2. LAS MÉDULAS – LAGO DE CARUCEDO

Miércoles 7 de octubre de 2020

Las Médulas

Suena el despertador a las 7.45 horas. He dormido muy bien. No se han oído ruidos y eso que antes de dormir se oía a los vecinos como si estuviesen en nuestra habitación.

Como decía ayer, el desayuno cuesta 5€ por persona pero en nuestro caso ya estaba incluido en el precio de la habitación.

Bajamos a desayunar a la cafetería del hotel donde las mesas guardan la distancia de seguridad necesaria. Nos sirven por persona:

  • Un zumo de naranja recién exprimido.
  • Una tostada con mantequilla y mermelada o aceite y tomate rallado.
  • Una magdalena que sustituye al bizcocho casero ofertado ya que por las medidas anti Covid no lo pueden servir según nos explican.
  • Un ColaCao en nuestro caso.

Nos permiten repetir tostada si queremos. Es un desayuno básico pero suficiente para coger energías para el día de hoy. 

A las 9.15 horas cogemos el coche. La temperatura está muy agradable y parece que va a salir el sol. ¡Genial! 

Llegamos al parking gratuito y enorme de Las Médulas a las 9.50 horas, tras 35 minutos de trayecto. Somos el único coche de todo el parking. ¡Me gusta hacer rutas sin gente!

Unos metros antes se encuentra el parking para caravanas.

Nos dirigimos al Centro de Recepción de Visitantes, que supuestamente abría a las 10 horas según me dijeron ayer por teléfono. No nos hemos encontrado un alma por el camino. 

Al llegar al Centro está cerrado, por lo que llamo al teléfono que indica en la puerta y me informan de que lo que abre a las 10 horas es el Área Arqueológica, y que el Centro de Recepción de Visitantes abre a las 10.45 horas.

Nos recomiendan hacer ahora la Senda del Lago Sumido, así que hacia allí nos dirigimos. Salimos a las 10.10 horas del Centro de Recepción de Visitantes. Con la app Maps.me se llega sin problema ninguno. Además está todo perfectamente señalizado.

Una vez que cogemos el desvío al Lago Sumido (de sumidero) o Somido (según lo llaman por aquí), todo el camino es a través de una pista de tierra con grandes charcos en momentos puntuales. De camino nos encontramos con la Laguna Larga que es poco menos que una charca…

Laguna Larga

Poco después, a las 10.25 horas, aparece el Lago Sumido que, aunque había leído que era uno de los lugares más emblemáticos de Las Médulas, me ha parecido que no merece mucho la pena… Aunque las vistas a nuestra espalda con la niebla en las cumbres y un poquito de Las Médulas ¡me encantan! Según la descripción del Centro de Recepción de Visitantes, «el Lago Sumido es otro de los parajes donde el atractivo arqueológico y biológico se funden. En este caso el agua ha ocupado una de las estructuras de las llamadas «agogas«, canales donde se lavaba la arcilla en busca de oro. Los estériles (lodos, fangos…) se arrastraban por los denominados «canales de deyección«. Uno de ellos se ha inundado formando el Lago Sumido. Hoy, con sus característicos nenúfares, es otro de los puntos de mayor interés natural del entorno y una de las imágenes imprescindibles de Las médulas».

Lago Sumido o Somido
Lago Sumido o Somido
Vistas de Las Médulas a nuestra espalda

Seguimos por el mismo sendero, que no tiene pérdida ninguna, hasta llegar al Mirador de Chao de Maseiros, «un valle colmatado por la acumulación de estériles procedentes de la actividad minera de Las Médulas».

Sendero rotulado en blanco

Al igual que el Lago Sumido, el Mirador de Chao de Maseiros tampoco me parece nada espectacular, así que a las 10.35 horas ya estamos dando la vuelta. 

Siguiendo las indicaciones de los carteles nos acercamos hasta la Laguna Pinzáis, que está prácticamente seca,

Supuesta Laguna Pinzáis

así que después de esta mini visita un tanto decepcionante, llegamos al Centro de Recepción de Visitantes a las 11 horas después de nuestra mini aventura de 50 minutos que no ha merecido mucho la pena desde mi punto de vista. 

Os dejo el trail de Wikiloc, aunque como digo está todo perfectamente señalizado y no hay posibilidad de pérdida:

Powered by Wikiloc

El Centro de Recepción de Visitantes ya está abierto y nos atienden 2 chicas muy amables. Nos entregan un mapa donde nos explican todos los puntos imprescindibles para ver, nos apuntan para la vista guiada que empezará a las 11.30 – 12 horas según cuándo vaya llegando la gente, y nos ponen un vídeo explicativo de menos de 5 minutos para tener ya unas nociones básicas de lo que vamos a ver. Esperamos tranquilamente en los bancos del exterior a que llegue el resto de personas, mientras voy actualizando el diario de hoy. 

A las 11.50 horas ya nos avisan para que vayamos pagando los tickets. Cada uno cuesta 3€. Pago solo en efectivo.

Iniciamos la visita guiada a las 12 horas. Nuestra guía se llama Ana. Somos un total de 8 turistas + Ana. Nos hace una pequeña introducción en la que cabe destacar que Las Médulas fueron declaradas Monumento Histórico Artístico en 1931, son Patrimonio de la Humanidad desde 1997;  que se supone que queda tanto oro como el que han extraído por lo que se trata de una mina abandonada, no agotada; y que en las zonas más ricas en oro lo que se extraían eran 3 GRANOS DE SAL por cada m³ de tierra… Tanto trabajo para tan poco oro, qué pereza… jajaja. Hoy en día no sería rentable explotarla, pero entonces era el yacimiento ideal y la mano de obra era barata. Las estimaciones actuales calculan que durante 2 siglos fueron removidos 100 millones de m³ de tierra y se extrajeron entre 5.000 y 6.000 kg de oro. Unos 30 kg por año. Un rendimiento muy bajo para una obra faraónica. Destacar que Las Médulas fueron abandonadas sin terminar su explotación en el siglo III.

Tras esta pequeña charla iniciamos la caminata. Ana nos lleva a través de un precioso sendero arbolado

en el que podemos observar castaños centenarios, algunos con unos troncos espectaculares por su anchura. ¡Me parecen una auténtica maravilla! Lo malo de ir en grupo es que no puedo sacar las fotos a mi ritmo como a mí me gustaría, aunque sí que saco unas cuantas. Ya me desquitaré cuando acabe la visita. 😜 

Atravesamos de cerca la zona más conocida de Las Médulas.

Cueva rodeada en blanco

Hacemos algunas paradas puntuales para que Ana nos dé las explicaciones pertinentes. Dejo 3 audios con 3 de las explicaciones para que valoréis por vosotros mismos si os interesa hacer la visita guiada o no. 😜 ¡Yo creo que sí que merece la pena!

Durante parte del camino nos quedamos sin cobertura. Por eso siempre recomiendo llevar descargado el mapa de Google Maps pasado a la app Maps.me, que se puede ver offline (aún sin cobertura). Recordar que todos los puntos de esta escapada están metidos en mi mapa personalizado de Google Maps (ver mapa).

Con la visita guiada llegamos hasta La Cuevona, que no se puede visitar desde hace 2 semanas por desprendimientos, y a La Cueva Encantada, a la que tampoco se puede acceder. Ambas llaman la atención por su enorme tamaño.

La Cuevona
La Cueva Encantada

Un poco antes de La Cueva Encantada, en estas coordenadas: 42.462163, -6.759843 se obtienen unas vistas muy bonitas de Las Médulas, ¡¡¡me encantan!!! 

La visita guiada acaba a las 13.30 horas delante de La Cueva Encantada, después de 1 hora y media de duración. Creo que por solo 3€ merece la pena hacerla para escuchar las explicaciones, además de que desde La Cueva Encantada se puede continuar para hacer el itinerario que teníamos previsto y que nos permitirá ver todos los puntos imprescindibles de Las Médulas.

Finalizada la visita guiada, el resto del grupo se va con la guía de nuevo al Centro de Recepción de Visitantes y solo mi amiga Elvi y yo nos quedamos en la zona. Hay un banco un poco antes de La Cueva Encantada que nos está llamando para que descansemos y recarguemos las pilas con la deliciosa empanada de pollo y setas del Mercadona, ¡¡¡ñaaaaam!!!

Iniciamos el camino a las 14 horas. Después de ver las distintas sendas que hay en Las Médulas (las tenéis descritas en la Introducción) y de leer un par de blogs, nosotras escogimos hacer una mezcla de todas las rutas para intentar conocer lo máximo posible y no dejarnos sin ver ningún punto imprescindible (el Mirador de Orellán, el Mirador de las Pedrices, la Cueva Encantada, la Cuevona, el Lago Sumido, las vistas desde la cresta del Pico Reirigo).

App Maps.me

La foto superior muestra el itinerario que teníamos previsto seguir. Rodeado en gris está el Centro de Recepción de Visitantes. Como al final hicimos la visita guiada, la primera parte del recorrido hasta La Cueva Encantada no seguimos el mapa por ir con la guía, pero a partir de ahí sí que seguimos a rajatabla el itinerario circular para no perdernos ningún punto imprescindible. Los iconos amarillos son los que pongo para ir marcando la ruta a seguir y qué desvíos hay que tomar.

Ahora que vamos solas aprovechamos para sacar todas las fotos que nos apetece tomándonoslo con calma, jajaja. Todas las fotos que veis de las 2 juntas las sacamos con mi palo de selfie + trípode (con mando a distancia) de Amazon, que descubrí en mi viaje al Gran Cañón del Colorado y que me enamoró desde el primer momento. ¡¡Ha sido uno de los descubrimientos de mi vida!! 😍😍😍

Como no me gusta nada tener que andar cargando con el palo de selfie en la mano compré en AliExpress (LINK AliExpress) por 4,04€ una funda para guardar en principio linternas que yo uso para meter mi palo de selfie. Se puede colgar del cinturón o de la riñonera y el palo encaja a la perfección. ¡¡¡Me resulta muy muy útil!!! Os dejo el link de mis Productos imprescindibles a la hora de viajar por si les queréis echar un vistazo. 😉

Después de las fotos de rigor, iniciamos el ascenso hasta el Mirador de Orellán. Ana, la guía, ya nos había advertido que era poca distancia pero con un desnivel enorme. Toca subir, subir y subir a través de unas cuestas muy muy pronunciadas.

La parte buena es que el ascenso es a través de un camino que atraviesa lo que podría parecer un bosque encantado… ¡¡¡¡Me gusta muchísimoooooo!!!! Aunque parece que el corazón se me va a salir por la boca por el esfuerzo, ni siquiera lo noto porque no puedo parar de contemplar maravillada la zona en la que me encuentro. No hay nadie más, solo nosotras y este bosque de cuento… Me ha parecido absolutamente maravillosoooo. Me parece 200% imprescindible subir hasta el Mirador de Orellán solo por conocer este paraje… 😍😍😍

A medida que nos acercamos al Mirador de Orellán y que ya podemos atisbar un poco lo que vamos a ver… Guaooo, ¡¡¡las vistas son espectaculares!!! ¡¡¡¡Qué maravilla!!!!

Me recuerdan MUY A PEQUEÑA ESCALA a Bryce Canyon en Utah, una de mis visitas favoritas en mi viaje de 26 días a la Costa Oeste de Estados Unidos

Bryce Canyon
Bryce Canyon

Una vez en el mirador me llama la atención el tamaño de Las Médulas, que me esperaba muchísimo más grande… Es cierto que sin querer las comparaba en mi cabeza con el anfiteatro de Bryce Canyon, que no tiene nada que ver en cuanto a tamaño y belleza en realidad… Aún así disfrutamos mucho del Mirador de Orellán tanto por sus vistas a Las Médulas como por las vistas del otro lado, donde pasamos un buen rato haciendo un montón de «fotos chorras» 😜. Es que esto del palo de selfie / trípode da mucho juego, jajaja.

Según indicaban los carteles informativos en el Centro de Recepción de Visitantes respecto al Mirador de Orellán (y al de las Pedrices): «el único modo de comprender la verdadera dimensión de la obra minera de Las Médulas y del paisaje creado sobre ella es subir a uno de sus miradores. Desde cualquiera de ellos, a los llamativos vestigios del Circo se suma toda el área circundante salpicada de depósitos de «murias» (escombros de la mina) ya disimulados por la cubierta vegetal y manchas de agua (los lagos artificiales). Más allá en el fondo puede observarse el paisaje del Bierzo».

Suerte que me traía mi batería externa (cuyo link ya no está disponible en Amazon) porque me está bajando la batería de forma exagerada… Yo no sé si es por el calor que hace, además de que como siempre uso el móvil sin parar tanto como cámara de fotos y como mapa, y que llevo activada la app de Wikiloc y la de Samsung Health para registrar el itinerario y luego poder compartirlo… La batería baja como la espuma y siempre necesito tener una batería externa que no pese mucho y que sepa que va a durarme todo el día sin fallarme. Prefiero que me sobren mAh por si alguien más se queda sin batería y necesita tirar de la mía. Estos son los requisitos básicos que tiene que tener una batería externa para mí:

  • Amplia capacidad: 15.000 – 20.000 mAh.
  • Lo más ligera posible: ≈ 230 gr.
  • Mínimo 2 puertos de carga: mínimo 1 de ellos de carga rápida 2.0 (mínimo 5V).
Mi batería de Amazon cuyo link ya no está disponible

Una vez que abandonamos el Mirador de Orellán seguimos ruta esta vez por una zona llana hasta que nos toca desviarnos para coger la Senda de Reirigo. Todo está perfectamente señalizado y no tiene pérdida ninguna.

Creo que es la ruta que mejor señalizada está de todas las que he hecho hasta ahora, y eso que he hecho muchas. Además llevo siempre conmigo la app Maps.me que es maravillosa e indica los caminos a seguir sin ninguna dificultad. Siempre estudio el itinerario en casa antes de hacer las sendas y voy marcando los distintos desvíos en la app Maps.me para que una vez en ruta sea todo muy sencillo.

Según indica en el cartel del desvío para la Senda de Reirigo: «el tramo inicial de esta senda transcurre sobre uno de los canales excavados para llevar el agua hacia las cortas de minado. Al llegar arriba, desde el borde del cortado se puede apreciar la magnitud del movimiento de tierras que se llevó a cabo durante el periodo de actividad de la explotación minera».

Tras tomar el desvío a mano derecha para coger la Senda de Reirigo, toca empezar a ascender de nuevo. Esta vez se nos hace muy duro porque hace muchísimo calor, exagerado, y eso siempre duplica el esfuerzo que hay que hacer. Cualquier dudaría de que estemos a 7 de octubre… 

No había dicho nada hasta ahora pero me llama muchísimo la atención además de molestarme sobremanera que hace ya un rato muy largo que llevamos un grupo de pequeñas moscas cojoneras con nosotras que no se separan ni un segundo y que en todo momento intentan meterse en la boca y los ojos. No me había pasado nunca nada igual… Nos echamos unas buenas risas por este motivo aunque en realidad me resultaron excesivamente molestas y no nos abandonaron hasta que llegamos al coche… Muy surrealista todo…

Como decía, la subida por la Senda de Reirigo se nos hace muy dura porque hay bastante desnivel y apenas encontramos un par de árboles para protegernos de la solana… Menos mal que siempre llevo conmigo una gorra y crema de sol abundante… Soy la reina de los «por si acasos» 😜 y siempre los acabo usando casi todos. 😂

Hasta ahora el tramo que más me gustó con diferencia fue el sendero que nos llevó hasta el Mirador de Orellán a través de ese maravilloso bosque encantado. Y el segundo tramo que más me gustó es el camino de cabras que vamos atravesando en dirección al Mirador de Reirigo. Adoro estos senderos estrechos en los que tienes que ir con cuidado para no caer por el «precipicio» de un lateral y en el que apenas entra una sola persona. No sé por qué pero ¡¡¡me encantan!!! El único «pero» como dije antes es que en este segundo tramo no hay prácticamente ninguna sombra que nos cobije del calor matador…

Llegamos hasta las Cuevas de Reirigo a las que no nos atrevemos a entrar pese a que venía preparadísima con una potente linterna, porque hay un montón de piedras enormes que se ve claramente que se han desprendido del techo y nos parece que entrar es arriesgarnos para nada..

Una vez que llegamos hasta la última cueva toca volver sobre nuestros pasos unos metros, poco antes del principio de las cuevas, para tomar el desvío que nos indica mi itinerario programado. Hay que tener un poco de cuidado en este caso porque la señal no se ve muy bien si se va camino a las cuevas, sino que se ve mejor una vez que se llega a la primera cueva, si se mira hacia atrás.

El camino sigue siendo súper estrecho además de pronunciado, con cuerdas que nos ayudan en el ascenso. En nuestro caso venimos con nuestros bastones de trekking básicos del Decathlon (LINK Decathlon) que me parecen imprescindibles para la ruta de hoy. 

Llegamos al Mirador de Reirigo a las 17 horas. Tiene unas vistas espectaculares de Las Médulas así como del propio pueblo de Las Médulas. Según indica el cartel informativo: «la vista desde este mirador permite obtener una panorámica del sector más meridional de la mina de oro de Las Médulas. En este sector se vaciaron más de 4 millones de m² de superficie por lo que forma el núcleo más grande y conocido de Las Médulas. Como se puede apreciar desde aquí no se limita al gran circo de las Valiñas (a la derecha, caracterizado por los grandes desmontes, restos de la explotación realizada con el sistema de las cortas de minado, la «ruina montium» de Plinio), sino que se extiende ampliamente, desde el Mirador de Orellán hasta la altura del Barranco de La Balouta, de forma que alcanza prácticamente 3 km de extensión máxima».

Después de este mirador nos encontramos con una bajada exageradamente pronunciada. De verdad, qué suerte que traemos los bastones que nos ayudan a no resbalar en el descenso… 

En la foto se puede apreciar todo el camino descendente, aunque no se aprecia para nada el desnivel

Llevo desde junio con dolor de rodilla desde que fui a Muniellos y hoy es el día que más me está doliendo con diferencia. Siempre me duele solo en los descensos pero hoy me hace daño ya sea cuesta abajo o en llano, pese a la rodillera de Amazon que me había salvado en un montón de rutas…

Ayer el médico me diagnosticó una condropatía rotuliana y me mandó ir al fisio a poner magnetoterapia. Empiezo el viernes. Espero que me alivie un poco porque no quiero tener que dejar de hacer rutas… 😭😭😭

Tras ese descenso desde el Mirador de Reirigo que se me hace un poco interminable, llegamos al Mirador de las Pedrices a las 17.45 horas. En este caso no me llama tanto la atención porque es bastante similar al de Reirigo.

Como comentaba antes, según indicaban los carteles informativos en el Centro de Recepción de Visitantes respecto al Mirador de las Pedrices (y al de Orellán): «el único modo de comprender la verdadera dimensión de la obra minera de Las Médulas y del paisaje creado sobre ella es subir a uno de sus miradores. Desde cualquiera de ellos, a los llamativos vestigios del Circo se suma toda el área circundante salpicada de depósitos de «murias» (escombros de la mina) ya disimulados por la cubierta vegetal y manchas de agua (los lagos artificiales). Más allá en el fondo puede observarse el paisaje del Bierzo».

Estamos un poco cansadas pues llevamos casi 8 horas en Las Médulas. Tenemos ganas de llegar ya al coche.

Aunque ya lo he puesto en alguna que otra ruta, quiero repetir que estoy encantadísima con mi nueva mochila para rutas. Por si alguno tenéis en mente buscar mochila, por solo 24,99€, con una capacidad de 20 litros y un montón de bolsillos para organizar bien las diferentes cosas, me gusta un montón (LINK Decathlonmochila pequeña de montaña y trekking Quechua NH500 20L gris tormenta). (Que conste que para nada me llevo ningún tipo de comisión. Es solo que quedé encantada con mi compra y siempre me gusta compartir mis descubrimientos por si ayudan a otras personas)

Me encanta esta foto de colofón final de Las Médulas pues los castaños han marcado una buena parte del día de hoy (y del de mañana). Y aunque no sé si se podrá apreciar con claridad en la primera imagen, el suelo estaba lleno de erizos de las castañas que serán una parte muy representativa de este viaje en general, y me recuerdan mucho a pelotas de tenis en un campo de entrenamiento.

Aún tardamos 1 hora en llegar al parking desde el Mirador de Pedrices. Finalizamos nuestra súper aventura a las 18.45 horas. Esta vez hay 8 coches en el parking. 

Aunque el sendero hasta el Mirador de Chao de Maseiros pasando por el Lago Sumido me decepcionó y me ha sorprendido el tamaño de Las Médulas por lo pequeño de la zona con formaciones rocosas, me han gustado muchísimo esos castaños con troncos sorprendentemente anchos; los suelos llenos de castañas por todas partes; el ascenso al Mirador de Orellán atravesando ese bosque de cuento; el propio Mirador de Orellán; el caminito de cabras hasta llegar al Mirador de Reirigo y el propio Mirador de Reirigo. Recomiendo muchísimo pasar un día entero en Las Médulas para poder disfrutar de cada rincón sin ninguna prisa. Nosotras hemos estado casi 9 horas y aunque estamos agotadas, nos vamos totalmente satisfechas. 😍😍😍

A modo de COMENTARIOS Y CONSEJOS VARIOS, decir que:

  • Para el día de hoy me parecen totalmente imprescindibles los bastones de trekking para ayudarnos tanto a impulsarnos en los ascensos como para evitarnos resbalones en el descenso. Los que yo uso son los más básicos del Decathlon (LINK Decathlon). Los tengo desde el 2018, me costaron solo 4,99€ cada uno y me van de lujo.
  • Las botas de monte también me parecen imprescindibles para llevar los tobillos lo más sujetos posibles además de para evitar resbalones.
  • No es necesario llevar pantalón largo porque no se atraviesa ninguna zona de zarzas ni ortigas.
  • No hemos visto ninguna fuente por el camino por lo que hay que venir bien aprovisionados. Yo llevaba 1 litro y medio de agua y 2 refrescos de 33 cl (por el azúcar que me aportan) y fue una cantidad suficiente. No me quiero imaginar hacer esta ruta en pleno verano con el calor que hemos pasado a 7 de octubre…
  • Es la ruta mejor señalizada que he hecho hasta ahora. Aún así recomiendo llevar descargado el mapa de Google Maps pasado a la app Maps.me, que se puede ver offline (aún sin cobertura). Todos los puntos mencionados en el post están ya metidos en mi mapa personalizado de Google Maps (ver mapa). Os dejo las instrucciones de cómo pasar un mapa a otro: instrucciones.
  • No hemos tenido cobertura durante gran parte del recorrido por Las Médulas.
  • Una vez que abandonamos la visita guiada no nos cruzamos con más de 15 personas. Adoro las rutas en las que no hay gente.
  • Tardamos un total de 6 horas 40 minutos en hacer toda la ruta, caminando un total de 3 horas 43 minutos según la app Samsung Health (en Wikiloc hay un error y constan solo 2 horas 43 minutos) y habiendo recorrido un total de 11,93 km.
  • Además de mi mapa de Google Maps con todos los puntos metidos (ver mapa), os adjunto el link de la ruta en Wikiloc.
Samsung Health
Wikiloc
Powered by Wikiloc

Lago de Carucedo

Sin apenas parar a tomar aliento, cogemos el coche y por recomendación de nuestra guía Ana nos dirigimos a visitar el Lago de Carucedo poniendo en Google Maps «parking lago de Carucedo». Tardamos solo 10 minutos en llegar y, tras atravesar el área recreativa del lago, nos encontramos de frente con un precioso y enorme lago con el sol dejando una maravillosa estela sobre su superficie.

Según indicaban los carteles informativos del Centro de Recepción de Visitantes de Las Médulas respecto al Lago de Carucedo: «la transformación del paisaje por la mina tiene inesperadas consecuencias. En el Isorga, un pequeño arroyo, los escombros de la mina acumulados en el cauce acabaron taponando la salida natural del agua. Nace así el Lago de Carucedo que a lo largo de los siglos no solo se ha integrado en el paisaje sino que lo ha enriquecido al crear un ecosistema lacustre estable. Hoy en día es un importante espacio natural al que llegan numerosos grupos de aves a pasar el invierno. Y como no podía ser menos, este lago tiene sus propias leyendas de princesas y antiguas ciudades sumergidas recogidas muchas de ellas en el libro Leyendas en torno a Las Médulas y Carucedo«.

Sacamos un montón de fotos porque el paraje lo merece y luego nos quedamos sentadas a la orilla del lago viendo el atardecer. No es para nada tan espectacular como el de ayer pero la sensación que tuve viendo el sol bajar en ese precioso lugar fue de completa paz y felicidad… No podía pedir nada más en ese momento, solo disfrutar de esa sensación, difícil de explicar con palabras… 🤗🤗🤗

A las 20 horas ponemos rumbo a Ponferrada, muertas de cansancio pero felices. Tardamos 35 minutos hasta estacionar el coche en el mismo parking de ayer. Nos vamos directas al hotel pues estamos totalmente molidas y aún tenemos algunas provisiones en el hotel para poder picar algo y tirarnos de cabeza a la cama a descansar que mañana nos espera un día de muchas emociones y hoy no damos más de nosotras. (Mientras escribo estas líneas Elvi ronca a mi lado que da gusto 😂)

GASTOS DEL DÍA (entre las 2):

  • Visita guiada: 6€.

TOTAL: 6€

Posdata: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Todos los puntos visitados a lo largo de esta pequeña escapada están recogidos en este mapa de «León»ver mapa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *