8. GOSPEL + HARLEM + CENTRAL PARK NORTE + CRUCERO HARBOR LIGHTS

Domingo 15 de septiembre:  

¡¡¡¡Hoy toca misa gospel!!!! Tengo grandes expectativas porque estuve en una en San Francisco y la experiencia fue una pasada. He elegido la misa góspel en Union Baptist Church porque me la recomendó un amigo que estuvo el año pasado y le encantó, y porque está algo alejada de la zona turística, por lo que espero que por ello sea más real y no esté masificada como otras de las que he leído. La misa empieza a las 10.30 horas, pero les mandé un email y me recomendaron estar a las 10.15 horas.

Salimos del hotel a las 9 horas y en la estación 50 St & 8 Av cogemos el tren línea azul – letra C hasta 145 Street / St Nicholas Avenue Station. Hemos salido con antelación bastante por si acaso, porque leí que en fin de semana a veces no funcionan los metros express y solo van los locales, y prefiero llegar pronto que tener que entrar cuando ya haya empezado la misa. El metro tarda solo 20 minutos, por lo que llegamos con tiempo de sobra. A la salida del metro hay un Starbucks que aprovechamos para ir al baño. La puerta se abre con un código numérico, pero éste está escrito encima del teclado, por lo que podemos entrar sin problema.

A las 10 horas la gente ya está entrando en la iglesia. Las señoras están vestidas muy elegantes, con sus perlas y sombreros. Parece que nos hemos transportado a los años 60, es una pasada, de película total. Todos nos reciben amablemente y, cuando ya estamos sentadas, todo el que pasa por delante nos va saludando.

Tras preguntar, nos indican que no podemos sacar fotos, aunque luego la gente saca el móvil sin cortarse mucho y los acomodadores tardan mucho en empezar a llamar la atención. Tampoco se puede beber. Hay baño en el interior. Tienen portero y hasta acomodadores con guantes blancos impolutos, y eso que la iglesia es pequeñita. Algunas señoras del público traen sus panderetas y acompañan al coro desde las gradas. Al poco de empezar, piden a todos los turistas (menos de 20) que nos pongamos en pie para darnos la bienvenida. Más tarde pasan un cesto y metemos 4$.

Hay una enfermera vestida a la antigua usanza, con su cofia y su vestido blanco, repartiendo clínex a quien lo necesita, pues hay gente que se emociona mucho durante la misa. Nos quedamos hasta las 11.45 horas.

Enfermeras en New York

Sé que las comparaciones son odiosas, pero también son inevitables. Mi madre ha disfrutado mucho de la experiencia, pero yo no puedo evitar comparar esta misa con la que vi en la Glide Memorial Church en San Francisco y para mí esa fue más divertida y más cercana, la gente te daba abrazos, se podían sacar vídeos y fotos sin problema y aunque era más grande, no había porteros ni acomodadores, que lo hacen todo un poco más distante. Y eso que aquí la gente también ha sido muy amable, pero mis sensaciones han sido peores. Además, lo malo de aquí es que hay 3 pisos y, aunque la mayoría estamos en el segundo, parte de la misa transcurre en el primer piso y no se ve nada de nada. Creemos que la orquesta, si es que hay, está ahí abajo, porque nosotras no hemos visto nada. Así que si volviese buscaría otra iglesia que me llenase más, y eso esta no era turística para nada, que era una de las cosas que buscaba.

Dejo los videos de la misa gospel del año pasado para poder comparar:

De aquí nos dirigimos hacia Adam Clayton Powell Junior Boulevard y Malcom X Boulevard (la más bonita de las 2 desde mi punto de vista): «para ver las famosas casas marrones, con las escaleras y las barandillas típicas de las películas». La experiencia de dar un paseo por aquí me encanta, las casitas son preciosas y hay un montón de iglesias con mucho encanto. Disfruto muchísimo. ¡Lo recomiendo de verdad!

La idea era ir a hacer un brunch, pero tanto en Sylvia’s como en Amy Ruth’s, que eran los 2 sitios que traía anotado, hay una media hora de espera, y con el sol y el calor que hace no nos apetece nada, por lo que seguimos ruta.

De camino vemos muchísima policía y están cerrando las calles al tráfico. Un policía nos explica que es el 50 aniversario del «African – American Day Parade». Vemos un montón de carrozas para el desfile. Hay muchísimo ambiente. Nunca había visto un desfile tan multitudinario, lástima que en las fotos no se aprecie, para variar…

Llegamos a la zona norte de Central Park a las 13.45 horas.

Vamos dando un paseo hasta llegar a la zona llamada The Ravine cuyas fronteras son 2 arcos rústicos, uno al suroeste y otro al noreste (Huddlestone y Glen Span). ¡Es impresionante! De repente te adentras en una zona boscosa que bien podrías estar haciendo una senda por Asturias… Si no te paras a pensar dónde estás, es muy difícil darte cuenta de que estás en pleno Nueva York, en medio de Central Park. Podrías estar en cualquier bosque del norte de España, por ejemplo. Es una sensación alucinante, muy difícil de explicar.

Muy muy recomendable la visita a esta zona de Central Park. Es increíble los contrastes que hay en tan poco espacio, por ejemplo dentro de Central Park pasamos de enormes praderas, a zonas de bosque con cascadas incluidas, a zonas rodeadas de rascacielos…

La zona de The Pool con el lago completamente verde es preciosa, no podemos parar de sacar una foto detrás de otra. Un neoyorkino que nos encontramos nos explica que el lago normalmente no tiene ese color, sino que es agua normal, así que hemos tenido mucha suerte, porque la estampa es preciosa.

Una hora después salimos a la avenida de Central Park West donde tenemos ubicado nuestro ya supermercado favorito, el Whole foods (21,25$).

Repuestas las fuerzas, a las 16 horas nos adentramos de nuevo en el parque. El lago Jacqueline Kennedy Onassis Reservoir, que ocupa una cuarta parte de la superficie de Central Park, tiene unas vistas preciosas pero no nos llena tanto como lo anterior, quizás debido a su inmenso tamaño, que hace que no sea tan acogedor como lo que acabamos de ver.

Llegamos al castillo Belvedere a las 16.40 horas (y cierra a las 17 horas). La subida es gratis pero, una vez «vistas las vistas» debo decir que se ve prácticamente lo mismo desde arriba que desde abajo, por lo que si cuando se llega está cerrado, no es ninguna gran pérdida.

A las 17 horas salimos ya del parque en busca del metro. Lo cogemos en la estación del Museo de Historia Natural, línea azul – letra C. Aún nos quedan 3 viajes de metro de los 33$ que metimos, y si hubiésemos tenido el bono de 7 días como era nuestra idea inicial, nos hubiese acabado mañana al finalizar el día, por lo que finalmente nos duró exactamente lo mismo. ¡¡¡Bieeen!!!

Pasamos por la tienda que tenemos al lado del hotel, la Westfield Market Place a comprar leche. Una botella de 1,89 litros – 3$.

Tenemos poco más de 20 minutos de descanso en el hotel antes de dirigirnos al pier 83. Hoy tenemos el crucero nocturno Harbor Lights, del que ya conseguí las entradas el otro día (recogida entradas Harbor Lights), por lo que tras llegar a las 18.20 horas, nos ponemos directamente en la fila de «Pier 83 North». Hay un montón de gente ya delante de nosotras, y otro buen montón en la fila donde el otro día tuve que validar la New York C3 por las entradas como tal.

No se puede introducir comida o bebida del exterior (cosa que no sabía y que luego veo que está en letra pequeña en las entradas) pero, aunque nos miran las mochilas, lo hacen muy por encima y no nos localizan las botellas de agua ni unas bolsitas con frutos secos.

Antes de embarcar sacan la típica foto que luego te quieren vender y que ya vemos que es habitual en las distintas atracciones.

A las 18.35 horas ya estamos sentadas en el barco. Elegimos el piso de arriba, la parte descubierta, donde hace más calor que en la parte cubierta, que tiene el horroroso aire acondicionado a tope. Todas las sillas ubicadas justo en los laterales ya están cogidas, por lo que nos toca tercera columna. Zarpamos a las 19 horas.

Si ver el skyline el otro día desde Brooklyn me enamoró, esta experiencia es totalmente alucinante. Lo recomiendo al 200%. Hemos tenido muchísima suerte con el clima porque tenemos el cielo despejado lo que nos permite ver unas luces del atardecer preciosas.

Todas las vistas que vemos son espectaculares, alucinantes, una de las cosas que hemos hecho en Nueva York que más me ha gustado con diferencia. Recomiendo totalmente sentarse en el lado que da a Manhattan a la hora de iniciar el tour, ya que permite sacar fotos de los edificios al atardecer con un tono nacarado precioso

y luego ver todo el skyline de Manhattan ya anochecido.

Empire State al fondo a la derecha

Aunque te puedes levantar puntualmente para sacar alguna foto, todo el mundo debe mantenerse sentado para no molestar al resto de las personas. Toda la gente que no va sentada en los laterales del barco, por narices tendrá sus fotos llenas de cabezas de personas. El palo de selfie me está viniendo de lujo porque aunque solo tengo 2 personas a la izquierda, de esta forma evito todas las cabezas en todo momento (tal y como podéis comprobar en todas las fotos). Totalmente recomendable traer un palo de selfie a esta excursión.

El Empire State está iluminado con la bandera mexicana en honor al Día de la independencia de México.

No paran de pasar helicópteros (diría que son las estrellas del cielo de Nueva York), como si el tour en helicóptero fuese súper barato… Yo lo descarté porque para mí el precio VS la duración no me compensaba. Desde mi punto de vista teniendo en cuenta que este crucero cuesta 41$ (sin el descuento de la City Pass) y dura 2 horas y el vuelo en helicóptero cuesta más de 250$ por unos 20 minutos, creo que merece muchísimo más la pena hacer este crucero.

El horario en este caso es de vital importancia y recomiendo llegar lo suficientemente pronto para conseguir un buen sitio sí o sí. Mínimo a las 18.10 horas.

La última parte del tour consiste en pasar al lado de la Estatua de la Libertad iluminada, durante un montón de tiempo y desde los 2 lados del barco para que todo el mundo pueda verla perfectamente y con calma.

¡¡Menuda pasada!! Hasta ahora este crucero ha sido lo mejor de mi viaje a Nueva York con diferencia, y eso que he visto cosas espectaculares en los 6 días que llevo de viaje. No podría explicar todo lo que he sentido al hacer este crucero, solo se puede saber viviendo la experiencia. Siento que ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, y paro aquí ya mi opinión para dejar de repetirme. (Escribo siempre mis opiniones durante la realización o justo después de realizar todas las actividades, para que sean lo más fidedignas posibles, y vivo las cosas de forma muy intensa, por eso a veces puede parecer que estoy exagerando pero es como lo estoy viviendo en realidad)

Atracamos en el puerto a las 21 horas, exhaustas, después del subidón de adrenalina que hemos experimentado, y descubriendo de repente una luna llena enorme… ¡¡Lo que nos faltaba ya para finalizar!!

Luna llena
Luna llena

Después de tantas emociones nos ha entrado un hambre voraz. Vemos que cerca del pier 83 hay un Five Guys y un Au Bon Pain, y como nos ha encantado la comida de los 2 sitios, la idea es coger la misma hamburguesa del otro día y el mismo bocadillo y compartirlos, pero tras llegar al Five Guys ya vemos que hay una cola considerable (estamos en la 8ª con la 42), no como cuando fuimos el otro día en Brooklyn que estábamos prácticamente solas, por lo que cambiamos el plan y decidimos coger 2 hamburguesas de beicon y queso pequeñas (con 1 sola pieza de carne) y dejar el Au Bon Pain para otro día. Las hamburguesas están deliciosas pero se nota que están hechas con mucho menos cariño que las del otro día, debido a la carga del personal, ya que este Five Guys está lleno de clientes y en el del otro día solo había 2 personas más además de nosotras.

Llegamos al hotel a las 22.30 horas, destrozadas (muero del dolor de espalda de estar tantas horas de pie) pero felices. Creo que nunca me había metido tantísimo tute en un viaje, pero está mereciendo muchísimo la pena.

GASTOS DEL DÍA:

• Union Baptist Church: 4$.
• Whole foods: 21,25$.
• Westfield Market Place: 3$.
• Five Guys: 18,7$.

TOTAL: 46,95$.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *