en 1986, nacía el primer Hotel Rural de España: La Rectoral.

Todos los puntos visitados a lo largo de esta ruta están recogidos en este mapa de «Asturias variado»ver mapa. Para pasarlo a Maps.me solo tenéis que seguir estas instrucciones. Como alternativa os dejo el link de Wikiloc.

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA:

Parking:

  • Hay parking abundante y gratuito en distintos puntos del pueblo, todos ya señalizados en el mapa.
  • Lo más recomendable es aparcar en el estacionamiento del Museo de los Molinos de Mazonovo por su cercanía al punto de inicio de la ruta.

Tipo de ruta:

Yo siempre había pensado que las rutas lineales son aquellas en las que se hace la ida y la vuelta por un mismo camino mientras que las circulares eran en las que la ida se hace por un camino y la vuelta por otro diferente, volviendo tanto en las lineales como en las circulares al mismo punto de partida. Pero un día un experto montañero me sacó de mi error y me explicó que las rutas LINEALES son aquellas que se inician en un punto y se terminan en otro, mientras que las rutas CIRCULARES son aquellas que se inician y finalizan en un mismo punto, independientemente de que la vuelta se haga por el mismo camino o no. (LINK informativo sobre cómo diferenciar un buen sendero)

Dicho todo esto, os dejo un listado de 5 rutas circulares para hacer por Taramundi:

  • Ruta de los Ferreiros:
    • PR-18.
    • 8 km.
    • Dificultad baja.  
  • Ruta Teixo – Os Teixóis:
    • PR-102.1.
    • 10 km.
    • Dificultad media.
  • Ruta de los Molinos:
    • PR-22.
    • 11 km.
    • Dificultad media.
  • Ruta de Eiroá:
    • PR-19.
    • 13 km.
    • Dificultad baja.
  • Ruta del Agua (la que hemos elegido):
    • PR-17.
    • Distancia total (ida y vuelta): ≈ 15 km.
    • Dificultad: ninguna en cuanto a la señalización porque es una de las rutas mejor señalizadas que he hecho; baja – media en cuanto a la forma física necesaria porque no son solo unos 15 km, sino que hay un montón de subidas y bajadas con bastante desnivel.
    • Mis tiempos:
      • Tiempo caminando: 4 horas.
      • Duración total: 6 horas 10 minutos.
    • Punto de inicio de la ruta: 43.35872, -7.10753.

NUESTRA RUTA:

Hoy no venimos desde Gijón, sino que hemos dormido en Ribadeo (Galicia) en una casita de la familia para estar más cerca de nuestro objetivo del día. Salimos de Ribadeo en coche a las 11.10 horas. No nos apetecía demasiado madrugar hoy domingo.

La carretera hasta Taramundi es buena, siempre con las líneas bien delimitadas y con varios tramos habilitados para adelantar. En 35 minutos llegamos a nuestro destino. Estábamos bastante preocupados por el tema del parking pues el pueblo es un lugar muy conocido y turístico y yendo un domingo de julio teníamos miedo de no tener dónde dejar el coche. Al llegar vemos bastantes coches pero aún hay un montón de aparcamiento libre, por lo que estacionamos en la Avenida de Galicia, ya que la ruta se inicia en la parte baja del pueblo. Nos acompaña un día nublado y además el pronóstico es de lluvia para la tarde, pero el tiempo está muy raro últimamente, por lo que espero que nos libremos del agua.

Pese a que en el panel informativo habla de un tiempo estimado para la ruta de unas 4 horas y media, a nosotros nos gusta demasiado sacar fotos, por lo que aunque en Taramundi y alrededores hay mucho para visitar, tenemos claro que nosotros tendremos que hacer el pack completo en 2 días por lo menos y que hoy probablemente solo nos dará tiempo a hacer la ruta, ya que luego toca volver a Gijón en coche y tenemos casi 1 hora 40 minutos de conducción hasta allí.

Desde el coche vamos caminando hasta el punto de inicio de la Ruta del Agua (43.35872, -7.10753), que está claramente señalizado con un panel informativo de lo más completo.

Empezamos la ruta a las 12 horas. El primer tramo es un sendero empedrado cuesta abajo con bastante desnivel.

En 200 metros llegamos al aparcamiento de Mazonovo, donde aún hay muchas plazas libres. Os recomiendo intentar aparcar aquí primero para evitarnos la cuesta que acabamos de bajar y que a la vuelta probablemente nos costará un buen esfuerzo subir con ese desnivel y después de más de 14 km a nuestras espaldas.

En Mazonovo se encuentra el Museo de los Molinos, nº 1 en TripAdvisor como «el museo más valorado de Asturias»:

  • El mayor museo de molinos de España, con 18 molinos: 7 manuales, 6 hidráulicos, 3 específicos para niños y 2 especiales (estos últimos a tamaño natural, expuestos en perfectas condiciones, para que se puedan entender de forma clara todos los elementos que componían estas construcciones).
  • El visitante se convierte en protagonista de la visita ya que algunos de los molinos necesitan de su manipulación para su funcionamiento. El visitante incluso puede moler y comprobar por sí mismo el esfuerzo que suponía antiguamente el trabajo en estos molinos.
  • El museo se encuentra incluido en la reserva de la Biosfera del río Eo, Oscos y Terras de Burón. Forma parte del proyecto iniciado en 1971 por la UNESCO: «el hombre y la biosfera», que tiene por objetivo conciliar la mentalidad y el uso de los recursos naturales.
  • Se trata de un museo de titularidad privada cuyos propietarios constituyen la cuarta generación de una saga de molineros. La financiación depende exclusivamente de la venta de entradas y, en una pequeña medida, de la venta de los excedentes de energía de la mini central hidroeléctrica que suministra la energía al museo.
  • Se pueden sacar las entradas online, lo que permite saltarse las colas al llegar, de hecho en su web indica que «si ya hemos sacado las entradas online, no hay que hacer cola. Hay que avisar a la gente que está en la cola de que nosotros ya tenemos las entradas y dirigirnos a la taquilla directamente«.

En los alrededores del museo de los molinos hay un montón de gente. Nosotros sacamos unas cuantas fotos y continuamos nuestro camino. Lo más probable es que no nos dé tiempo hoy a visitarlo y tengamos que dejarlo para la próxima vez que volvamos, ya que cierra a las 18.30 horas y la visita tiene una duración aproximada de 45 minutos según me informó por teléfono el señor del museo.

Seguimos avanzando y descubrimos que se pueden hacer rutas a caballo por la zona. A mí me da un poco de miedo montar a caballo, pero os dejo el link con la información por si os interesa.

Una vez que dejamos atrás Mazonovo, toca caminar un pequeño tramo por la carretera hasta coger un desvío que nos adentra en la naturaleza.

La ruta está perfectamente señalizada y no tiene pérdida ninguna.

Este sendero nos lleva por un tramo bien protegido del sol por las copas de los árboles (en caso de que tengáis la suerte de ver salir el sol). Dejamos a mano izquierda el Caserío de la Granda, desde donde descendemos hacia el fondo del valle.

Al cruzar un puente nos encontramos con una pequeña área recreativa con buena pinta para descansar a la vuelta de la ruta.

Pese a estar en pleno julio, este año el verano aún no ha aparecido por Asturias por lo que los senderos se ven verdes y frondosos como si estuviésemos en plena primavera.

De nuevo toca hacer un trecho por la carretera, que se ve preciosa tan rodeada de verde y con esos márgenes acolchados por las hojas.

En medio de ese tramo de carretera llegamos al desvío que nos conduciría hasta la cascada del arroyo da Salgueira, 20 minutos después de haber iniciado la ruta. Vemos gente que toma el desvío sin parar por lo que decidimos dejar la visita a la cascada para la vuelta de la ruta, esperando que el número de personas que acudan a ella se haya reducido sobremanera.

Muchas personas no hacen la Ruta del Agua como tal, sino que directamente vienen con su coche hasta el desvío de la cascada.

Nosotros seguimos por la carretera hasta el pueblo de Esquíos a través de una subida no muy intensa pero sí constante.

Pese a no tener un desnivel exagerado, se me ha hecho un poco duro el ascenso precisando parar más de una vez a descansar y a beber, pues no hace sol pero sí mucha humedad. Creo que he perdido mucha forma física con respecto al año pasado que me pasé el verano entero yendo de ruta…

Cada vez que cumplimos un nuevo km, aparece una señal en la que nos informa del punto kilométrico (PK) en el que nos encontramos. Esta Ruta del Agua es una de las mejor señalizadas que he visto hasta el momento.

Llegamos a Esquíos a las 12.35 horas. Se trata de una pequeña aldea situada en pleno corazón de la Reserva de la Biosfera del río Eo, Oscos y Terras de Burón. Toma su nombre de los «esquíos» o ardillas, tan abundantes en el entorno boscoso que la rodea. Habitada durante siglos por familias de ferreiros, es muy conocida por su Museo Etnográfico y su taller artesanal de navajas:

  • El museo posee una recopilación de más de mil piezas originales de objetos antiguos que formaron parte de la vida de la comarca. Se compone de una sala donde se encuentran varias colecciones: máquinas de escribir, máquinas de liar cigarros, máquinas de coser, etc. También muestra las estancias de una casa de campo: la lareira (antigua cocina) junto con el cuarto (habitación) y la colada.
    • Horario: todos los días de la semana de 11 a 19 horas.
    • Precio:
      • Adultos: 2,5€.
      • Niños hasta 12 años: gratis.
  • El taller artesanal de navajas continúa funcionando a día de hoy, lugar donde se forjan las famosas navajas M. Lombardía de Taramundi.
    • Visita gratuita.

Al igual que el museo de los molinos, decidimos dejar esta visita para otro momento porque aún nos queda mucha ruta por delante.

En el pueblo de Esquíos se encuentra un cruce en el que existe la posibilidad de hacer una senda corta o larga según el camino que elijamos. Nosotros teníamos claro que íbamos a hacer la larga, por lo que tomamos el desvío de la derecha y la vuelta la haremos por el camino de la izquierda.

A lo largo de la ruta nos encontramos con varias fuentes, aunque no tienen ningún cartel en el que se especifique si el agua es potable o no.

El sendero que tomamos en el desvío de Esquíos es precioso todo rodeado de verde, con musgo verde intenso en las rocas. ¡Me encanta!

En todo momento el camino transcurre por la ladera derecha del valle del río Turia, con los árboles protegiéndonos de un posible sol que sigue sin aparecer. Hasta ahora es una ruta ideal para hacer en verano por la protección que otorgan las copas de los árboles.

De repente salimos a cielo abierto por lo que podemos contemplar el verde valle a nuestra izquierda. Me parece una estampa preciosa.

Parece que la mayoría de la gente se quedó por la zona de la cascada, pues desde Esquíos hemos estado solos prácticamente todo el tramo.

Llegamos a As Veigas a las 13.20 horas (1 hora 20 minutos después de haber iniciado la ruta). La pequeña aldea, que apenas ha cambiado su aspecto desde hace siglos, está ubicada en el fondo del valle, en un claro en medio de tanta frondosidad boscosa.

A mano izquierda vemos un aparcamiento enorme y casi vacío, además de varias mesas con bancos en una especie de área recreativa que creemos que pertenecen al Mesón As Veigas y que no se pueden utilizar para hacer un picnic propio.

Ha sido llegar al pueblo y empezar a ver gente de nuevo de forma continua.

Decidimos seguir el sendero indicado y rodear todo el pueblo antes de adentrarnos en sus callejuelas.

Encontramos un lugar idílico para nuestro picnic de hoy (43.326232, -7.086429). Una zona rodeada completamente de verde, con el único sonido del riachuelo y los pajarillos trinando y con una única mesa que nos da la privacidad y el espacio que nos gusta tener en estos tiempos del Covid.

Aunque el banco donde nos sentamos está un poco húmedo, nuestras super mochilas del Decathlon tienen en la parte inferior un chubasquero para proteger la propia mochila en caso de lluvia, que nos va ideal para colocarlo sobre la madera y no mojarnos mientras comemos. Si alguno está buscando una mochila, os la recomiendo muchísimo: por solo 24,99€, con una capacidad de 20 litros y un montón de bolsillos para organizar bien las diferentes cosas, me gusta un montón (LINK Decathlonmochila pequeña de montaña y trekking Quechua NH500 20L gris tormenta). (Que conste que para nada me llevo ningún tipo de comisión. Es solo que quedé encantada con mi compra y siempre me gusta compartir mis descubrimientos por si ayudan a otras personas)

Me ha encantado poder hacer el picnic en una zona tan exclusiva para nosotros solos. A las 14 horas nos ponemos en marcha de nuevo.

Dejamos atrás la Iglesia de Nuestra Señora de las Nieves.

Antes de descender al pueblo siguiendo el sendero indicado, subimos un poco por la carretera nacional buscando alguna panorámica, ya que luego no iremos por ahí. Os recomiendo echar un vistazo de As Veigas desde las alturas. Es muy pequeñito, como de cuento. Lleno de hortensias y rosas de múltiples colores, con esa cascada en el margen izquierdo sonando sin parar… ¡¡Me encanta!!

Una vez en que nos adentramos en el pueblo, es difícil conseguir una foto sin gente, pues no para de entrar y salir gente del mesón. Además, llegan coches de forma continua, que atraviesan el puente de madera (que resiste bien según el cartel) para aparcar en el estacionamiento del propio mesón, que es el único parking ubicado dentro del pueblo.

La mayoría de los coches lo pasan un poco mal para meterse en el pueblo ya que el puente es bastante estrecho y vemos que varios de los vehículos rozan abajo justo antes de atravesar la pasarela. Yo os recomendaría antes de meteros por aquí, mirar si hay sitio libre en el parking del cementerio (43.326706, -7.085175), muy pequeñito pero mucho más cómodo y accesible. Tened en cuenta que una vez que bajáis la cuesta con vuestro vehículo para adentraros en el pueblo, ya no podréis dar marcha atrás hasta que no lleguéis al aparcamiento del mesón.

Nos acercamos hasta el mesón para echar una ojeada. Hay muchísima gente, sin la distancia que yo considero segura por el tema del Covid. Al fondo del parking podemos ver unas coloridas colmenas.

Os dejo la carta del mesón por si queréis echarle un vistazo. Todas las mesas están llenas y escuchamos que hay lista de espera. El mesón tiene una puntuación de 4 sobre 5 en TripAdvisor y de 4,2 sobre 5 en Google.

A las 14.45 horas nos ponemos en marcha de nuevo. Abandonamos As Veigas esta vez por la ladera opuesta del valle del río Turia, dejando el pueblo y el sendero por el que vinimos desde Esquíos, en nuestro margen izquierdo.

Este camino, que es precioso, es mucho más abierto y está menos protegido del sol porque apenas hay árboles. De esta forma tenemos vistas continuas al verde valle, que ¡¡me gustan muchísimo!!  

A las 15.30 horas toca empezar a bajar pues tenemos que descender por el valle y vadear el río hasta llegar a Esquíos, que se encuentra en lo alto de la ladera de enfrente.

En el descenso nos encontramos con un cruce de caminos. Nos desviamos a mano derecha hacia el pueblo de Os Teixóis. Luego tocará desandar camino para coger el sendero de la izquierda hacia Esquíos.

A Os Teixóis se puede llegar andando o en coche, dejando el vehículo en el parking de la Ermita de Santo Domingo (43.34265, -7.080885), que desde la distancia da la sensación de estar bastante lleno.

Llegamos a Os Teixóis a las 15.40 horas. Es una pequeña aldea con un conjunto de ingenios hidráulicos en estado natural: mazo, molino, rueda de afilar, pequeña central eléctrica y un batán. Se trata de un Conjunto Etnográfico que data del siglo XVIII y está basado en el aprovechamiento integral de la energía hidráulica del río. Los valores del poblado han llevado a su declaración como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico.

Es un lugar muy pequeño que encontramos masificado de gente. En los senderos apenas nos estamos cruzando con nadie pero en los pueblos, que además son diminutos, la cosa cambia. Nos acercamos hasta el conjunto etnográfico, que se puede visitar solo mediante visita guiada por el módico precio de 4€. Aunque en el cartel informativo indica que de tarde las visitas son cada hora, la realidad es que hoy la próxima visita no empieza hasta las 17 horas (dentro de 1 hora 20 minutos), por lo que no nos queda más remedio que echar un vistazo desde fuera y dejar la visita para otro día. Os dejo información por si queréis visitar el Conjunto Etnográfico de Os Teixóis:

  • Reservas de plazas exclusivamente en taquilla.
  • Horario de la taquilla: de 10.30 a 19 horas.
  • Duración de la visita: 30 – 45 minutos.
  • Llegar mínimo 20 minutos antes de la hora de visita.
  • Pago solo en efectivo (en todo el pueblo) por problemas de red.

Aprovechamos para recorrer el mini pueblo, que es muy bonito y me recuerda mucho a Bulnes, proclamado como uno de Los Pueblos Más Bonitos de España. Los Pueblos más Bonitos de España es una asociación española creada en el año 2011 para promocionar, difundir, fomentar y preservar el patrimonio cultural, natural y rural en áreas geográficas con menor nivel de industrialización y población, que engloba a pueblos de menos de 15.000 habitantes bajo una marca única de calidad.

Después de haber dedicado unos 15 minutos a la aldea, a las 15.45 horas nos ponemos en marcha de nuevo. Desandamos camino hasta llegar al cruce de caminos que nos desvió hasta Os Teixóis. Tras un pequeño tramo de carretera, continuamos descendiendo hasta llegar al arroyo das Mestas.

Una vez que cruzamos el puente, a las 16 horas, toca empezar a subir. La realidad es que hay que ascender por la ladera hasta llegar a Esquíos por lo que el desnivel es muy pronunciado, a veces a través de escalones tallados en el suelo, a veces solo a través del sendero. Tardamos solo 15 minutos en llegar a nuestro objetivo pero a mí me ha parecido toda una vida, jajaja.

En Esquíos, como os comentaba hace un rato, aparecemos a través del sendero de la ruta denominada «corta».

Estamos bastante cansados por lo que la visita al taller artesanal de navajas la dejamos para otro día.

A partir de aquí se trata de desandar camino hasta llegar al desvío de la cascada, a donde llegamos a las 16.30 horas (4 horas 30 minutos después de haber iniciado la ruta).

Suerte que me traía mi batería externa (cuyo link ya no está disponible en Amazon) porque me estaba bajando la batería de forma exagerada… Como siempre uso el móvil sin parar tanto como cámara de fotos y como mapa, y que llevo activada la app de Wikiloc y de Samsung Health para registrar el itinerario y luego poder compartirlo… La batería baja como la espuma y siempre necesito tener una batería externa que no pese mucho y que sepa que va a durarme todo el día sin fallarme. Prefiero que me sobren mAh por si alguien más se queda sin batería y necesita tirar de la mía. Estos son los requisitos básicos que tiene que tener una batería externa para mí:

  • Amplia capacidad: 15.000 – 20.000 mAh.
  • Lo más ligera posible: ≈ 230 gr.
  • Mínimo 2 puertos de carga: mínimo 1 de ellos de carga rápida 2.0 (mínimo 5V).

Una vez que tomamos el desvío hacia la cascada, toca iniciar de nuevo un ascenso bastante intenso. Esta vez no nos cruzamos con gente que se dirige a la cascada, sino con bastantes personas que vienen de visitarla.

Cuando llegamos al nivel del río el sendero es maravilloso, tan lleno de verde por todas partes y con el constante arrullo del agua a nuestra vera.

Pese a la belleza que nos rodea, se me ha hecho bastante duro el camino hacia la cascada. Empiezo a estar muy cansada pues llevamos ya 12 km de casi continuas subidas y bajadas y ya empiezo a perder un poco el fuelle.

Cuando llegamos a la cascada del arroyo da Salgueira, pese a que la tenemos entera para nosotros 2 solos, ya no doy más de mí y no puedo apenas disfrutarla. Creo que está a punto de darme una «pájara», por lo que necesito sentarme y hacer una buena merienda para reponer fuerzas y azúcares.

Según explicaba el cartel informativo ubicado al principio del sendero a la cascada: «se trata de la seimeira (cascada, salto de agua) de mayor altura de Taramundi, con un desnivel de unos 50 metros. El mejor periodo para visitarla es la época de lluvias, cuando se muestra en todo su esplendor. En todo caso, tenga más o menos cantidad de agua, la belleza del paisaje que recorre el camino hace que merezca la pena el paseo en cualquier momento del año«.

Aunque la cascada es muy alta, viene muy escasa de agua por lo que no podemos verla en su máximo esplendor (ni nada que se le parezca).

El sonido constante del agua cayendo me da la paz que necesitaba en estos momentos en los que me sentía agotada y sin un ápice ya de fuerzas.

A las 17.20 horas nos ponemos en marcha de nuevo. La visita a la cascada para mí no ha merecido la pena pero creo que es más por el agotamiento que traía que por otra cosa, y que si la hubiésemos visitado al principio de la ruta, pero sin gente como la hemos podido ver ahora, mi criterio hubiese sido muy diferente. Eso sí, esta cascada cargada de agua tiene que ser espectacular.

Pasamos de nuevo por Mazonovo y su «museo de los molinos» a las 18 horas. Sigue habiendo mucha gente por aquí. Entre que el museo cierra en 30 minutos y que estoy agotada, ni me planteo visitarlo hoy en caso de que aún hubiese entradas.

Como colofón final nos toca subir los 350 metros con desnivel muy pronunciado que separan Mazonovo del punto de inicio de la Ruta del Agua.

Finalizamos el trayecto a las 18.10 horas, después de 6 horas 10 minutos de aventura. Siempre me gusta hacer la valoración de una ruta nada más finalizarla, pero en este caso me siento tan cansada que probablemente veo más los puntos negativos que los positivos. Debo estar perdiendo forma física, o quizás es que la ruta es bastante dura, porque para mí por lo menos sí que lo ha sido.

Como PUNTOS POSITIVOS:

  • Los senderos eran preciosos y estuvimos prácticamente solos en ellos.
  • As Veigas y Os Teixóis eran pueblitos de cuento.
  • Pudimos tener la cascada entera para nosotros dos.
  • El lugar para el picnic era idílico.
  • Excelente señalización.

Como PUNTOS NEGATIVOS:

  • Desnivel importante.
  • Unos cuantos tramos por la carretera, lo que siempre resta encanto.
  • As Veigas y Os Teixóis tenían bastante gente.
  • La cascada apenas tenía agua.

A modo de COMENTARIOS Y CONSEJOS VARIOS, decir que:

  • Para el día de hoy me parecen imprescindibles los bastones de trekking para ayudarnos tanto a impulsarnos en los ascensos como para frenar nuestros descensos. Los que yo uso son los más básicos del Decathlon (LINK Decathlon). Los tengo desde el 2018, me costaron solo 4,99€ cada uno y me van de lujo.
  • Las botas de monte impermeables no son imprescindibles porque no había excesivo barro, aunque siempre es mejor llevar los tobillos lo más sujetos posibles.
  • Hemos visto varias fuentes a lo largo del camino, pero no especificaban que fuesen de agua potable.
  • La ruta está perfectamente señalizada en todos los cruces, aunque yo siempre recomiendo llevar descargado el mapa de Google Maps pasado a la app Maps.me, que se puede ver offline (aún sin cobertura). Todos los puntos mencionados en el post están ya metidos en mi mapa personalizado de Google Maps (ver mapa). Os dejo las instrucciones de cómo pasar un mapa a otro: instrucciones.
  • Ha habido cobertura la mayor parte del camino.
  • Nos hemos cruzado con bastantes personas, sobre todo una vez que nos acercábamos a los pueblos y al desvío a la cascada.
  • Tardamos un total de 6 horas 10 minutos en hacer toda la ruta, caminando un total de 4 horas según Wikiloc y habiendo recorrido un total de 15 km.
  • Os dejo el link de la ruta en Wikiloc.
Powered by Wikiloc

Finalizada la caminata, antes de volver a nuestra casita hacemos una última parada para visitar el castro de Os Castros. Se encuentra a solo 200 metros del punto de inicio de la Ruta del Agua. La visita es gratuita y sin horario definido. Existen visitas guiadas durante los meses de verano, Semana Santa y algunas otras fechas señaladas (985 646 877). Además tienen una audioguía que se puede descargar online o en el propio castro mediante códigos QR.

Yo no soy muy fan de los castros pero a mi chico sí que le gustan por lo que hacemos el mini recorrido. A mí esta visita no me resulta especialmente interesante pero mi chico dice que sí que merece la pena venir hasta aquí, sobre todo estando tan cerca del inicio de la ruta.

Justo antes de abandonar Taramundi escuchamos a una chica explicarle a sus amigos que el mejor taller de navajas para visitar se encuentra en Vega de Llan, ya que por lo visto es el único taller en el que se hace el proceso completo de los cuchillos. Sobre la marcha buscamos la información por Internet y descubrimos que la Cuchillería Antonio Díaz Taramundi tiene una puntuación de 4,9 sobre 5 en Google y de 5 sobre 5 en TripAdvisor. No es habitual encontrar opiniones tan elevadas sobre un lugar, por lo que nos lo apuntamos como imprescindible para nuestra próxima visita.

Abandonamos Taramundi a las 19 horas, quedándonos pendientes un montón de visitas, incluso la del propio pueblo de Taramundi. ¡¡¡Hasta la próxima!!!

Posdata 1: todos los puntos visitados a lo largo del día están recogidos en este mapa de «Asturias variado»ver mapa. Para pasarlo a Maps.me solo tenéis que seguir estas instrucciones.

Posdata 2: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Posdata 3: me encantaría que dejases un comentario con tu opinión sobre lo que has leído.

Puedes seguirme en mi Instagram para estar al día de todas mis aventuras.

¿Os gustaría conocer más rutas por Asturias? Os dejo un listado por si queréis echar un vistazo:

2 comentarios en “TARAMUNDI (parte 1): RUTA DEL AGUA

  1. Chica, os felicito por la documentación que nos hiciste llegar y que me vale por si me decido a hacer el recorrido que como ya decís que ye guapisimo, ya estuve en taramundi pero vi sólo el pueblu, un saludo y a seguir haciendo rutas como las estais haciendo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *