SENDA DE LA CASCADA DEL NONAYA (Salas)

Domingo 28 de marzo de 2021

Hoy he tenido turno de mañana en el hospital por lo que tenemos la tarde libre para aprovechar y hacer una pequeña escapada. Además esta noche se ha producido el cambio de hora, regalándonos 1 hora más de luz, lo cual estábamos deseando porque últimamente el atardecer siempre jugaba en nuestra contra no dándonos tiempo a ver todo lo planeado.

Hemos elegido una ruta corta (porque tengo la rodilla dolorida desde hace semanas) pero con cascada (porque nos encantan las cascadas). Se trata de la Senda de la Cascada del río Nonaya, en Salas.

Salas es una pequeña villa medieval asturiana con uno de los Conjuntos Históricos Monumentales más notables de la provincia. Además, por el pueblo transcurre una de las etapas del Camino de Santiago Primitivo. Se la conoce como «la Puerta del Occidente de Asturias». El Camino Primitivo de Santiago es el que tomó Alfonso II, el Casto, en el siglo IX, primer peregrino del que se tienen referencias, para visitar la tumba del Apóstol Santiago, que se acababa de descubrir. Comienza en Oviedo y va hasta Santiago de Compostela por el interior del Principado de Asturias y Galicia. Miles de peregrinos recorren cada año esta parte del Camino de Santiago.

Todos los puntos visitados a lo largo de esta ruta están recogidos en este mapa de «Asturias variado»ver mapa. Para pasarlo a Maps.me solo tenéis que seguir estas instrucciones. Como alternativa os dejo el link de Wikiloc.

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA:

Parking:

  • Hay parking abundante y gratuito en la avenida del Pontón, ubicada a la entrada del pueblo.
  • Coordenadas: 43.407167, -6.260876.

Tipo de ruta:

Yo siempre había pensado que las rutas lineales son aquellas en las que se hace la ida y la vuelta por un mismo camino mientras que las circulares eran en las que la ida se hace por un camino y la vuelta por otro diferente, volviendo tanto en las lineales como en las circulares al mismo punto de partida. Pero un día un experto montañero me sacó de mi error y me explicó que las rutas LINEALES son aquellas que se inician en un punto y se terminan en otro, mientras que las rutas CIRCULARES son aquellas que se inician y finalizan en un mismo punto, independientemente de que la vuelta se haga por el mismo camino o no. (LINK informativo sobre cómo diferenciar un buen sendero)

Dicho todo esto, nuestra ruta es circular (ida y vuelta por el MISMO camino):

  • Distancia total (ida y vuelta): ≈ 5,4 km.
  • Dificultad: baja en cuanto a la señalización porque no tiene pérdida ninguna; baja en cuanto a la forma física necesaria.
  • Mis tiempos:
    • Tiempo caminando: 1 hora 10 minutos.
    • Duración total: 1 hora 45 minutos.
  • Punto de inicio de la ruta: 43.41117, -6.26638.

NUESTRA RUTA:

Salimos de Gijón en coche a las 16.20 horas. En 45 minutos estábamos estacionando en la avenida del Pontón, ubicada a la entrada del pueblo y con varias plazas de parking gratuitas a ambos lados de la carretera.

Al bajar del coche lo primero que me llama la atención es el calor que hace. El coche marca 24º. Es increíble esto del cambio climático, porque vale que hace 8 días que empezó la primavera, pero es que estos días habíamos pasado un frío bastante intenso…

Cambiamos los playeros por las botas de monte impermeables por si pudiese haber barro, ya que esto es Asturias y lo más común es que en los senderos haya tramos con bastante barro.

Antes de iniciar la ruta como tal, damos una vuelta por Salas, cuyo Conjunto Histórico Monumental es uno de los más notables de la provincia. Cuenta con cuatro Monumentos Nacionales, tres repartidos por su pequeño casco histórico y uno a las afueras:

  • El Palacio de los Valdés Salas.
  • La Torre del Palacio de los Valdés Salas. 
  • La Colegiata de Santa María la Mayor.
  • La Iglesia de San Martín: ubicada a las afueras.

Atravesamos la plaza del ayuntamiento donde encontramos las típicas letras con «SALAS» escrito en grande, pero no somos capaces de sacar una foto decente porque justo detrás hay una terraza donde está la gente tomando algo aprovechando el buen tiempo, lo que enturbia un poco la imagen.

Al fondo ya podemos apreciar la Torre del Palacio de los Valdés Salas, del siglo XIV, uno de los cuatro Monumentos Nacionales de la villa. El interior alberga el Museo Prerrománico. La torre se une al Palacio de los Valdés Salas (otro de los Monumentos Nacionales) por medio de un puente que forma un arco sobre la calle. El conjunto fue creado como defensa de la Ruta del Occidente. Fernando de Valdés y Salas fue muy influyente durante el siglo XVI en sus labores como político y eclesiástico. Fue inquisidor general y presidente del Consejo Real de Castilla.

Aunque la Colegiata de Santa María la Mayor es el tercero de los Monumentos Nacionales ubicados en el casco histórico, no despierta para nada mi atención.

Justo en la parte trasera de la Torre del Palacio de los Valdés Salas vemos un sendero que transcurre paralelo al río Nonaya. Como el inicio de la senda a la Cascada del Nonaya se encuentra un poco más allá del final del paseo del río, decidimos hacer la ida por el margen izquierdo del arroyo y la vuelta por el margen derecho para poder tener unas buenas perspectivas desde ambos lados.

¡¡¡El paseo a la vera del río me encanta!!! Los árboles están maravillosamente floridos permitiéndonos contemplar preciosas estampas. Además las vistas del puente con la Torre de los Valdés Salas de fondo me parecen muy bonitas.

Una vez que finalizamos el sendero del río, nos incorporamos a mano izquierda enlazando con la calle Ondinas. Nos llaman la atención un par de hórreos a escala que vemos en un par de casas. (Un hórreo es una construcción destinada a guardar los alimentos alejados de la humedad y de los animales para mantenerlos en un estado óptimo para su consumo. Se caracteriza por mantenerse levantado sobre pilares para evitar la entrada de humedad y de animales desde el suelo y por permitir la ventilación a través de ranuras en las paredes perimétricas [Wikipedia])

Al fondo de la calle Ondinas se encuentra el inicio de la senda a la Cascada del Nonaya. Comenzamos la ruta a las 17.45 horas.

Al poco de empezar nos encontramos a mano izquierda con la Fuente de Paín, restaurada en 2004.

Me parece una ruta ideal para hacer en verano ya que transcurre por senderos arbolados que dan sombra durante gran parte de los tramos.

El camino no tiene pérdida ninguna puesto que apenas hay un par de desvíos que además están señalizados. Los primeros desvíos son los mismos tanto para los peregrinos del Camino de Santiago como para aquellos que solo queremos visitar la cascada.

Encontramos los cargaderos de la antigua mina de caolín en medio de la nada. Me llaman bastante la atención. El caolín es una arcilla especial constituida fundamentalmente por un solo tipo de mineral. A pesar de ser mucho menos importante en volumen que la arcilla roja para cerámica, supone más del 70% del valor de las arcillas comerciales, y es objeto de comercio internacional, ya que se trata de un mineral muy importante desde el punto de vista industrial.

En esa misma zona toca atravesar un estrecho riachuelo con una «cascada» artificial hecha con una tubería.

Hemos hecho bien en ponernos las botas de monte porque hay tramos bastante embarrados.

Nos estamos cruzando con un montón de gente. Se nota que hoy es domingo de Ramos y que las familias han decidido juntarse y aprovechar el buen clima.

Me llama la atención el ver a la gente con carricoches. Pese a que el sendero tiene un desnivel mínimo aunque constante hacia arriba, no es para nada cómodo para caminar ya que hay un montón de piedras sueltas y grandes que hay que sortear a cada paso. No es una ruta que yo recomendaría para hacer con carricoche…

Como decía, la mayor parte del camino transcurre entre las sombras de los árboles aunque sí que cruzamos algunos tramos a cielo abierto.

Siempre me han gustado muchísimo los senderos arbolados.

Atravesamos el Puente de Borra, una construcción de los siglos XVII – XVIII. Es una pena porque el río que pasa por debajo está completamente seco, restándole belleza al paisaje.

Y por fin llegamos al desvío hacia la Cascada del Nonaya. Aquí los peregrinos del Camino de Santiago deberán tomar el camino de la izquierda, mientras que nosotros elegimos el de la derecha.

Hasta el desvío ha sido una subida mantenida aunque casi imperceptible. Ahora toca bajar y bajar hasta llegar al río. Pero antes pasamos por la parte baja del Puente del Carcabón, cuyo cartel explicativo imagino que estará en el itinerario del Camino de Santiago.

Este es el tramo que más barro tiene de toda la ruta, desde el desvío hasta la cascada.

Y por fin llegamos a la Cascada del Nonaya a las 18.30 horas, 45 minutos y 2,7 km después de haber iniciado la ruta.

Aunque desde el principio del camino hasta aquí nos hemos cruzado con 50 personas (sí, las he contado, jajaja), tenemos la grandísima suerte de que las personas que hay en la zona de la cascada se van cuando nosotros llegamos, por lo que la tenemos entera para nosotros y para poder sacar todas las fotos que nos apetece sin gente de por medio y sin presión, ¡¡¡qué ilusiónnnn!!!

Como me suele ocurrir cuando llego a una cascada, el lugar me parece idílico. Podría sentarme durante horas a los pies de la cascada escuchando el agua caer y sintiendo el frescor de las gotas en el rostro. Son lugares que me transmiten mucha paz…

Sacamos todas las fotos del mundo mundial y alguna más por si acaso, jajaja. Hay que aprovechar que la cascada es entera para nosotros.

A las 19 horas, después de solo media hora que me ha sabido a gloria, iniciamos la vuelta ya que aún nos queda una última visita pendiente y no queremos que se nos haga de noche.

Si a la ida el camino parecía un poco una romería y, como dije, nos cruzamos con 50 personas; a la vuelta solo nos cruzamos con 11. No sé si eso influyó, además de que no nos daba el sol de frente cegándonos de vez en cuando, pero ambos disfrutamos muchísimo más del tramo de vuelta que del de ida, me pareció mucho más encantador. ¡¡Adoro las zonas llenas de verde musgo!!

Finalizamos la senda a las 19.30 horas. Me ha parecido una ruta preciosa, con esos adorables senderos arbolados con la cascada como premio final. Ideal para hacer un día en el que no se disponga de mucho tiempo e ideal para cualquier tipo de forma física ya que aunque la ida es una subida constante, el desnivel es mínimo y apenas se nota. ¡¡Me ha gustado muchísimo!!

A modo de COMENTARIOS Y CONSEJOS VARIOS, decir que:

  • Para el día de hoy no me parecen imprescindibles los bastones de trekking, aunque yo siempre los uso porque me vienen genial para las molestias de la rodilla. Los que yo tengo son los más básicos del Decathlon (LINK Decathlon). Los tengo desde el 2018, me costaron solo 4,99€ cada uno y me van de lujo.
  • Las botas de monte impermeables sí que me parecen imprescindibles porque había bastante barro y siempre es mejor llevar los tobillos lo más sujetos posibles.
  • No hemos visto ninguna fuente de agua potable durante el recorrido.
  • La ruta está bien señalizada aunque yo siempre recomiendo llevar descargado el mapa de Google Maps pasado a la app Maps.me, que se puede ver offline (aún sin cobertura). Todos los puntos mencionados en el post están ya metidos en mi mapa personalizado de Google Maps (ver mapa). Os dejo las instrucciones de cómo pasar un mapa a otro: instrucciones.
  • Diría que ha habido cobertura todo el camino, pero iba tan ensimismada contemplándolo todo que no me fijé.
  • Nos hemos cruzado con unas 60 personas pero en ningún momento hemos tenido sensación de agobio por la gente.
  • Tardamos un total de 1 hora 45 minutos en hacer toda la ruta, caminando un total de 1 hora 10 minutos y habiendo recorrido un total de 5,4 km.
  • Os dejo el link de la ruta en Wikiloc.
Powered by Wikiloc

Nada más acabar la senda, pasamos por delante de la Casa Sueño (hotel, albergue y restaurante): «camina, descansa, sueña, vive», que me llama mucho la atención porque tiene una pinta excelente para tomar algo después de la ruta recostados en sus chaises longues. Nosotros porque no teníamos tiempo para aprovechar la siguiente visita aún de día, pero la verdad es que me quedé con las ganas.

Desandamos camino para llegar de nuevo hasta el sendero que va paralelo al río Nonaya. El inicio se ve perfectamente, marcado con un hórreo y un florido ¿cerezo?

Sé que ya lo he dicho pero ¡¡me encanta este sendero!! La perspectiva es más bonita desde este otro margen del río al poder ver los árboles floridos desde la distancia. El breve paseo deja preciosas imágenes en mi retina (y en mi móvil, jajaja).

Con las pilas totalmente recargadas cogemos de nuevo el coche a las 20 horas rumbo a nuestro próximo destino, el Tejo de San Martín, declarado Monumento Natural de Asturias.

Si buscáis en Google Maps cómo ir, os llevará por la Calle Ondinas para luego tomar la Calle La Carrilona. ¡¡NO VAYÁIS POR AHÍ!! Os muestro en el vídeo el por qué…

Nosotros no sabíamos que se trataba de un camino tan estrecho y llegó un punto en el que no nos quedó más remedio que dar la vuelta. Suerte que no nos encontramos en ningún momento con otro coche en dirección contraria…

Os recomiendo meter en el mapa como parada intermedia la Plaza de la Veiga del Rey para que os lleve por ahí.

Ascendemos en coche por el paseo de San Martín hasta llegar a un pequeño parking habilitado para 4 vehículos.

En un extremo del parking encontramos un cartel informativo de lo que hemos venido a visitar.

El tejo o texu en asturiano (Taxus Baccata), es el árbol sagrado de la mitología astur, tiene gran sentido religioso y es muy habitual verlo en ermitas y cementerios de la región. Es un árbol venerado desde la antigüedad por toda la Europa Atlántica, emblema de la fortuna y signo de protección ante la adversidad. Forma parte de nuestra historia: poesías, leyendas, costumbres y rituales se gestaron y practicaron alrededor del tejo sagrado, centro de la vida social y espiritual de nuestros pueblos. A su sombra y amparo nuestros abuelos celebraban consejos, fiestas y reuniones.

Justo enfrente del parking nos encontramos con la entrada al recinto. La puerta está cerrada pero no con llave.

Nada más entrar, a mano izquierda, podemos observar un tejo centenario con un perímetro de tronco de 2,9 metros.

No teníamos ni idea de que el Monumento Natural que veníamos a ver se encontraba en medio de un cementerio… Nos da un poco de mal rollo y no podemos disfrutar de la visita como sí hicimos la semana pasada con el Tejo de Bermiego, ubicado en un entorno idílico.

En este caso el Tejo de San Martín no es tan fotogénico, aunque sí que llama la atención por sus 16 metros de altura, sus casi 13 metros de envergadura (diámetro de la copa) y un perímetro de tronco de 6,1 metros, además de por su ubicación justo en medio de los sepulcros.

Entre el tejo de la entrada y el tejo declarado Monumento Natural de Asturias se encuentra la Iglesia de San Martín, el 4º de los cuatro Monumentos Nacionales de Salas, que comentaba que se encuentra a las afueras del pueblo. Aunque la iglesia primitiva es de entre los siglos VIII y IX, fue reconstruida en su totalidad en el siglo XV y reformada entre los siglos XVII y XVIII.

Iglesia de San Martín

Desde el cementerio hay una bonita panorámica de Salas y sus alrededores.

Ponemos punto y final a nuestra excursión de hoy y cogemos de nuevo el coche ya rumbo a casita. Pero aún nos esperaba una sorpresa que me dejó con la boca abierta… Y es que había una enorme y rojiza luna llena con la que no contaba para nada y que me pareció simplemente espectacular. Estaba realmente grande… Lástima que los vídeos que grabé desde el coche tienen una calidad pésima y que mi móvil no es lo suficientemente bueno para sacar buenas imágenes del cielo una vez que ha atardecido… Pese a ello, os dejo los 2 mejores vídeos que pude conseguir para que os podáis hacer una pequeña idea de lo que pudimos contemplar como maravilloso colofón final a una tarde de 10.

Posdata 1: todos los puntos visitados a lo largo del día están recogidos en este mapa de «Asturias variado»ver mapa. Para pasarlo a Maps.me solo tenéis que seguir estas instrucciones.

Posdata 2: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Posdata 3: me encantaría que dejases un comentario con tu opinión sobre lo que has leído.

Puedes seguirme en mi Instagram para estar al día de todas mis aventuras.

2 comentarios en “SENDA DE LA CASCADA DEL NONAYA (Salas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *