3. CANTABRIA – FUENTE DÉ + PUEBLITOS CON ENCANTO (ESPINAMA, MOGROVEJO, TUDANCA, CARMONA)

Miércoles 1 de septiembre de 2021

A las 9 horas ya estamos listos para la aventura del hoy. Damos una vuelta alrededor de la casa porque ayer llegamos de noche y no la pudimos disfrutar. La tienen preciosa con muchas florecillas de distintos colores; las vistas a las montañas me transmiten mucha paz; y la casona, del s. XVIII, se ve antigua pero muy cuidada. Me gusta este lugar. 

El desayuno nos lo sirven en un comedor para nosotros solos, así da gusto. Nos ponen por persona: 1 huevo cocido, 3 frixuelos, 2 tostadas de pan, 1 loncha de chorizo, 1 loncha de salchichón, 1 mini trozo de queso, mantequilla y mermeladas, 1 mini zumo de naranja, café y Colacao. No es el mejor desayuno de mi vida (el embutido parecía más bien anecdótico) pero se puede repetir si se quiere y el hecho de tener el comedor solo para nosotros solos en tiempos del Covid, da muchos puntos extra.

Hacemos el check out y pagamos la estancia con tarjeta sin incidencias. A las 10.30 horas arrancamos el coche. Tenemos sacadas las entradas para el teleférico de Fuente Dé a las 11 horas. Ya hemos revisado su webcam para hacernos una idea de qué ropa llevar. Marcan 12,4° pero ya veníamos preparados. Parece que se ve algo de cielo azul, espero que esté relativamente despejado para contemplar las vistas.

Aparcamos en el enorme parking de Fuente Dé 15 minutos después. Por ahora solo está llena una tercera parte del mismo. Hay varias personas regulando el aparcamiento por lo que todo fluye con facilidad.

Vistas del parking desde el teleférico

«En pleno corazón del Parque Nacional de los Picos de Europa, el teleférico de Fuente Dé salva un desnivel de 753 metros y sitúa al viajero a 1.823 metros de altitud en tan solo 4 minutos, a una velocidad de 10 metros por segundo. Desde mediados del siglo XIX hasta nuestros días, en los tres macizos de los Picos de Europa se desarrolló una gran actividad minera. Esta actividad dejó muestras de su presencia en el paisaje. Un claro ejemplo de ello es el teleférico de Fuente Dé. En su origen en 1903, el teleférico constaba de un cable instalado por la compañía minera «La Vieja Montañesa» que unía Fuente Dé con Lloroza con el objetivo de bajar el mineral que se extraía de esta zona. En la actualidad el teleférico, inaugurado en 1966, constituye el principal punto de partida para acceder a la vertiente sur del macizo central de los Picos de Europa».

Al tener la entrada ya sacada nos tenemos que poner directamente en la fila sin necesidad de pasar por la taquilla. A las 11 horas en punto montamos en el teleférico.

En la cabina vamos 14 personas sin ningún tipo de la distancia de seguridad que deberíamos mantener por culpa del Covid.

Aunque la cabina tiene los cristales tintados y el paisaje se ve en tonos azules, las vistas durante el ascenso son una pasada. Y cuando llegamos arriba del todo… ¡¡¡Guaooo!!! La panorámica que tenemos desde aquí es absolutamente impresionante. Nos ha tocado un día bastante despejado y se puede ver a gran distancia.

Las fotos no representan para nada la magnificencia de lo que estamos contemplando, esto hay que venir y vivirlo en directo.

Había mirado para hacer una ruta a pie hasta el hotel Áliva pero al final lo descarté por falta de tiempo para poder ver el resto de lo que tengo programado para el día de hoy. Me queda pendiente para otra visita porque creo que una ruta por estas montañas debe ser una experiencia excepcional.

A las 12.30 horas (tras 1 hora y media) iniciamos el descenso después de habernos deleitado todo lo que hemos querido con el maravilloso paisaje que nos rodeaba. Las entradas incluyen horario de subida pero se puede bajar a la hora que se quiera. Vemos un cartel en el que explican que «los días de máxima afluencia es habitual que se produzcan largas colas de bajada, en torno a 2 horas) a partir de cierta hora de la tarde (en torno a las 16 horas)«. Por suerte nosotros tenemos el teleférico casi entero para nosotros.

También existe la posibilidad de bajar o subir a pie por esas escarpadas pendientes, pero eso ni nos lo planteamos, aunque sí que vimos a gente haciendo el tramo a pie.

Senderos que recorren la montaña

Próxima parada: Espinama, pueblo ubicado a 3,5 km de Fuente Dé y del que leí que era un «pueblo con encanto». Hoy que vamos a dedicar el resto del día para pueblitos con encanto y ya que Espinama nos queda de camino, decidimos parar a echar un vistazo.

Hay por lo menos 4 parkings habilitados a lo largo del pueblo. Nosotros aparcamos en el que se encuentra al principio del mismo, viniendo de Fuente Dé.

El pueblo es más grande de lo que me esperaba y sí que era un lugar con encanto, coqueto para una visita rápida.

Aprovechamos para comprar pan para el picnic de hoy en Casa Clara.

En 20 minutos ya hemos finalizado la visita y estamos de nuevo en el coche rumbo a Mogrovejo. Declarado Bien de Interés Cultural y Conjunto Histórico en 1985; nombrado “Pueblo de Cantabria 2017”; y desde 2020, como Potes, declarado uno de los Pueblos más Bonitos de EspañaLos Pueblos más Bonitos de España es una asociación española creada en el año 2011 para promocionar, difundir, fomentar y preservar el patrimonio cultural, natural y rural en áreas geográficas con menor nivel de industrialización y población, que engloba a pueblos de menos de 15.000 habitantes bajo una marca única de calidad.

Empieza a llover por el camino, esperemos que pare pronto… Tardamos 20 minutos en llegar de Espinama a Mogrovejo.

Vemos un parking público gratuito ubicado a la entrada del pueblo pero se encuentra en una explanada de tierra y con el tema de la lluvia no nos convence mucho.

Primer parking

Preferimos aparcar en el parking público ubicado al final del pueblo, que sí que está asfaltado. Vemos bastantes coches para lo pequeño que es el pueblo.

Último parking

El pueblo es muy bonito y está muy cuidado. Callejeamos por todas partes sacando fotos en todos los rincones. Es difícil conseguir fotos sin gente por el medio, aunque a veces la paciencia tiene su recompensa.

Torre de Mogrovejo

Quitando la Torre de Mogrovejo, construida a finales del S. XIII, pero que no se puede visitar más que desde el otro lado del muro, el resto de la visita consiste simplemente en callejear y descubrir cada recoveco.

Recorremos el pueblo durante 1 hora y luego volvemos al coche a coger las provisiones para comer. Llueve sin parar por lo que nuestro futuro picnic parece que se está truncando un poco. Por suerte encontramos un árbol enorme con un banco alrededor que nos va perfecto para nuestra comida de hoy. Me encanta hacer picnics en zonas recónditas y solitarias al mediodía cuando estoy de viaje. 

Zona del picnic del día

He disfrutado mucho de nuestro picnic en solitario. Tomamos el cafetín en el bar del pueblo y a las 15.15 horas abandonamos Mogrovejo. ¡Nos ha gustado mucho!

Arrancamos el coche y nos vamos a subir el puerto de montaña Collado de la Cruz de Cabezuela donde hay tres miradores muy seguidos con vistas a los Picos de Europa y a Peña Labra:

  • Mirador del Jabalí:
    • Llegamos 45 minutos después.
    • Ubicado a 1.100 metros de altitud.
    • Tiene parking gratuito.

Las vistas son muy bonitas para una parada exprés.

  • Mirador del Zorro o del Km 3:
    • A 1 km del Mirador del Jabalí.
    • Ubicado a 1.100 metros de altitud.
    • Tiene parking gratuito más amplio que el anterior.

Vistas muy similares al Mirador del Jabalí.

Son llamativas la cantidad de moscas que nos acosan sin piedad en cada mirador.

  • Mirador de la Cruz de la Cabezuela:
    • A 600 metros del Mirador del Zorro.
    • También tiene parking además de un área recreativa.

En éste la maleza tapa la visión por lo que a día de hoy no merece la pena detenerse aquí.

Pasamos por delante del pueblo de Pejanda que tiene buena pinta para una visita rápida, aunque nosotros lo dejamos anotado para un futuro.

A las 16.35 horas paramos en el Embalse de la Cohilla. Hay un espacio amplio para dejar el coche. El embalse está bastante vacío y la visita no merece la pena.

El siguiente «pueblito con encanto» que vamos a visitar hoy es Tudanca. Declarado Conjunto Histórico – Artístico Nacional en 1983, de él leí que «se sitúa en un enclave espectacular rodeado de campo, de laderas, parece aislado en medio de la naturaleza cántabra», por lo que no podía dejar de añadirlo a mi lista. Tudanca es también el nombre con el que se conoce a una raza de ganado bovino autóctona de Cantabria. Se trata de una raza cuyo destino es principalmente la producción cárnica, con carnes de altísima calidad gracias a su régimen natural de vida.

Imagen de Google

A los 10 minutos de salir del Embalse de la Cohilla encontramos un mirador sobre el pueblo de Tudanca con mini parking incluido (43.152211, -4.380809).

Tudanca

De aquí ya nos dirigimos al pueblo, donde dejamos el coche en el enorme parking público del mismo. Solo hay 2 coches más aparcados por lo que no parece que vaya a estar tan saturado como Mogrovejo. Está prohibido aparcar vehículos de NO residentes en todo el núcleo urbano excepto en dicho parking.

Nada más bajar del coche nos encontramos con una zona de área recreativa techada y con dos parrillas, ¡vaya nivel! No es habitual ver zonas de picnic techadas.

No hay un alma en el pueblo, está de lo más tranquilo. Es bastante grande y coqueto, disfrutamos callejeando por sus empinadas calles (la mayor parte del mismo está en cuesta).

Casona de Tudanca

La visita del pueblo consiste simplemente en callejear y descubrir cada recoveco, a excepción de la Casona de Tudanca. «Construida en 1752 por un indiano que tras hacer su fortuna en Perú retornó a su pueblo y trató de mostrar su riqueza mediante su edificación. Tiene gran interés histórico ya que perteneció a D. José María de Cossío, importante literato. Se puede visitar su interior solo mediante visita guiada y previo pago de 3€«. Echamos un vistazo pero no nos cuadran los horarios ya que están en plena visita guiada y dura 45 minutos, así que nos queda pendiente para otra ocasión.

Me gusta la panorámica del pueblo de La Lastra, en la ladera de enfrente, con cada parcelita de un verde diferente.

Tudanca nos ha parecido un pueblo muy similar a Mogrovejo pero sin marabuntas de gente. Al final hemos estado 40 minutos recorriendo cada rincón.

A las 17.40 horas ponemos rumbo a nuestro hotel de hoy, la Posada de Fidel, ya que vamos a pasar por delante y el check in es hasta las 20 horas (son las 18 horas). A mediodía me llegó un mensaje del banco indicando que la Posada de Fidel ya me había cobrado los 75€ de la noche de hoy.

Aparcamos pegados a la fachada del hotel. Hay parking abundante en los alrededores del mismo. 

La habitación es perfecta a excepción de que hay ducha y no bañera, con lo que me gusta a mí un buen bañito caliente. ¡Qué disgusto! Jajajaja.

Tras organizar todo el tema maletas, a las 18.30 horas estamos de nuevo en el coche. Tenemos a solo 5 minutos en coche nuestro último pueblito programado para hoy: Carmona, pero Carmona de Cantabria, no de Sevilla, y no es broma, que yo me equivoqué y al principio reservé un hotel en Sevilla porque por lo visto Carmona de Andalucía es mucho más conocido que el de Cantabria y todas las aplicaciones me llevaban siempre a ese directamente. Ojito que sino andáis al loro os puede pasar lo mismo que a mí…

Carmona (de Cantabria) está declarada Conjunto Histórico – Artístico además de ser uno de los Pueblos más Bonitos de España como Potes y Mogrovejo.

Aparcamos justo delante del restaurante El Puente, donde entran unos 4 vehículos en batería. Tenía marcado en el mapa una zona amplia para estacionar (43.253984, -4.356524) pero ya que encontramos hueco donde el restaurante, nos quedamos aquí. Os adjunto foto del parking que traía marcado en el mapa.

Parking público de Carmona

Al igual que Mogrovejo y Tudanca, la gracia de este pueblo es callejear por él y descubrir cada rincón, aunque a la entrada del pueblo hay un panel informativo con la sugerencia de un itinerario.

Nosotros preferimos hacer la visita a nuestro aire, recorriendo cada callejuela.

En Carmona se encuentra la Casona de Carmona o Palacio de los Díaz de Cossio, Calderón y Mier (S. XVIII -1715) actualmente reconvertida en el hotel Arha.

Hasta ahora Carmona es el pueblo que más me ha gustado de todos con esas casitas llenas de flores en sus balcones, pórticos, el suelo adoquinado, sin cables de la luz (deben estar bajo tierra), el sendero por el riachuelo, ni un solo turista… Es bastante más grande de lo que esperaba y lo mejor de todo es que no hay ni un alma.

Subimos por un precioso sendero de esos que tanto me gustan hasta el Mirador de San Antonio (43.255637, -4.356268), con muy buenas vistas de Carmona. 

Después de 1 hora 15 minutos recorriendo cada rincón y cada recoveco de este precioso pueblo y viendo que la oferta hostelera para cenar por los alrededores es escasa, aprovechamos lo que nos ha quedado del picnic para cenar en una de las mesas de madera habilitadas en el pueblo.

Me ha gustado muchísimo esta visita, la que más junto con Fuente Dé.

A las 20.15 horas ponemos ya rumbo al hotel, que ha sido un día de emociones intensas y estamos cansados.

A modo orientativo para que organicéis vuestro propio itinerario os dejo la DURACIÓN DE LAS VISITAS DEL DÍA:

  • Fuente Dé: 1 hora 30 minutos.
  • Espinama: 20 minutos.
  • Mogrovejo: 1 hora.
  • Tudanca: 40 minutos.
  • Carmona: 1 hora 15 minutos.

GASTOS DEL DÍA:

  • Casona de Treviño: 68€.
  • Pan Casa Clara: 1,65€.
  • Posada de Fidel: 75€.
  • Café: 1,2€.

Total: 145,85€

Todos los puntos visitados a lo largo de este viaje están recogidos en este mapa.

Posdata 1: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Posdata 2: me encantaría que dejases un comentario con tu opinión sobre lo que has leído.

Puedes seguirme en mi INSTAGRAM para estar al día de todas mis aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *