TARAMUNDI (parte 2): VEGA DE LLAN, RUTA DE LOS FERREIROS, MUSEO DE LOS MOLINOS DE MAZONOVO

Domingo 15 de agosto de 2021

Salimos de Ribadeo en coche a las 11 horas. De nuevo es domingo de pleno verano y encima fiesta nacional, por lo que a ver cómo nos encontramos el tema del parking…

Llegamos a Taramundi 40 minutos después y, aunque hay mucha gente por la calle, aparcamos a la primera en la misma calle que hace 3 domingos, en la Avenida de Galicia.

Nuestro primer destino es Vega de Llan para visitar la Cuchillería Antonio Díaz Taramundi, con una puntuación de 4,9 sobre 5 en Google y de 5 sobre 5 en TripAdvisor. Lo elegimos como nuestra primera visita por horario, ya que los domingos cierran a las 14 horas. Nosotros preferimos ir dando un paseo. Existe la posibilidad de llegar en coche hasta Vega de Llan, pero el parking por allí es de lo más reducido. Tenéis todos los puntos (parkings incluidos) metidos en este mapa de «Asturias variado»ver mapa. Para PASARLO A LA APP MAPS.ME (que es la que me guía en todos mis viajes) solo tenéis que seguir estas instrucciones.

Los artesanos de Vega de Llan están perfectamente señalizados por todo Taramundi. No tiene pérdida ninguna.

El sendero que nos conduce hasta el taller es de los que a mí me gustan, todo rodeado de verde, a la vera del río. Con el calor que hace hoy, la sombra que dan los árboles se agradece.

El camino nos conduce por una bajada super empinada (en la foto no se aprecia bien) que luego nos tocará subir… Tened claro que la villa de Taramundi lleva implícitas unas cuantas cuestas gratuitas, jajaja.

Tardamos solo 10 minutos en llegar a Vega de Llan caminando desde Taramundi. Justo al lado de la cuchillería vemos un pequeño espacio (43.36328, -7.10405) que podría servir de parking para 2 – 3 vehículos como mucho.

La cuchillería está perfectamente identificada, así que hacia allí nos dirigimos, subiendo por su estrecho, empedrado y empinado acceso.

Al llegar arriba del todo nos recibe el hijo de Antonio, quien nos comenta que debemos esperar 5 minutos pues están en plena visita guiada. La visita es gratuita y sin cita previa.

Entramos a las 12.10 horas. El lugar es un taller pequeñito y de lo más rudimentario pero donde hay todo lo necesario para fabricar de forma artesanal navajas, cuchillos y tijeras. Somos solo 4 personas para nuestra visita.

En 25 minutos Antonio fabrica desde cero y delante de nuestros ojos una de las muchas navajas que le han ido encargando, mientras nos va explicando todo el proceso.

¡¡Es una pasada lo laborioso que es el hacer una sola navaja!! Lo alucinante es que Antonio nos cuenta que tiene muchos encargos privados, regalos de bodas incluidas, por lo que trabaja unas 14 horas al día de lunes a domingo. De hecho nos explica que por ahora solo puede trabajar bajo encargo pero que a partir de octubre que empiezan a disminuir los turistas, se puede visitar el taller y encargar una navaja personalizada sobre la marcha.

A mí la visita me ha parecido interesante aunque no apasionante, pero mi chico ha quedado encantado, le ha gustado muchísimo y ha quedado con muchas ganas de venir en octubre para poder encargar su propia navaja. La verdad es que me parece un regalo muy original el conseguir una navaja artesana y personalizada como esta.

Antes de marchar Antonio nos entrega su tarjeta de contacto.

Nuestra siguiente visita del día es el Museo de los Molinos de Mazonovo, nº 1 en TripAdvisor como «el museo más valorado de Asturias».

  • El mayor museo de molinos de España, con 18 molinos: 7 manuales, 6 hidráulicos, 3 específicos para niños y 2 especiales (estos últimos a tamaño natural, expuestos en perfectas condiciones, para que se puedan entender de forma clara todos los elementos que componían estas construcciones).
  • El visitante se convierte en protagonista de la visita ya que algunos de los molinos necesitan de su manipulación para su funcionamiento. El visitante incluso puede moler y comprobar por sí mismo el esfuerzo que suponía antiguamente el trabajo en estos molinos.
  • El museo se encuentra incluido en la reserva de la Biosfera del río Eo, Oscos y Terras de Burón. Forma parte del proyecto iniciado en 1971 por la UNESCO: «el hombre y la biosfera», que tiene por objetivo conciliar la mentalidad y el uso de los recursos naturales.
  • Se trata de un museo de titularidad privada cuyos propietarios constituyen la cuarta generación de una saga de molineros. La financiación depende exclusivamente de la venta de entradas y, en una pequeña medida, de la venta de los excedentes de energía de la mini central hidroeléctrica que suministra la energía al museo.
  • Se pueden sacar las entradas online, lo que permite saltarse las colas al llegar, de hecho en su web indica que «si ya hemos sacado las entradas online, no hay que hacer cola. Hay que avisar a la gente que está en la cola de que nosotros ya tenemos las entradas y dirigirnos a la taquilla directamente«.

Descubrimos que no es necesario regresar hasta Taramundi para llegar a Mazonovo y que además nos podemos ahorrar la cuesta que tuvimos que bajar antes.

Vamos siguiendo los carteles indicativos de «Mazonovo – PR AS 18». Sin saberlo estamos haciendo parte de la Ruta de los Ferreiros, una de las 5 rutas circulares que os mencionaba en el post de la Ruta del Agua de Taramundi.

Gracias a los letreros no hay pérdida ninguna. De lo que no nos libramos es de subir otra buena cuesta, jajaja.

No tenía en mente hoy hacer una mini ruta pero me está gustando muchísimo. Estamos yendo por la ladera ubicada enfrente de Vega de Llan. Rodeada en rojo en el centro de la foto tenéis la cuchillería de la que acabamos de salir.

Acabamos la pista asfaltada y ascendemos por una zona rodeada de verde.

De repente nos encontramos con un precioso túnel arbolado en el que tengo que sacar un montón de fotos porque me chifla. Este tipo de lugares son siempre muy fotogénicos.

Del túnel arbolado desembocamos en un sendero lleno de florecillas moradas por todas partes. ¡¡Qué sitio tan bonito!!

Encontramos un nuevo desvío perfectamente señalizado.

Por un estrecho sendero llegamos 35 minutos después de haber salido de la cuchillería, a la parte trasera del Museo de los Molinos de Mazonovo.

El museo está llenísimo de gente. Decidimos preguntar al chico del mostrador si hay alguna hora en la que suela haber menos personas. Nos indica que de 14 a 16 horas la cosa suele estar mucho más tranquila. Sacamos sobre la marcha las entradas para las 16 horas (4,9€ cada una). El chico nos comenta que podemos venir a visitar el museo a cualquier hora pero que solo tenemos prioridad si venimos a las 16 horas. Si venimos a cualquier otra hora y hay hueco podremos pasar sin problema. 

Decidimos acercarnos hasta la Oficina de Turismo de Taramundi a ver si hay algo que haya que ver sí o sí y que se nos haya escapado. Para acceder al pueblo desde Mazonovo toca subir una horrible cuesta que por desagracia ya conocemos más que de sobra de cuando hicimos la Ruta del Agua, jajaja. Son solo 350 metros pero con desnivel muy pronunciado.

La Oficina de Turismo cierra a las 14 horas y ya son las 13.45 horas. Hay bastante gente esperando para informarse. Pese a ello, el chico de la oficina es muy atento y responde a todas las preguntas con paciencia y amabilidad. Adjunto fotos del folleto que nos entregó. En cuanto a la información, por nuestra parte no sacamos nada nuevo ya que lo traíamos todo bastante estudiado.

Buscamos un lugar donde tomar algo fresco a la sombra, cosa un poco difícil porque el pueblo está lleno de gente. Encontramos una mesa libre en Pantaramundi. Aprovechamos para comprar comida para el picnic de hoy. No nos apetece meternos en ningún restaurante, ya que están hasta arriba de gente.

Hacemos el picnic en un banco que encontramos a la sombra al lado del coche. De camino pasamos al lado del cementerio donde hay dos parkings enormes. Me resulta muy llamativa la cantidad de parkings que tiene este pueblo. Por sorpresa nos encontramos con una casita (43.36073, -7.10944) con una decoración muy divertida. 

Después de comer nos ponemos en marcha. Toca bajar de nuevo esa cuesta infernal hasta el Museo de los Molinos. Lo que menos me gusta mientras la bajo es pensar en que luego me toca subirla de nuevo, jajaja.

Aunque teníamos cita para las 16 horas, llegamos al museo a las 15.15 horas. Hay mucha menos gente por la zona de la que había cuando vinimos a sacar las entradas. Preguntamos en la taquilla y nos informan de que hay huecos libres, por lo que podemos entrar ahora. 

Nos pasan a una salita para esperar hasta que se vacíe el salón de TV, donde se inicia la visita y donde hay un pase cada 12 minutos. Hay baños en el interior.

En 5 minutos ya estamos sentados en el mini salón de TV. La visita empieza con un vídeo explicativo muy interesante de 12 minutos. De ahí pasamos a una sala con varios molinos con los que podemos interactuar y donde ya podemos estar el tiempo que queramos, sin tener que ir con el grupo. Es divertido tanto para niños como para adultos. Nos hemos echado unas buenas risas.  

La salida de esa sala ya nos lleva a cielo abierto. Toda la zona es hermosa porque además de los molinos hay un par de cascadas con miradores y un paisaje precioso en general. De hecho a mí me gusta mucho más el entorno que los molinos en sí.

Cuanto más ahondamos en el museo, más espectacular nos parece. No me extraña que sea el museo más valorado en Asturias según TripAdvisor, porque ¡¡es una pasada!! De lo más fotogénico además de entretenido. ¡¡Me ha gustado muchísimo!! 200% recomendable. No podíamos parar de sacar fotos.

El chico de la entrada nos había dicho que la visita duraba unos 45 minutos… Nosotros estuvimos 1 hora 40 minutos, con eso ya os lo digo todo. Os recomiendo visitar este museo sí o sí.

Toca volver al propio pueblo de Taramundi y para ello tenemos que subir de nuevo la cuesta mortal. Con el sol abrasador que hace hoy parece que tiene el doble de distancia. Entre el sol y las mascarillas FFP2 permanentes por el Covid es imposible parar de sudar. Uffff…

Tenía ganas de comprar un cuchillo para la cocina y dónde mejor que en Taramundi. Quedan ya pocos núcleos de producción de cuchillería en España. Entre las navajas y los cuchillos de origen nacional se encuentran las famosas navajas y cuchillos de Taramundi. Su característica principal es que la denominación «Taramundi» sigue siendo sinónimo de navaja o cuchillo hecho a mano, donde la tradición y conocimientos de maestría artesana siguen aplicándose a cada pieza, como pudimos comprobar en la Cuchillería Antonio Díaz Taramundi.

Después de echar una ojeada por las distintas tiendas del pueblo, me compro un cuchillo de acero inoxidable con mango morado por 8€ en «Delicias de Taramundi«. Si me sale bien, la próxima vez me compraré alguno más porque sí, habrá una próxima vez, que en Taramundi y alrededores hay muchísimo que ver.

Estamos ya cansados por lo que damos por finalizada nuestra aventura de hoy y a las 17.30 horas abandonamos Taramundi, hasta la próxima, porque aún nos queda mucho por visitar.

Posdata 1: todos los puntos visitados a lo largo del día están recogidos en este mapa de «Asturias variado»ver mapa. Para PASARLO A LA APP MAPS.ME (que es la que me guía en todos mis viajes) solo tenéis que seguir estas instrucciones.

Posdata 2: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Posdata 3: me encantaría que dejases un comentario con tu opinión sobre lo que has leído.

Puedes seguirme en mi INSTAGRAM para estar al día de todas mis aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *