3. HABANA VIEJA (parte 1)

Miércoles 25 de abril:

Nos despertamos a las 8.30 horas (hora de Cuba). Ayer cuando llegamos a la casa estábamos muertas de calor por lo que pusimos el aire acondicionado a tope y nos dormimos con él. De noche tuve que levantarme porque casi muero congelada.

Comentar que en la habitación tenemos 2 tipos de enchufes (ocurrirá lo mismo en todas las casas): unos que precisan de adaptador puesto que son 2 clavijas planas, y otros que son exactamente como los de España por lo que no necesitamos un adaptador. Además decir que las 2 nos hemos traído un enchufe múltiple + alargador Powercube de 3 metros con 5 tomas, que compré el año pasado en Amazon y que nos resultan muy muy prácticos a la hora de viajar. (CONSEJO) Totalmente recomendable llevar siempre uno la maleta.

Tras una ducha, salimos a desayunar. El desayuno está incluido en el precio de todas las casas particulares. Nos ponen 2 boles con fruta troceada, pan recién tostado, mantequilla, mermelada casera, huevos revueltos y queso, café con leche y zumo. Hemos leído tanto sobre el tema de líquidos y precauciones, y como el año pasado en Marruecos me puse tan mala de la barriga que como el zumo está diluido con agua, aunque Raquel la dueña nos cuenta que el agua está hervida previamente, preferimos no tomarlo. Raquel nos indica que mañana nos preparará ya el zumo sin diluir.

Tras embadurnarnos en crema del sol y en spray antimosquitos y ponernos las pulseras de Parakito (siempre hay que echar primero la crema del sol y luego el spray antimosquitos, siempre en ese orden para que haga efecto la crema del sol), Raquel nos acompaña a la vuelta de la esquina donde hay una tienda estatal (medio vacía de mercancía…) en la que compramos 2 garrafas de agua de 5 litros por 3,80 CUC (precio oficial).

Hace un calor horroroso y mucha humedad.

Regresamos a la casa y rellenamos nuestras botellas. Pagamos el alojamiento a Raquel (70 CUC). Hemos quedado con Alberto en que vendrá a las 11.30 horas a recogernos a casa. Hoy tenemos organizado un tour a pie por La Habana Vieja.

Son las 18.30 horas y acabamos de llegar tras 6 horas de ruta con Alberto, quien llegó puntual a recogernos. El tour ha sido muy interesante visitando los sitios más típicos de La Habana Vieja como son el Paseo del Prado, el Capitolio, la terraza del Gran Hotel Manzana Kempinski,

Vistas desde la terraza del Gran Hotel Manzana Kempinski
Gran Hotel Manzana Kempinski

las 4 plazas más importantes (la plaza de Armas, la plaza de la Catedral, la plaza de San Francisco de Asís y la plaza Vieja), la Bodeguita de en medio, el Floridita, la Calle del Obispo (la más céntrica de la Habana vieja y con un montón de ambiente),

el Museo de la Revolución Cubana por fuera… Lo que más nos gustó fue ver el ambiente en la Calle del Obispo, con música en directo y gente bailando sobre la marcha, así como las vistas de los coches clásicos americanos.

El Floridita y La Bodeguita de en medio me parecieron una decepción total, pese a ser tan famosos.

El Floridita
La bodeguita del medio

Me parece que esos bares tienen mucha fama pero que realmente no merecen la pena más que para una visita rápida. Ejemplo del precio de las consumiciones en El Floridita: cerveza – 4,5 CUC, CocaCola – 3 CUC.

Comimos en un sitio que había recomendado un forero y que Alberto nos dijo que a él también le parecía bien: La caribeña. Él nos deja allí y pasa a buscarnos después de haber ido a comer. Pedimos lo mismo que había pedido el forero: espaguetis con langosta y espaguetis con camarones, y la verdad es que podrían haber sido espaguetis con X, puesto que sabían a tomate y queso sin más. Tras probar distintos restaurantes a lo largo del viaje, NO recomendamos este sitio por la calidad de la comida. Pagamos un total de 10 CUC por ambas raciones de espaguetis y una botella de litro y medio de agua.

Cerca de la Calle del Obispo encontramos El Barrio del Arte que para mi madre como amante del arte, era visita obligada. Descubrimos por casualidad la galería El ojo del ciclón, muy interesante y flipante, con arte moderno y muy creativa. Yo no soy fan del arte, pero reconozco era una pasada. Recomiendo totalmente su visita, incluyendo los baños y el segundo piso.

Además Alberto nos lleva a visitar una farmacia solo para cubanos pues como soy enfermera sabe que me gustan estos temas, y una tienda donde se compra con la cartilla de racionamiento. Gracias a esta cartilla los cubanos no pasan hambre aunque sí tienen carencia de nutrientes por la falta de variedad.

Aprovechamos para comprar un regalo, que es una placa imitación de una matrícula de Cuba tamaño grande por 4 CUC. Alberto nos había dicho que hay que regatear en prácticamente todos los sitios, pero también que consideraba que el precio adecuado de esa matrícula eran 4 CUC, por lo que cuando el precio que nos dijeron coincidía con el que nos había dicho él, decidimos no regatear.

Lo malo del tour es que hacía muchísimo calor, con muchísima humedad, y que no dormimos mucho durante la noche por lo que estábamos muertas.
Descansamos un rato en la casa particular.

Totalmente recomendable la casa de Raquel en la calle Refugio, al lado del Paseo del Prado, el Malecón y el Museo de la Revolución. La habitación es amplia, con el aire acondicionado perfecto y el baño totalmente acondicionado. Raquel es súper simpática y siempre atenta a cualquiera de nuestras necesidades.

Tras un breve descanso nos dirigimos hacia el Malecón, que se encuentra a 5 minutos andando. Para cruzar hasta el mismo es una odisea ya que hay 6 carriles y ningún paso de peatones ni semáforo, por lo que acabamos cruzando corriendo en 2 tandas, primero hasta el centro y luego hasta el final.

Casas medio destruidas a lo largo del Malecón

Nos dijeron que todo el malecón es zona wifi por lo que nos conectamos por primera vez con nuestra tarjeta Etecsa. El procedimiento es muy sencillo, solo hay que elegir el wifi Etecsa que está abierto, sin contraseña, y luego ya meter el usuario y la clave que se indican en la tarjeta Etecsa comprada previamente. 

CONSEJOS:

  • Como dato importante, no olvidarse a la hora de desconectarse de cerrar primero la sesión de Etecsa para que no nos sigan corriendo los minutos.
  • Sacar foto de la tarjeta y sus códigos, una vez rascada la parte gris, para poder aprovecharla igualmente en caso de pérdida.
  • Ir mandando los WhatsApp que nos apetezca a lo largo del día, que pueden incluir tanto mensajes como audios, así como fotos y vídeos, sin problema. Así una vez que nos conectamos al wifi se mandan todos de golpe y no hay que andar restando tiempo de la tarjeta.

Como en España es la 1.30 de la mañana, pillamos a muy poca gente despierta por lo que estamos solo unos minutos conectadas. Tras el momento Whatsapp podemos disfrutar de un maravilloso atardecer que, aunque se nubla justo cuando se está acabando de meter el sol en el mar, nos ofrece unos colores preciosos en el cielo.

Hay mucha gente sentada en el malecón, aunque nos llama la atención que la mayoría de las personas están sentadas de espaldas al mar y al atardecer. Creemos que estarán aprovechando el wifi de la zona.

Como estamos agotadas, decidimos hacer una cena rápida y luego ir a descansar a la casa. Elegimos un sitio que está al lado de nuestra ubicación en el malecón y al lado de la misma casa particular. Se llama “Dos pelotas” y lo elegí a través de TripAdvisor tras haber mirado las opiniones en España. Tengo que decir que acertamos de pleno. El sitio es muy pequeñito, pero el personal es muy simpático. Me pedí un arroz frito que estaba buenísimo, me recordaba mucho el sabor al pad thai tailandés y me encantó muchísimo. La ración era enorme y costaba sólo 3,95 CUC, ¡¡¡súper recomendable!!! Además pedimos por primera vez un plato de ropa vieja, que también era muy abundante y sabía a una mezcla entre carne asada y carrilleras. A mí me gustó tanto el arroz que solo probé un bocado del otro plato. Suerte que a la vuelta de nuestro viaje por Cuba tenemos unas noches en La Habana, porque repetiré seguro. Cenamos por un total de 12,10 CUC y sobró casi una ración entera entre las dos.

De aquí ya volvimos a la casa particular a ducharnos, finalizar el diario y a descansar, que mañana toca madrugar. Hemos quedado con Alberto en que pasará a recogernos a las 8.30 horas y hemos pedido el desayuno para las 7.30.

GASTOS DEL DÍA:

– Garrafas agua 5 litros x 2: 3,8
– Tour por la Habana vieja: 25
– Consumiciones: 3,65
– Propina galería arte: 3
– Propina señora puro: 1
– Propina cantante: 1
– Comida La Caribeña: 10
– Placa Pili: 4
– Cena Dos pelotas: 12,1
– Casa particular Raquel: 35

TOTAL: 98,55 (≈ 89€)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *