14. VUELTA A CASA

Viernes 11 de noviembre:

KRABI TOWN:

Suena el despertador a las 7 horas. Desayunamos y finalizamos las maletas.

Hacemos el check out sin incidencias y nos dirigimos al ferry a las 8.15 horas ya que sale a las 9 horas y necesito llegar pronto para coger sitio dentro, porque paso de estar 2h dándome el sol de forma gratuita.

Embarcamos sin problema ninguno y partimos a las 9 en punto, llegando a Krabi Town a las 12 del mediodía. Bajamos con rapidez pese al montón de maletas encima de la mía (unas 8). Al bajar al muelle hay unos cuantos taxistas un poco pesados agobiándote para llevarte a donde necesites pero los precios son demasiado caros, así que seguimos con las maletas hasta salir del recinto del muelle y ahí encontramos a más gente ofertando vehículos. Una señora nos dice que nos lleva hasta el hotel de Krabi Town por 50 THB cada uno, y a unos compañeros de viaje que nos hemos encontrado, les lleva al aeropuerto por 100 THB cada uno, pero, sobre la marcha en la misma conversación empieza a subir los precios y al comentarle que no eran los precios que nos había dicho hace unos segundos, nos dice que es su coche y puede subir los precios todo lo que quiera… jajaja. Al final acordamos que nos llevará por el precio inicial indicado pero en realidad ha sido muy gracioso este intento de regatear hacia arriba. Yo contaba con ir caminando si era necesario desde el muelle hasta el hotel pero realmente Krabi Town es mucho mayor de lo que pensaba y creo que sería imposible ir caminando con las maletas.

Tardamos unos 10 minutos en llegar a nuestro hotel en Krabi Town en el taxi. Pagamos los 100 THB acordados y hacemos el check in en el JP Mansion (LINK TripAdvisor) que he cogido aunque no vayamos a pasar la noche porque por 11€ así tenemos un lugar donde dejar las maletas y donde descansar hasta ir al aeropuerto. Creo que ha sido una decisión súper acertada ya que el hotel está mucho mejor de lo que pensaba y fuera hace un calor de morirse con el sol pegando a muerte, por lo que salimos para informarnos sobre los buses y comer y volvemos de nuevo al hotel a descansar un rato.

El del hotel nos indica que los buses al aeropuerto valen 80 THB por persona. Nos acercamos hasta la estación para informarnos, “estación” que nos cuesta encontrar porque en realidad consta de una mesa de plástico, dos sillas y una sombrilla donde no hay nadie atendiendo.

Al final encontramos a una chica que nos dice que la última van (dice que no son autobuses) es a las 17.30 horas y que son 100 THB por persona. Al indicarle que el del hotel nos ha dicho que son 80 THB nos lo deja en 80 THB sobre la marcha, aunque no sacamos ticket ni nada, es solo informativo. Creo que nos estamos equivocando ya que yo había visto la foto de un bus de línea regular que llevaba al aeropuerto

pero no he conseguido encontrar a nadie que nos sepa indicar por lo que acabaremos yendo en esta van en la que se puede regatear el precio…

Andamos justos de dinero por lo que decidimos cambiar 20€ no vaya a ser que mañana no nos llegue el dinero. Paramos en la primera casa de cambio que encontramos donde en un papel pone que el cambio está a 37,87. Le indicamos que queremos cambiar 20€ y sobre la marcha modifica el papel del cambio e indica que es un error y que está a 37,79. Nos reímos y le decimos que aceptamos igual, aunque es todo un poco raro.

Comemos en un puesto de la calle que tiene unas mesas y un ventilador. Comemos 2 «fried rice», uno con pollo y otro con gambas por 100 THB los dos.

Paramos en el 7/11 a comprar un litro y medio de agua por segunda vez en una hora (menudo calor que hace…) y unas galletas para tener por si acaso, y después de dar una mini vuelta para conocer el pueblo,

volvemos de nuevo al hotel para descansar un rato.

Tras la siesta ajustamos al máximo el peso de nuestras maletas con la báscula de mano y hacemos el check out sin incidencias.

Nos dirigimos a la supuesta estación de bus que resulta que ahora se ha convertido en un mercado y no queda ni rastro de dicha estación. Cerca hay un chico con una van que nos dice que él va hacia Ao Nang pero que esperemos 5 minutos que vendrá una van para el aeropuerto y que tendremos que pagar 100 THB por cabeza. Al mismo tiempo nos viene un tuk tuk y, tras negociar, nos indica que él nos lleva por 200 THB por cabeza ya. Nos guía hacia el tuk tuk de otra persona y montamos, pero no arrancamos. Al cabo de 10 minutos voy a preguntar al conductor y me dice que tendremos que esperar 50 minutos para salir. Indignados, nos bajamos del tuk tuk y volvemos hacia donde estaba la van hacia Ao Nang. Ahí de nuevo nos intercepta el primer conductor de tuk tuk y nos dice que nos lleva al aeropuerto por 300 THB. Le indico que habíamos acordado 200 THB y que por más de 200 no voy a ir a ninguna parte. Aparece una nueva van que tiene el letrero de Ao Nang y cuando voy a preguntarle al conductor para ir al aeropuerto, el conductor del tuk tuk le dice algo en tailandés y el conductor de la van me dice que no hay van para el aeropuerto, que tengo que ir a una estación de bus que se encuentra a unos 15 minutos caminando. No tenemos muy claro que no nos esté estafando y justo pasa un songtew como los de Chiang Mai y, al decirle que vamos al aeropuerto, nos indica que son 200 THB.

Montamos y por fin conseguimos llegar al aeropuerto en unos 15 minutos, mientras el conductor del primer tuk tuk nos mira mal al arrancar.

Al llegar al aeropuerto, como en el de Chiang Mai, pasamos un control nada más pasar la puerta del aeropuerto.

En el mostrador de Air Asia al igual que la vez anterior no miran para nuestra maleta de mano. Ambas maletas facturadas están a 500 gr de llegar al tope de 25 kg. Pasamos de nuevo el control típico de todos los aeropuertos y embarcamos con un poco de retraso.

BANGKOK:

Llegamos a Bangkok al aeropuerto de Don Mueang hacia las 21.30 horas. CONSEJO: si no hay mucha diferencia de precio, mejor coger una compañía aérea que de Krabi te deje en el aeropuerto de Suvarnabhumi ya que es de donde salen los vuelos internacionales y así te ahorras tener que atravesar todo Bangkok. Tenemos suerte de que nuestras maletas salen de las primeras y nos dirigimos a toda velocidad hacia la terminal 1, puerta 6 (CONSEJO), donde podremos coger el shuttle bus gratis hacia el aeropuerto de Suvarnabhumi. Nada más salir por la puerta 6, a mano izquierda hay un mostrador

Mostrador ubicado nada más salir por la puerta 6

donde, tras enseñar el billete del vuelo del que acabas de salir, así como el billete que vas a utilizar en el aeropuerto de Suvarnabhumi hoy o mañana (es el margen que hay) y el pasaporte,

te ponen un sello casi invisible en la muñeca.

Justo delante del mostrador se encuentra la parada del autobús.

Tenemos suerte y solo tenemos que esperar 5 minutos hasta que pasa el shuttle bus. Tardamos 50 minutos exactos sin nada de tráfico en atravesar todo Bangkok, de un aeropuerto a otro. No me quiero imaginar este traslado con Bangkok a rebosar de tráfico…

No puedo resistirme y ya que estamos en el aeropuerto desde el que vamos a partir mañana, me dirijo a los mostradores de Qatar Airways a ver si hay manera de que nos den las salidas de emergencia hoy. Me dice la chica que dejará una nota aunque mañana tenemos que llegar pronto igualmente para pedirlas. Mecachissss, podíamos haber tenido suerte…

Nos dirigimos a la planta 1 del aeropuerto para coger un taxi. Hay que esperar una cola bastante larga para ir sacando unos tickets como en la charcutería

y luego ya vas al taxi que te ha tocado. Por suerte pese a que la cola es muy larga va rápida y en 15 minutos sacamos nuestro ticket. Al ir a montar en el taxi que nos corresponde, nos pide 300 THB por ir a nuestro hotel que se encuentra a 5 minutos del aeropuerto. Protesto y digo que quiero el taxímetro, puesto que está muy cerca. El taxista amablemente nos acompaña a un mostrador que se encuentra a la derecha del lugar donde se sacan los tickets de los taxis y ahí una chica me da un papel en el que rellena los datos del hotel para entregarle a otro taxista que, según ella, sí que me va a poner el taxímetro, al cual habrá que añadirle 50 THB por recogernos en el aeropuerto. Al montar en el taxi el taxista me pide 200 THB por llevarme al hotel. Le indico que la chica me ha dicho que tiene que poner el taxímetro y lo pone de malos modos. Al llegar al hotel el taxímetro marca 61 THB y sigue subiendo mientras nos va sacando las maletas (ya que ¿para qué va a apagarlo?…). Le pregunto cuánto es y me dice 120 THB, pero como sé que son los 63 que pone en el taxímetro + los 50 por habernos recogido en el aeropuerto le doy 113 justos. Pone mala cara y se va sin decir nada.

Entramos en el hotel At Residence Suvarnabhumi (LINK TripAdvisor), que tiene muy buena pinta pero no lo podemos disfrutar puesto que estamos muertos de sueño, son las 12 de la noche y vamos a poner el despertador a las 5 de la mañana. Le pido por favor que me tenga llamado un taxi para las 5.30 horas.

La habitación está genial. Paso totalmente de ducharme con el poco tiempo que tengo.

Comemos los noodles que hay gratis en la habitación (del sueño que tengo no me paro a leer y echo los 2 sobres que vienen con los noodles, resulta que uno es picante y me toca cenar con la boca ardiendo)

y nos tiramos a dormir.

Sábado 12 de noviembre:

Suena el despertador a las 5 am. No notamos excesivo cansancio ya que ha sido un sueño muy reparador.

Envolvemos la maleta con mi querido film transparente y bajamos a recepción donde ya está el taxista esperando. Nos pone el taxímetro y en 10 minutos llegamos al aeropuerto. Pagamos 87 THB y nos dirigimos rápidamente al mostrador de Qatar Airways y… ¡¡¡felicidad máxima!!! ¡¡¡Conseguimos salida de emergencia en ambos vuelos!!!

Al pesarme la maleta de mano me indica que me paso 2 kg. Hago como que voy a meter cosas en la maleta de facturar de Nacho pero las dejo fuera y cuando me vuelve a pesar la maleta y da todo correcto, vuelvo a meter las cosas dentro sin que se dé cuenta.

Pasamos el control de equipajes sin incidencias y vamos al control de pasaporte donde no tenemos ni una sola persona delante de nosotros, ¡¡genial!! Nos quedan 1.000 THB para los 2 y nos damos un buen desayuno que incluye sándwich, napolitana, donuts, zumo, agua… Nos queda aún dinero para comprarnos unas patatas Pringles para el viaje. Nos sobran 40 THB que nos llevamos de recuerdo.

El viaje transcurre prácticamente sin incidencias incluyendo la escala en Doha (Qatar),

En la foto no se aprecia pero lleva un halcón en el brazo

exceptuando que nada más despegar tras la escala coloco la maleta en el suelo para poder llevar los pies estirados y elevados con la mayor comodidad posible como hago siempre…

… Y a los 2 minutos una bruja envidiosa llama a la azafata para decirle que yo no debería llevar la maleta por ser salida de emergencia. La azafata no le hace ni caso ya que solo no se pueden poner bultos en las salidas laterales pero yo al ir en la fila central no tengo problema.

Y por fin llegamos a Madrid. Evitamos dormir durante el vuelo exceptuando un par de horas para no tener jet lag y coger rápido el horario de España.

Recogemos las maletas y nos dirigimos a la puerta de salida de la T4. Menudo frío que hace al salir… Vaya contraste de temperaturas…

A la izquierda del todo de la salida de la T4 se encuentran los autobuses grandes y, a la izquierda de éstos, se encuentran las furgonetas de transporte gratuito de distintos hoteles. Solo tenemos que esperar 20 minutos hasta que llega nuestro transfer que nos deja en el Be Live City Airport Madrid Diana (ahora llamado Senator Barajas Hotel: LINK TripAdvisor).

Tras por fin poder ducharme, como 4 galletas porque me muero de hambre pero también de sueño y no me apetece salir a cenar. Me tiro en la cama y duermo casi 11 horas seguidas.

Suena el despertador a las 8.50 horas. Recogemos todo y nos dirigimos hacia el metro hasta Madrid Chamartín para coger allí el tren de vuelta a casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *