3. HIGHWAY 1 (parte 1)

Miércoles 26 de septiembre:

Nacho lleva despierto desde las 5 y algo así que a las 6 ya me pongo a reorganizar las maletas para que todo esté mucho más accesible. Como traigo varias mochilas (2 bolsas estancas de 20 litros, una mochila – nevera del Decathlon también de 20 litros…), voy metiendo en cada una cosas como por departamentos para que todo esté mucho más organizado y sea más fácil de localizar.

En este hotel tenemos desayuno buffet incluido así que vamos temprano a desayunar. Somos los primeros en llegar. El desayuno está muy rico y variado. La habitación del hotel es perfecta aunque la cama es tamaño normal y no lo que creo que vamos a tener en la mayoría de hoteles.

Además el hotel es muy cuqui, con sus cabañitas y su mini riachuelo con peces.

En la calle hace muchísimo frío y está todo nublado. Vamos a recorrer el pueblo. Nacho no para de sacar fotos a todos los coches, está flipando por el nivel que hay. Solvang tiene un montón de encanto y es muy chuli.

La Sirenita

Lo malo es que son las 8 y media de la mañana y las tiendas no empiezan a abrir hasta las 10 por lo que apenas hay gente por la calle y mucho menos ambiente. Ayer cuando llegamos estaba todo iluminado y muy bonito pero veníamos tan destrozados que no nos dio para disfrutarlo ni contemplarlo.

A las 9.10 horas salimos rumbo a San Luis Obispo pero primero necesitamos parar en un supermercado para abastecernos. La recepcionista del hotel nos recomienda Albertsons, a 5 minutos del hotel. Tardamos más de 1 hora en hacer la compra. Todo nos parece muy caro y de hecho al principio no sabemos ni cómo leer los precios, hasta que preguntamos. Compramos la famosa nevera de forespán por 3,99$.

El hielo 1º se paga (junto con toda la compra) y luego se recoge a la salida, que es donde se encuentran las neveras.

A lo largo del diario daré los precios en dólares o euros ya que lo que pagamos en efectivo será en dólares pero lo que pago con tarjeta lo pongo ya en euros directamente tal y como me aparece en la cuenta online del banco.

Tras hacer la compra (62,68€), repostamos. Aunque tenemos el depósito medio lleno, prefiero repostar cada día por la mañana. Hay que revisar bien los precios de las gasolineras porque puede variar mucho de unas a otras. Nosotros tenemos justo 3 alrededor y elegimos Chevron, que suele ser de las más baratas. Al pagar en efectivo siempre sale más barato. El galón de Regular 87 está a 3,639$. El procedimiento es un tanto extraño:

  • 1º. Tengo que entrar en la tienda.
  • 2º. Le entrego 100$ a la cajera puesto que al ser la primera vez que repostamos no tengo ni idea de cuánto nos va a costar.
  • 3º. Llenamos el depósito.
  • 4º. Una vez que vemos cuál ha sido el precio final, vuelvo a la tienda para que me devuelvan la diferencia.

Hemos pagado 29,30$.

Ahora sí, son las 10.25 horas y nos dirigimos hacia San Luis Obispo. Por ahora el GPS del móvil funciona a la perfección. Vemos un Walmart gigante a mano izquierda unos 20 minutos después de haber salido. Si lo llego a saber, hubiésemos hecho ahí la compra.

Paramos en el Madonna Inn Hotel, del que traigo anotado:

  • Tiene 109 habitaciones, todas diferentes. Algunas de las habitaciones más famosas son la del Hombre de las Cavernas, una gran caverna con paredes de piedra, o La Jungla, con árboles, una ducha en forma de cascada y frazadas (mantas gordas) imitación a piel de cebra. Todo es excesivamente llamativo, hasta el punto de lo cómico.
  • Las habitaciones cuestan entre 110 y 250$.
  • Curioso de ver. Entrar en los baños. El baño de hombres del restaurante es también famoso: el urinario es una cascada de dos metros de ancho.
  • No tiene nada que ver con la reina del pop sino que su nombre procede del excéntrico y millonario arquitecto que lo construyó, Alex Madonna.

¡Es una pasada! ¡Me gusta muchísimo! Es súper excéntrico pero digno de ver. Pasamos una media hora recorriéndolo entero. Considero que es una visita ¡muy recomendable!

A San Luis Obispo se tardan 5 minutos desde el Madonna Inn. De este pueblo tenía en mis apuntes:

  • Es uno de esos lugares en los que nadie pararía si no fuera porque hay un excelente lugar para quedarse a dormir (Madonna Inn Hotel).
  • Los jueves por la tarde – noche ponen un mercado para comer en la calle, con música en directo.
  • Qué ver:
    • Bubblegum Alley (callejón del chicle): en el 733 de Higuera St.
    • Madonna Inn Hotel.
    • Misión.

Una vez conocido, para mí no es una visita imprescindible para nada.

Es un pueblo pequeño y tranquilo. Es la primera vez que nos toca aparcar fuera de parking y nos liamos un montón con las señales. Y eso que me lo traigo todo estudiado de casa, pero hay cosas que directamente no conseguimos traducir. Acabamos encontrando una zona de parking gratuito y ahí lo dejamos.

Vamos a un parquecito a comer pollo a la parrilla que habíamos comprado en el supermercado y damos una vuelta por el pueblo hasta llegar al Callejón del chicle, que es más bien una visita anecdótica.

Hasta la Misión no vamos porque no nos llaman la atención esas visitas.

Hemos encontrado una tienda que está muy chula llamada Rocket Fizz Gags & Gifts con un montón de tonterías tipo cerveza Duff de Los Simpson y similar.

A las 13 horas cogemos de nuevo el coche rumbo a Piedras Blancas:

  • En esta playa descansa una colonia de elefantes marinos en libertad que se pueden observar a pocos metros de distancia. En realidad, aunque este es el punto de parada habitual, los elefantes marinos habitan en una zona costera que se extiende más de 10 km alrededor de Piedras Blancas.
  • Las piedras blancas que dan nombre al lugar deben su color a los excrementos de las aves. Olor un tanto intenso por la zona.
  • La colonia actual consta de 8.000 individuos. El mejor momento para verlos es entre los meses de diciembre y abril por los movimientos migratorios que realizan, aunque se pueden ver durante todo el año en menor número.
  • Los machos pueden alcanzar los 6 metros o más de largo y hasta 4 toneladas de peso, mientras que las hembras no superan los 3 metros y los 900 kg. Los individuos masculinos además presentan un hocico elongado similar a una trompa corta, lo que les ha valido el apelativo de “elefante”.
  • Está prohibido bajar a la playa.

Es una visita que tenía muchas ganas de hacer… ¡A ver qué tal!

Como suele pasar cuando las expectativas son altas, las cosas no suelen salir como uno esperaba. Apenas hay leones marinos y están lejos por lo que no se aprecian bien, así que la visita es breve.

Al salir vemos que había un cartel que indicaba que las mejores vistas estaban en el lado contrario (más cerca de San Francisco que de Los Ángeles), y al pasar con el coche es verdad que vemos que hay más y están más cerca, pero decidimos seguir ruta que ya vamos tarde para cumplir con nuestro itinerario y llegar a ver atardecer a Nepenthe, si es posible. Además después de la decepción de la primera impresión, ya no me apetece dar la vuelta.

Nuestra siguiente parada es Ragged Point, del que traigo anotado:

  • Buen lugar donde comer, con tiendas y gasolinera.
  • Se pueden empezar a ver las rocosas costas del Big Sur.

Se trata de una breve parada donde se puede sacar una foto chula en un banco entre 2 árboles con las montañas de fondo. Tiene restaurantes, tiendas y gasolinera, aunque no nos fijamos en el precio.

Durante el día nos ha llamado 2 veces al móvil, a mi número americano de Lyca Mobile, una locución automática desde Carolina del Sur en la que no entendíamos el mensaje del todo pero sonaba fatal, algo de que tomarían medidas si no hacíamos algo antes de 24 horas, por lo que preguntamos a una chica mexicana que nos lo tradujo y nos dijo que creía que era una estafa puesto que se refería a que el sistema americano de “declaración de la renta” nos reclamaba algún fallo. Una vez que entendimos el mensaje pasamos del tema, pero al principio teníamos un mosqueo enorme pensando que habíamos cometido alguna infracción de tráfico.

Estamos entrando ya en el Big Sur pero está lleno de niebla y no se ve el paisaje. Son las 15 horas. En 1 hora llegamos a Julia Pfeiffer State Reserve para ver las McWay Falls:

  • No confundir con el Pfeiffer Big Sur State Park.
  • Existe un parking de pago (10$) aunque cabe la posibilidad de aparcar en un lateral de la carretera, gratis → Al llegar, en una curva se pueden ver muchos coches aparcados a ambos lados de la carretera: hay que aparcar donde se pueda y caminar muy poco hasta encontrar un buen punto en el que se vea la preciosa playa.
  • Si se pagan los 10$, la entrada vale para Point Lobos State Park si se visita el MISMO día.
  • La mayoría de la gente entra solo para ver las cascadas aunque en realidad hay un montón de trekkings y hermosas vistas panorámicas.
  • Dispone de 2 breves recorridos, uno hacia la cascada y otro hacia el camping. Ambos tienen vistas increíbles.
  • Muy bien señalizados los caminos para trekking.
  • “El paisaje parece sacado de la polinesia o de una isla paradisíaca”.
  • En 2017 había bastantes zonas cerradas por deslizamientos de tierra.
  • McWay Falls:
    • Duración: 30 minutos.
    • Uno de los iconos del Big Sur: preciosa playa con una cascada de 23 metros que cae directamente al mar.
    • Es una de las pocas caídas de agua que desemboca directamente en el mar y por eso ha sido utilizada en más de un anuncio de champú y cosmética. De hecho es una de las 2 únicas cascadas en California que cae directamente en el océano. Las otras son Alamere Falls.
    • Comprobar si llevan menos agua en la época en la que vamos.
    • No es posible bajar hasta ella a pie, solo se puede observar desde un mirador al que se llega después de recorrer un corto sendero.
    • Desde el mirador se pueden ver ballenas.

Aparcamos gratis en un lateral de la carretera. Leí que hay un parking oficial por 10$ pero habiendo sitio gratis, me parece una chorrada. La cascada en sí, que es uno de los iconos del Big Sur, no me parece nada del otro mundo, pero el paisaje en su conjunto es muy muy bonito.

Julia Pfeiffer State Reserve – McWay Falls

En 10 minutos vamos de regreso al coche para parar 3 minutos después en North Burn Vista Point, del que dicen que es el mirador donde mejores fotografías del Big Sur se pueden hacer. Nuestra experiencia es ninguna puesto que está rodeado de una niebla muy densa… ¡Una pena!

Seguimos hasta Partington Cove, que se encuentra a 1 minuto en coche:

  • Trail de 10 minutos a pie (Partington Cove Trail) que incluye atravesar un túnel para llegar a una cala de mar preciosa.
  • No está indicado → GPS: 36.177049, -121.693748.
  • Hay una zona pequeña para dejar el coche justo al principio del trail. En caso de que esté lleno hay otra zona a 150 metros en dirección San Francisco (36.176812, -121.695328).
  • Al inicio del trail hay una verja que a veces puede estar cerrada dando lugar a dudas de si se está en el sitio correcto.
  • Se pueden observar leones marinos.
  • “Creo que fue la parte que más me gustó de todo el viaje”.

Se trata de una cala a la que no se puede bajar. Para llegar hay una valla al principio del camino para que no pasen coches y que puede dar lugar a dudas, pero que se puede sortear a pie sin problema y de forma legal.

El camino es una bajada de unos 15 minutos a pie que llega a un túnel y luego a la mencionada cala a la que no se puede acceder. A mí no me llama mucho la atención, quizás porque el día está nublado y el mar lleno de algas y espuma como de suciedad, en cambio a Nacho le encanta porque dice que se la ve salvaje del todo. De hecho dedicamos unos 40 minutos a esta visita, ya que a Nacho le ha gustado mucho.

De aquí la idea era ir a Nephente a ver el atardecer pero con la niebla que hay no se ve nada, por lo que paramos primero en el hotel: el Deetjens Big Sur Inn ( 114,25€ – 1 noche). Es el único que cogí con baño compartido pero es que con baño privado eran 100€ más y no me apetecía pagarlos, la verdad. Cuando vemos el hotel, compuesto por varias cabañas de madera, la primera sensación que tengo es que está todo muy destartalado y que parece que se pueden derrumbar en cualquier momento, pero una vez que subimos a nuestra habitación, la Van Gogh, vemos que está muy bien cuidado. Y luego dando una vuelta por el entorno, nos parece mágico. Esas cabañitas, los árboles tan altos y rectos, el río y la niebla… ¡Nos encanta el paraje!

Nuestra habitación

Además hemos tenido suerte porque el baño es la puerta contigua a nuestra habitación, por lo que más cerca no puede estar.

Decidimos ir hasta el restaurante Nephente por si vemos algo, pero casi que hay más niebla que antes por lo que la visión es nula. Es una pena porque en la recepción del hotel nos dijeron que ayer estuvo el día súper despejado, pero bueno, a ver si mañana tenemos más suerte y vemos algo antes de marcharnos.

A las 18.30 horas estamos de vuelta en el hotel. Cenamos unos sándwiches de lo que compramos hoy por la mañana. La idea es que comeremos de supermercado la mayor parte del tiempo y en algún momento puntual iremos a comer de restaurante. Además de la nevera que hemos comprado hoy en el supermercado, traigo de casa una del Decathlon (similiar a esta: LINK Decathlon, pero de menos capacidad) que es plegable y está genial. En principio iba a meter las bebidas en una de las neveras y en la otra la comida pero la verdad es que las 2 son grandes de sobra por lo que decidimos pasar todo el contenido a la del Decathlon, que guarda mejor el frío. Hemos comprado unas bolsas de basura para meter dentro el hielo y así evitar que se nos moje el coche.

Hoy nos acostaremos temprano porque en estas fechas anochece pronto y además hemos madrugado, así mañana podemos madrugar de nuevo.

Durante gran parte del día de hoy no hemos tenido cobertura en el móvil, como ya había leído, pero tenía descargados los mapas en el Maps.me y va de lujo. (Instrucciones para pasar los mapas a Maps.me) El GPS del coche también nos ha funcionado bien pero hay ciertos puntos que eran difíciles de encontrar y como ya los tenía metido de antes en el Maps.me, nos era más cómodo y nos hemos guiado con él.

Hoy he pasado mucho frío la mayor parte del tiempo, y eso que vengo preparada.

GASTOS DEL DÍA:

• Supermercado Albertsons: 62,68
• Gasolina Chevron: 29,3$

TOTAL €: 62,68
TOTAL $: 29,3

2 comentarios en “3. HIGHWAY 1 (parte 1)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *