RUTA AVILÉS – ARNAO

Martes 10 de marzo de 2020

Hoy por fin ni Nacho ni yo entramos ni salimos de trabajar de noche por lo que por una vez podemos tomarnos las cosas con calma y sin estar agotados.

Elegimos una ruta que ya llevaba tiempo con ganas de hacer y compartir porque tenía muy buena pinta la vez que la descubrimos dando un paseo una tarde de invierno.

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA:

Parking:

  • Hay 2 parking grandes y gratuitos al principio de la ruta:
    • Aparcamiento Playa de San Juan de Nieva → Coordenadas de la entrada: 43.587720, -5.937457.
    • El otro no es un parking como tal sino que es la Avenida La Playa, paralela a la desembocadura de la Ría de Avilés, donde se puede aparcar de forma legal → Coordenadas del principio de la avenida: 43.591834, -5.931532.

Tipo de ruta:

  • Lineal: ida y vuelta por el mismo sitio exceptuando un tramo al inicio de la ruta en el que se va por una zona y se vuelve por otra.

Características de la ruta:

  • Distancia: 14,4 km (ida y vuelta).
  • Dificultad: ninguna.

NUESTRA RUTA:

De Gijón al aparcamiento en la bocana de la Ría de Avilés, al final de la Avenida La Playa, tardamos 35 minutos en coche. Se hace un poco pesada la última parte del trayecto ya que hay que atravesar toda la zona portuaria de Avilés por lo que la velocidad es reducida.

Toda esta Avenida La Playa está llena de pescadores que pasan el día pescando justo al lado de sus coches para tener el material a mano.

El inicio de la ruta se puede hacer a través de 2 caminos. Lo ideal es que hagamos el recorrido por la playa aprovechando la marea baja y la zona de las dunas hacerla coincidiendo con la marea alta, ya que la playa estará totalmente cubierta de agua.

Para iniciar el camino a través de las dunas, basta con llegar hasta la barrera y antes de atravesarla, tomar el sendero de la izquierda.

Sendero de acceso a las dunas

En nuestro caso cuando nos bajamos del coche la marea está completamente baja, por lo que haremos la ida por la playa y la vuelta por las dunas.

Una vez atravesada la barrera de la foto anterior llegamos a la desembocadura de la Ría de Avilés, desde donde podemos acceder a la playa a través de los bloques de piedra que impiden al mar arrasar con todo cuando sube la marea.

Desde aquí se tienen bonitas vistas del faro de San Juan.

La playa denominada «El Espartal» está constituida por un total de 3 playas, incluyendo la playa de Salinas y la de San Juan de Nievas. Conocida comúnmente como «la playa de Salinas», tiene una longitud de casi 3 km.

Detrás de la playa encontramos las dunas que se elevan varios metros sobre el nivel del mar.

A lo largo del paseo encontramos varios miradores en las alturas a los que se accede por la zona que recorreremos a la vuelta, la zona de las dunas.

Pasada la zona de las dunas nos encontramos con la villa de Salinas, un lugar con mucho encanto que bien merece un paseo entre las casitas, algunas de las cuales deben valer millones… ¡No dejar de visitar las casas ubicadas en segunda y tercera línea de playa!

A lo lejos ya podemos ver el Museo (al aire libre) de Anclas Philippe Cousteau así como el mirador del museo.

Y siempre con el mar agitado, lugar predilecto de los surferos asturianos.

Antes de llegar al Museo de Anclas toca hacerse la foto de rigor en «La ola de Jaime AA», escultura que homenajea en una representación abstracta de una ola con una tabla a Jaime Alonso Abruña, un niño surfero fallecido por leucemia en 2010.

El Museo de Anclas a mí no me llama la atención, pero eso ya es cuestión de gustos personales…

Lo que sí me atrae un montón es el busto de Busto de Philippe Cousteau anclado en lo alto de una roca… El Museo de las Anclas se construyó en homenaje a la memoria de Philippe Cousteau, hijo del popular y televisivo Jacques-Yves Cousteau, que perdió a su hijo en 1979 cuando solo tenía 38 años. El hijo del Comandante Cousteau perdió la vida trágicamente cuando el hidroavión que pilotaba sufrió un fallo que hizo que se estrellase cerca de Lisboa.

En lo alto del mirador podemos ver algo que ha proliferado en varias ciudades alrededor del mundo: los «candados del amor». Se trata de simbolizar el amor de una pareja escribiendo sobre el candado los nombres o iniciales de los integrantes de la pareja y, una vez cerrado el candado, se tira la llave (NO al mar) para simbolizar el amor inquebrantable.

Dejamos atrás esta zona para adentrarnos en un túnel que nos conducirá hasta la playa de El Cuerno.

Túnel que nos conducirá hasta la playa de El Cuerno

Pasado el túnel, hay unas escaleras y un camino a través de las rocas que llevan a un mirador. Las vistas no son muy diferentes de lo que vamos viendo a lo largo del camino y el acceso no es precisamente cómodo, por lo que desde mi punto de vista no es imprescindible subir.

Escaleras de acceso
Camino entre las rocas
Vistas desde lo alto
Vistas desde lo alto

Lo que más nos ha gustado de esta parte es que el mar está muy revuelto y las olas saltan muy alto permitiéndonos unas buenas risas por si nos pilla la ola.

El tramo que viene a continuación es el más incómodo de toda la ruta ya que son unos cientos de metros en los que tenemos que atravesar una carretera en la que no hay arcén para los peatones, por lo que hay que tener mucho cuidado con los coches.

Nuestro destino es Arnau, por lo que al llegar a la bifurcación del supermercado El Árbol, nos dirigimos a mano derecha.

No tiene pérdida ninguna y solo hay que seguir el camino hasta llegar a la casa azul «Residencia Clínica Rozona», donde de nuevo giraremos a mano derecha atravesando el mini túnel.

Mini túnel a mano derecha

Llegamos por aquí al pueblecito (si es que se puede llamar así) de Arnao. Es un lugar del que nunca había oído hablar y que me llama mucho la atención porque son 4 casas dispersas, la mayoría con muy buenas vistas, un bar (por supuesto), un área recreativa y el Museo de la Mina de Arnao. FIN…

Pero vamos por partes… Lo primero con lo que nos encontramos es con la playa de Arnao. No parece muy cómoda para tomar el sol al no tener arena y solo tener piedras.

Al final de la playa podemos divisar algunas de las pocas casas del pueblecito así como el Museo de la Mina de Arnao (en la izquierda de la foto).

Nosotros no entramos al museo porque estaba cerrado pero la verdad es tenía buena pinta por un máximo de 4,5€ además de estar muy bien recomendado en TripAdvisor (LINK TripAdvisor – Certificado de Excelencia en 2019).

Horarios y precios
TripAdvisor

Continuamos nuestro paseo hasta llegar al destino final de nuestra ruta de hoy, el «Mirador de la Senda Norte» (43.578810, -5.985277). Ya solo por las vistas que tenemos desde aquí ha merecido completamente la pena. Lo malo es que en las fotos no se aprecia para nada la realidad…

Además hemos tenido muy buen tiempo todo el día y aquí arriba hacía un calor exagerado dándonos el sol de pleno.

Desde el mirador parte una senda que tiene una pinta espectacular pero que dejaremos para un futuro.

A las 16h iniciamos el camino de vuelta, 3 horas después de haber empezado.

Llegamos a la playa de Salinas donde la marea ha subido hasta tapar la playa por completo. ¡Menudo oleaje que hay!

Para los más pequeños, detrás del Balneario de Salinas tenéis una locomotora con un vagón para sacaros unas fotos divertidas. (Coordenadas: 43.576912, -5.966127)

Para los más grandes, en Salinas se encuentra uno de los restaurantes de brunch más famoso de Asturias, el Ewan.

Yo no soy muy fan de estos brunch porque me duele pagar 25€ por una comida, pero debo decir que vine solo en una ocasión y quedamos satisfechas, aunque reitero que no es un precio que a mí me guste pagar.

Ewan
Carta del Ewan

A modo anecdótico decir que me extrañaba mucho que apenas hubiese papeleras a lo largo del paseo marítimo y es que resulta que están tan bien mimetizadas con el entorno que en ningún momento se me pasó por la cabeza pensar que esos pivotes fuesen papeleras… ¡Ahora ya lo sabéis!

Y por fin llegamos a la última etapa de la ruta y una de las que más ilusión me hacía… ¡¡Las dunas!!

El acceso se encuentra a partir de la escalera 10 del paseo marítimo.

Las playas con dunas son ecosistemas escasamente representados en el litoral Cantábrico. Contienen especies vegetales cuya supervivencia está estrictamente ligada a la preservación de los campos dunares.

El campo dunar de la playa de El Espartal fue declarado Monumento Natural en el año 2006

Presenta 2 zonas bien diferenciadas:

  • La primera: su muro formado por dunas blancas que en algunas zonas alcanza los 15 metros de alto.
  • Tras este muro se encuentra el resto de la zona dunar con dunas grises.

Gracias a unas pasarelas de madera se pueden recorrer las dunas sin dañar el ecosistema. Y allá que nos adentramos…

Al no estar acostumbrada a ver zonas así, me llaman un montón la atención y me atraen al mismo tiempo.

Como comentaba en la descripción de la caminata por la playa, a lo largo del paseo encontramos varios miradores en las alturas con preciosas vistas.

Hay pasarelas completamente enterradas en la arena por la acción del viento que impiden totalmente el acceso a la playa.

Ojito con la vegetación puesto que gran parte de ella está formada por arbustos de afilados pinchos.

El último tramo para acceder a la Avenida La Playa, donde hemos dejado el coche, puede dar lugar a dudas puesto que la pasarela de madera se acaba de repente. Hay que seguir recto por los pequeños senderos que hay a través de la maleza, pues la Ría de Avilés y nuestro coche se encuentran justo enfrente.

Nuestro coche se encuentra justo enfrente del fin de la pasarela

Ya en la Avenida La Playa vemos que no somos los únicos que vamos de vuelta a casita. Poco a poco los barcos pesqueros se dirigen a puerto después de un duro día de faena.

Y allí siguen los pescadores, todos hombres, 5 horas después…

Como digo, hemos tardado 5 horas en hacer la ruta, tomándonoslo con mucha calma.

Es una ruta muy sencilla de hacer, apta para cualquier condición física.

Tanto a lo largo del paseo marítimo de Salinas como ya en la playa de Arnao hemos visto varias fuentes, por lo que no hace falta ir muy cargados de agua.

1 comentario en “RUTA AVILÉS – ARNAO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *