2. CANTABRIA – MIRADOR DE SANTA CATALINA, POTES

Martes 31 de agosto de 2021

¡¡¡Nos vamos de vacacionessss!!! El primer plan antes de iniciar nuestro viaje es pasar por el Mercadona para comprar provisiones para nuestros picnics. Por supuesto no puede faltar la riquísima empanada de pollo y setas que tanto me gusta y que tan bien aguanta para el día siguiente.

Salimos de Gijón en coche a las 15.40 horas. Nos acompaña un día soleado, último día de agosto.

Hacemos todo el camino sin problema hasta que accedemos al último km y medio que nos separa de nuestro objetivo. Se trata de una carretera preciosa toda rodeada de verde pero muy estrecha en la que tenemos que apartarnos en el margen de la carretera cuando viene un coche enfrente porque solo entra uno de ancho en la mayor parte del tramo.

Llegamos al Mirador de Santa Catalina a las 17.15 horas, del que leí que tiene unas vistas impresionantes al Desfiladero de la Hermida, la garganta más larga de España, con sus paredes verticales de roca caliza que parecen no tener fin con sus casi 600 metros de altura en algunos puntos. De hecho la idea era llegar al mirador atravesando el desfiladero pero no nos dimos cuenta y Google Maps nos trajo por otro camino.

El mirador tiene parking gratuito en un pequeño descampado sin asfaltar.

Nuestra primera parada, por cercanía, es la Asomaa de Jozarcu. Las vistas son absolutamente espectaculares. Estás totalmente sobre el abismo contemplando el paisaje y los aguiluchos volando sin parar. ¡¡¡Menuda pasada de mirador!!!

A la izquierda se observa la carretera que recorre el Desfiladero de la Hermida

La Asomaa de Jozarcu conecta con el Mirador de Santa Catalina a través de unas escaleras enclavadas en la tierra.

Una vez arriba… ¡¡¡Uaoooo, es impresionante!!! Nos muestra de pleno el Desfiladero de la Hermida y sus alrededores. Las fotos no representan para nada la magnificencia de lo que vemos, los coches parecen hormiguitas… ¡Me ha gustado muchísimo la visita!

Estamos 30 minutos contemplando el espectáculo antes de ponernos rumbo a nuestro siguiente destino. Este tramo sí que nos lleva en parte por el Desfiladero de la Hermida con sus vertiginosas paredes verticales, es bastante impactante.

Unos 25 minutos después llegamos a Potes, proclamado como uno de los Pueblos más Bonitos de EspañaLos Pueblos más Bonitos de España es una asociación española creada en el año 2011 para promocionar, difundir, fomentar y preservar el patrimonio cultural, natural y rural en áreas geográficas con menor nivel de industrialización y población, que engloba a pueblos de menos de 15.000 habitantes bajo una marca única de calidad.

Hay muchos vehículos en los distintos parkings públicos gratuitos, todos marcados ya en mi mapa personalizado de Google Maps, pero por suerte son enormes y encontramos sitio sin problema.

Paseamos por el centro del pueblo, en torno a la Torre del infantado, y por las callejuelas aledañas. Han puesto las típicas letras que ahora son tan «instagrameables» en cualquier pueblo y ciudad.

Damos una vuelta por el paseo del río, que me parece encantador y nos deja unas cuantas estampas bonitas. Muy recomendable dar un tranquilo paseo a la vera del río. 

Yo ya había estado varias veces en Potes con mis padres cuando era pequeña pero como lo nombraron uno de los Pueblos Más Bonitos de España, tenía ganas de volver a visitarlo ahora ya de mayor. Es cierto que me parece un pueblo con encanto para dar un paseo pero no me despierta lo que sí que me han despertado otros pueblos como Bulnes, Cudillero o Peñalba de Santiago, también pertenecientes al ranking de los Pueblos Más Bonitos de España.

Además en todos mis viajes intento sacar fotos sin gente y casi siempre lo consigo, pero hoy en este pueblo me ha sido prácticamente imposible porque estaba masificado de turistas, y eso para mí siempre resta encanto a cualquier experiencia.

Aunque nuestro hotel de hoy, la Casona de Treviño en Cosgaya, tenía según Booking el check in hasta las 21 horas, llamamos por teléfono y la señora muy amablemente nos indica que podemos llegar más tarde para poder cenar en Potes. Tras una revisión exhaustiva en TripAdvisor acabamos cenando en AnyBun?, una hamburguesería con un 4,9 sobre 5 en Google. Tienen un balcón sobre el río para poder cenar en el exterior al aire libre por el tema del Covid, con preciosas vistas. Nos pedimos una cheeseburger, una doble cheeseburger y unas patatas. Las hamburguesas son densas y sabrosas y la ración de patatas abundante pasa una sola persona. Hemos quedado satisfechos.

Vistas desde el balcón de AnyBun?

A las 21 horas ponemos rumbo al hotel. Se va por carretera general hasta tomar un desvío de 2,3 km de longitud a través de una carretera estrecha y bastante cuesta arriba, pero nada que no se pueda subir yendo despacio.

Os adjunto el vídeo de bajada de mañana, ya a la luz del día

Tardamos solo 15 minutos en llegar a la Casona de Treviño desde Potes. Llegamos ya de noche. Es una pena porque la casona tiene 300 años de antigüedad y la entrada tiene una pintaza excelente. ¡Qué ganas de verla mañana con luz!

Hay una zona para dejar el coche justo a la entrada de la casa. Entran como máximo 5 coches en batería. Somos los primeros huéspedes en llegar al hotel por lo que aparcamos sin problema ninguno.

Tienen servicio de comidas y cenas para una ingesta ligera.

La habitación es pequeñita pero más que suficiente para pasar una noche. Además tiene una cama de 180 (2 camas de 90 cm unidas), así que ¡¡de lujo!!

GASTOS DEL DÍA:

  • Mercadona: 10,84€.
  • Cena AnyBun?: 23,7€.

Total: 34,54€

Todos los puntos visitados a lo largo de este viaje están recogidos en este mapa.

Posdata 1: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Posdata 2: me encantaría que dejases un comentario con tu opinión sobre lo que has leído.

Puedes seguirme en mi INSTAGRAM para estar al día de todas mis aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *