8. GALICIA – CRUCERO POR EL SIL, MIRADOIRO DE SOUTO CHAO, MIRADOIRO DO DUQUE, BÁLCONS DE MADRID, MONASTERIO DE SANTA CRISTINA DE RIBAS DE SIL

Viernes 18 de junio de 2021

He dormido genial, tanto la cama como la almohada son muy cómodas.

Al abrir las ventanas nos encontramos con la misma niebla que ayer a última hora cubrió todo el pueblo y que no nos permite ver a más de 100 metros… Esperemos que no haya llegado a la zona del río.

Hoy viernes es día de mercado y está todo el mundo montando sus puestecillos.

Bajamos a desayunar a las 9 horas. El desayuno, incluido en el precio ya pagado, se sirve en la cafetería del mismo hotel, Café Bar Rubio, ubicada cruzando la calle. 

Nos atiende un señor muy amable que nos ofrece zumo de naranja, café, infusión y Colacao por una parte, y tostadas con aceite y tomate, tostadas con mermelada, donut y Bica (un bizcocho mantecado) por la otra. Nos advierte que las raciones son grandes. Pedimos para probar todo lo de comer excepto las tostadas con mermelada. 

No nos piden el número de la habitación ni aún cuando se lo sugerimos.

Todo estaba delicioso y abundante. Además nos dan la opción de repetir lo que queramos. Muy amable todo el personal. ¡Me ha encantado este desayuno!

A las 10 horas, con los estómagos bien llenos, nos ponemos en marcha. Damos una vuelta por el mercadillo antes de coger el coche y aprovechamos para comprar provisiones para el picnic del mediodía.

Hoy tenemos contratado el crucero por el río Sil. El clima no acompaña para nada pero es lo que hay. El crucero lo tenemos contratado para las 11.30 horas pero hay que estar en el embarcadero 30 minutos antes. 

A las 10.30 horas arrancamos el coche. Hay una niebla muy densa por lo que hay que conducir muy despacio.

Al llegar a la zona del río, por suerte, está completamente despejado quedando la niebla por encima de nosotros. No hace sol pero por lo menos por ahora no llueve. 

Aparcamos sin problema justo al lado del embarcadero de la Diputación de Lugo – Ponte do Sil. Como comentaba ayer, el puente establece la frontera entre Lugo y Ourense. Nosotros hemos cogido el barco con la diputación de Lugo recomendados por la dueña de nuestro hotel, Casa de Caldelas.

Hay que acercarse al mostrador para avisar de que hemos llegado. Empiezan a llamar para embarcar a las 11.15 horas. La regla para embarcar es que se sube por orden de reserva: primero las reservas online y luego las telefónicas. Conseguimos asiento en la zona superior exterior. Venimos bien abrigados y con el chubasquero por si acaso.

El barco arranca a las 11.30 horas en punto. Nuestra guía, Noelia López, ¡es la caña! Sabe muchísimo y es muy divertida. Las vistas son una pasada y con toda la información que da Noelia da gusto hacer esta excursión.

No ha llovido en las 2 horas, ¡¡menuda suerte que hemos tenido!! A las 12.30 horas en punto damos la vuelta. Son super puntuales en este crucero.

He disfrutado mucho con la experiencia y lo recomiendo muchísimo como punto de partida para empezar a visitar los distintos miradores, conociendo ya la historia de lo que estamos contemplando.

A las 13.30 horas justo estamos arrancando el coche y justo empieza a chispear… ¡¡Qué suerte haber podido hacer el crucero entero sin lluvia!!

El primer mirador que vamos a visitar es el Miradoiro de Souto Chao o Miradoiro do Vendimador, ubicado a 5 minutos del embarcadero. Aparcamos en un apartadero de la carretera. No me puedo creer que acabe de empezar a llover, ¡¡¡menuda suerte que hemos tenido!!!

Tenemos el mirador entero para nosotros solos. Las vistas son una pasada total. A la derecha podemos contemplar los preciosos bosques de la ribeira ourensana y a la izquierda, en la zona lucense, observamos las inclinadas laderas con las terrazas cultivadas con vid, donde vemos de cerca las vides e incluso los cables de acero que utilizan los viticultores para recoger la uva en la vendimia.

Os recomiendo seguir más allá del mirador por el sendero, desde donde se obtienen también unas panorámicas preciosas.

Siguiente parada: Miradoiro de Os Chelos, a 15 minutos de este mirador. Hay zona amplia de parking y de nuevo estamos solos. Y de nuevo ¡el mirador es una pasada! Lástima que se ha puesto a llover de forma intensa porque hay un banco en este mirador donde sería un lujo poder hacer el picnic del día.

Desde aquí podemos apreciar la central hidroeléctrica de Regueiro, en la ribeira ourensana.

A las 14.45 horas ponemos rumbo al Miradoiro do Duque, a 15 minutos de aquí.

Toda la zona cercana al mirador ha sufrido un incendio dejando bonitas pero tristes panorámicas.

El mirador tiene un amplio parking y una encantadora área recreativa que no vamos a poder utilizar por la lluvia. Una pena… Nos toca hacer el picnic en el coche. Decidimos comer primero y visitar el mirador después a ver si va amainando la lluvia, pero cuando acabamos de comer llueve con más intensidad aún. Empezamos a plantearnos la idea de volver al hotel después de visitar este mirador…

Al bajar del coche para conocer el mirador, ¡¡oh, sorpresa!! El cielo está empezando a despejar, sobre todo por la zona de Ourense, que se encuentra al otro lado del río, así que sacamos una buena tanda de fotos y decidimos esperar un rato en el coche a ver si hay suerte y por aquí también empieza a despejar.

La paciencia tiene su recompensa y a los 10 minutos no solo ha dejado de llover del todo sino que la niebla difuminándose nos ha dejado unas estampas espectaculares, ¡¡qué maravilla!!

A las 16.40 horas nos ponemos en marcha rumbo a Ourense, al otro lado del río, para visitar los Balcóns de Madrid.

Llegamos al parking 1 hora después. Hay un estacionamiento grande y gratuito, además de un área recreativa.

Las vistas desde el mirador son una absoluta maravilla. Estar solos en este lugar de paz es un privilegio total. ¡¡¡Me encanta!!! Podría tirarme aquí una hora tranquilamente contemplando el espectáculo.

Hay 2 vistas panorámicas en los propios «balcones» (fotos anteriores) y 2 miradores más a mano izquierda según miras hacia el río. Estos 2 últimos los dejamos para otra ocasión, que tenemos otros planes en mente.

A las 18.10 horas arrancamos el coche rumbo al Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil. En 15 minutos estamos aparcando en un lateral de la carretera.

Hay que pagar 1€ de entrada por cabeza. El monasterio está vacío por dentro, solo tiene la estructura, pero precisamente esa es una visión que me atrae, no sé por qué, es como muy bucólico… Además el entorno es muy bonito con todo tan verde.

Al final hemos estado 50 minutos. Me ha encantado el lugar, tan relajante y tan verde, emanaba paz. El monasterio cierra a las 19.30 horas y son las 19.20 horas. ¡Me ha gustado muchísimo!

Arrancamos el coche a las 19.20 horas rumbo al Miradoiro de Cabezoá pero al llegar la niebla lo tapa todo por completo así que seguimos hasta el Miradoiro da Columna, a donde llegamos 15 minutos después.

Hay un pequeño parking a unos 300 metros del mirador. Parece que aquí la niebla no está tan espesa por lo que nos acercamos hasta el mirador para probar suerte. Pero nada, no hubo suerte ninguna y la niebla lo cubría todo.

Ya estamos bastante cansados así que a las 19.45 horas ponemos rumbo al hotel y ya volveremos mañana.

Ha sido un día genial de ver un montón de cosas impresionantes con una climatología de lo más variable pero que nos ha respetado en su mayor parte. ¡¡Me voy super feliz para el hotel!!

Después de un descanso de lo más merecido en la habitación, a las 21.40 horas salimos a cenar. Teníamos claro que queríamos ir al Mesón Os Carballos por sus buenas críticas en Internet. Al llegar al restaurante vemos que la carta está compuesta por solo 9 platos de los que me gustaban menos de la mitad. Además el ambiente del lugar era muy lúgubre por lo que, según entramos, dimos de nuevo la vuelta.

Carta del Mesón Os Carballos

Decidimos ir a cenar encantados de la vida al Café Bar Castro, donde cenamos ayer. Había quedado tan satisfecha que me daba pena marchar del pueblo sin probar otra vez esa exquisita pizza. Pedimos de primero medio plato de churrasco (¡¡¡¡¡¡4€!!!!!!) compuesto por el churrasco, un chorizo y patatas, y de segundo la misma pizza de ayer pero en tamaño XL (lo que sobre me lo llevo para el picnic de mañana). ¡¡Ñaaaaam!! Todo estaba riquísimo, igual que ayer. ¡¡¡Vaya cómo me ha gustado este sitio!!!

GASTOS DEL DÍA:

  • Mercadillo: 10,1€.
  • Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil: 2€.
  • Café Bar Castro: 19€.

Total: 31,1€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *