3. CHIADO + BAIXA + MOURARIA + BARRIO ALTO

Martes 4 de septiembre

Nos levantamos sin ninguna prisa. Hemos dormido bastante bien pese al calor.

A las 11.30 horas nos dirigimos a desayunar a un sitio que traía ya seleccionado en TripAdvisor, cercano a la pensión: Leitaria Baiana. Tomamos 2 pasteles de nata, 1 napolitana de chocolate, 1 de jamón y queso y una especie de bollo rebozado con sabor a pizza que estaba muy bueno. Junto con una Coca Cola, pagamos 8,9€.

Después de reponer energías, solo nos queda patear. La pensión está genial ubicada, en pleno centro. 

Descubrimos que Lisboa es mucho más pequeña de lo que nos imaginábamos, y que casi se puede recorrer en un día, a excepto del barrio de Belem.

Bajamos tranquilamente por la Rua Augusta viendo la estación de Rossio, el café Nicola, el arco de la Rua Augusta… para ir a parar a la Plaza del Comercio y a una mini playa que hay justo al final de la plaza, desde la que se divisa el puente 25 de abril, muy similar al Golden Gate de San Francisco, y que me permite trasladarme por un momento a nuestro próximo viaje a California en 3 semanas. Con el viento refrescándonos, es un lugar que transmite paz. 

Aunque ya lo había leído, sorprende un poco el hecho de que nos ofrezcan cannabis y marihuana sin cortarse ni un pelo… 

De aquí nos dirigimos hacia la izquierda mirando hacia el río Tajo y nos adentramos en el Barrio Morisco o Mouraria. Visitamos la parte gratuita de la Catedral de Lisboa y llegamos al Mirador de Santa Luzía, donde disfrutamos de las vistas mientras un chico toca el piano dulcemente, haciendo la situación de lo más idílica.

Continuamos ruta y llegamos hasta el Castillo de San Jorge, pero no nos apetece nada esperar la enorme cola ni pagar los 7€ por cabeza para contemplar las vistas, ya que el castillo en sí está en ruinas, por lo que seguimos con nuestra tournée, volviendo hacia el Barrio de la Baixa / Chiado.

Por 2 veces pasamos por la parada Martim Moniz para tratar de coger el turístico tranvía 28, pero las 2 veces vemos una cola que tiene pinta de durar más de 1 hora bajo el sol, por lo que pasamos de largo.

También por 2 veces nos acercamos al Elevador de Santa Justa, pero también hay un montón de cola.

Nos dirigimos hacia un restaurante que encontré recomendado en TripAdvisor: Marisquería Uma. Cuando llegamos hay bastante gente esperando fuera, por lo que no tenemos claro si esperar o marchar. Tratamos de reservar para cenar, pero nos dicen que está todo lleno hasta dentro de 2 días. Parece que la gente va entrando poco a poco por lo que finalmente nos decidimos a esperar. Hay un matrimonio con un niño que llevan más de hora y media… El problema para ellos es que al ser impares, siempre van pasando grupos pares delante de ellos. Nosotros finalmente esperamos unos 40 minutos. Recomiendo llegar hacia las 15 horas, que es cuando todo va más fluido. Ojo, que a las 15.30 ya no pasa más gente. Todo el mundo come lo mismo: arroz caldoso con marisco, 25€ / 2 raciones.

Está muy sabroso, con su toque picante, aunque para nuestro gusto el arroz es un poco escaso. El restaurante es muy pequeño, con las mesas muy juntas. El dueño al principio nos parece un poco grosero, aunque una vez que entramos está ya más relajado y es más amable. Recomiendo comer en este lugar. Tras salir, Nacho se compra 2 pasteles de nata de postre y ahora sí que ya está lleno.

Damos otro paseo por el Barrio de la Baixa – Chiado, donde hay mogollón de ambiente.

Durante este viaje he decidido llevar siempre puesta en la mochila una funda impermeable que compré en Amazon.

De esta manera nos localizamos con más facilidad cuando hay mucha gente y, al mismo tiempo, dificultamos el trabajo a posibles carteristas. Además, llevo siempre una riñonera que me ha dado la vida en todos los viajes desde que la compré, con sus varios bolsillos de buen tamaño.

Acabamos de nuevo en la playita situada al final de la Plaza del Comercio y, como estamos bastante cansados, acabamos acostados en la arena, echando una mini siesta. Hay varias personas haciendo lo mismo, mientras un grupo toca música justo al lado.

Después de un buen rato, nos dirigimos a la pensión a refrescarnos un poco y salimos de nuevo rumbo al Ascensor da Gloria, que está pegado a la pensión.

Cuando vemos el breve camino que recorre, decidimos subir a pie. Me parece una chorrada pagar (3,7€ ida y vuelta) para subir en este ascensor cuando la subida es muy pequeña.

Llegamos al Mirador del Jardín de San Pedro de Alcántara, que tiene unas vistas impresionantes de la zona del Castillo de San Jorge.

Mirador del Jardín de San Pedro de Alcántara

El problema es que está todo vallado y estropea un tanto las vistas, pero merece la pena igualmente.

Damos un paseo por el Barrio Alto y la verdad es que está todo tan cerca que de repente nos encontramos en el Chiado de nuevo. En general hay varios espectáculos callejeros y mucho ambiente.

Cenamos en una pastelería que encontramos por el camino, sin más…

Volvemos a pasar por el Elevador de Santa Justa, que sigue teniendo una cola enorme y, poco después, a mano izquierda, encontramos un montón de escaleras que nos acaban llevando de nuevo hasta el Mirador del Jardín de San Pedro de Alcántara. Si es que está todo pegado, y yo pensando que Lisboa era bastante grande… Observamos de nuevo el paisaje del anochecer

Mirador del Jardín de San Pedro de Alcántara

y nos retiramos a la pensión, pues estamos muy cansados, más por lo que arrastramos de los últimos días que por haber caminado hoy en exceso.

Por ahora nos ha gustado más Oporto que Lisboa, aunque es verdad que aquí hay un montón de ambiente y disfrutamos recorriendo las calles.

Mañana toca Barrio de Belem por la mañana, pero sin madrugar de nuevo. Veremos a ver si no pillamos unas colas exageradas…

GASTOS DEL DÍA:

– Desayuno Leitaria Baiana: 8,9€.
– Fanta naranja: 1,5€.
– Porta bolsos Ale Hop: 6€.
– Agua pequeña x 2: 1,4€.
– Comida Marisquería Uma: 29€.
– Pastelitos: 2€.
– Cena Sacolinha: 10€.

TOTAL: 58,8€.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *