7. GALICIA – FERVENZA DEL ÉZARO, MIRADOR DEL CABO DO MUNDO, FERVENZA DE AUGACAÍDA, MIRADOR PEÑA DE MATACÁS, CASTRO CALDELAS

Jueves 17 de junio de 2021

He dormido de lujo, tanto la cama como la almohada son muy cómodas. 

A las 9.45 horas salimos a desayunar y nos encontramos con un día frío y lluvioso. Qué bien…

Tenemos el Eroski justo en la calle de atrás del hotel. Aprovechamos para comprar provisiones. Luego nos dirigimos a la Panadería Jurés a comprar pan y empanada para el picnic. La dependienta tan pronto coge las monedas con la mano como te toquetea toda la empanada con las mismas manos, sin un lavado previo… Me dio un poco de asquito, la verdad. Al lado de la panadería tomamos un chocolate en O Chocolate. Hemos decidido hacer el desayuno como tal luego en el hotel porque a mí me encanta desayunar un buen pincho de lomo, pollo o algo salado pero no parece que eso se estile mucho por aquí, así que nos hacemos unos bocadillos con nuestras provisiones y lo tomamos tranquilamente en la habitación después de haber tomado el chocolate para entrar un poco en calor.

A las 11 horas abandonamos Muxía dejando un clima bastante horrible a nuestras espaldas. Dan lluvia para todos los días que vamos a estar en la Ribeira Sacra. Espero que no se cumplan las previsiones meteorológicas…

En 40 minutos llegamos a la Fervenza del Ézaro o Cascada del río Xallas. Desde el 2014 la cascada tiene un caudal mínimo ecológico por lo que se puede disfrutar de ella en cualquier época del año. Aún así, cuando más cargada suele ir es en invierno, por la mayor cantidad de precipitaciones. Uno de los puntos más destacables de este enclave es que se trata del único río de Europa que desemboca en el mar en forma de cascada. En su último tramo el río Xallas tiene un desnivel de 155 metros y la altura de la cascada es de unos 40 metros. El cauce del río es retenido por los embalses de Fervenza, Castrelo y Santa Uxía; antes de llegar a su desembocadura en el mar.

Encontramos parking a pocos metros de la cascada. La visita se trunca por completo debido a la fuerte lluvia. Es una pena porque la cascada es altísima y tiene una pinta excelente, pero con este día tan feo no la he podido disfrutar nada.

A las 12.10 horas arrancamos de nuevo. Google Maps nos lleva por delante del Mirador de Ézaro, así que aprovechamos para echar un vistazo aunque obviamente con el día que hace no tenemos las mejores panorámicas. Hay parking y un área recreativa.

Nos quedan por delante más de 2 horas de coche rumbo a la Ribeira Sacra. A las 14.20 horas paramos en Chantada a tomar algo y estirar las piernas. Sigue lloviendo…

Chantada

A las 15 horas arrancamos rumbo a nuestra tercera visita del día de hoy. Nos adentramos por fin en la Ribeira Sacra. Ubicada en el interior de Galicia, integran este destino un conjunto de 21 ayuntamientos del sur de la provincia de Lugo y del norte de la provincia de Ourense, con el curso fluvial de los ríos Cabe, Miño y Sil como elemento aglutinador. Se trata de una zona en la que los ríos, el paisaje, la abundancia de monumentos románicos y sus milenarios viñedos forman un atractivo destino.

Nuestra primera parada en la Ribeira Sacra es en el Mirador del Cabo do Mundo. Tardamos 20 minutos en llegar desde Chantada. Hay un pequeño parking al inicio del sendero que nos lleva hasta el mirador tras 130 metros de paseo. El sendero de acceso está de un verde intenso y ¡¡me encanta!! ¡¡¡Ha parado de llover!!! ¡Y estamos completamente solos!

Aunque los árboles nos tapan bastante las vistas, el mirador me encanta porque es el preludio de lo que nos vamos a encontrar estos días si la climatología nos lo permite. 

Mirando por Internet descubrimos que aquí al lado hay otro mirador con el mismo nombre pero con mejores vistas, así que damos la vuelta en coche y hacia allí nos dirigimos. Este segundo mirador es el que está a continuación de la Iglesia de San Lourenzo de Fión. Dejamos el coche en un recodo al lado de la iglesia porque no hay un parking como tal. También se podría aparcar el coche justo donde el mirador, donde entran unos 3 coches bien aparcados.

El mirador, enfocado hacia un meandro del río Miño, es precioso, ¡¡¡¡me encanta!!!! Y el hecho de estar solos los 2 y que además haya parado de llover es un privilegio. Qué vistas tan bonitas…

Cogemos la comida del coche y hacemos el picnic en el banco que hay en el mirador porque… ¿Dónde mejor? 

La suerte con la climatología nos ha durado poco y nos ha pillado la lluvia de pleno mientras comíamos, pero eso no ha hecho que la experiencia fuese menos idílica de lo que era.

A las 16.20 horas nos ponemos en marcha de nuevo. Vamos a hacer la Ruta Fervenza de Augacaída. La carretera de acceso por momentos es tan estrecha que apenas entra nuestro coche, como para cruzarnos con otro vehículo…  Han sido varios km por esta vía. Suerte que no nos hemos cruzado con nadie, porque iba a estar la cosa complicada…

Llegamos 20 minutos después de salir del Mirador del Cabo do Mundo. No hay parking como tal pero encontramos un cómodo recodo en la carretera. Solo hay otro vehículo aparcado al principio de la ruta.

Según indica el cartel informativo, el trayecto para llegar a la Fervenza de Augacaída tiene una longitud de 1.400 metros. El sendero baja hasta el fondo del cañón del Miño con un desnivel de 220 metros. El último tramo es el que presenta mayor pendiente por lo que debemos extremar precauciones. Una vez abajo nos encontramos con un salto de agua de 40 metros de altura. (OJO) El acceso a la cascada coincide en su parte central con el sendero homologado PR-G 162, por lo que hay que estar atentos a las señales para no confundirnos, especialmente en el retorno. (OJO)

Iniciamos la ruta a las 16.50 horas. El trayecto es corto, 1,5 km según Wikiloc, a través de musgo verde intenso con unos senderos que me enamoran por ese verdor tan profundo. Desde el inicio de la ruta es todo cuesta abajo. El último tramo es en el que el desnivel se hace más pronunciado. Hay muchas zonas en las que hay que sortear rocas o bajar por escalones tallados en la roca.

Todos los desvíos están bien señalizados excepto el segundo, en el que hay que girar a la derecha pero no está indicado.

Desvío NO señalizado

Merece muchísimo la pena, es una ruta maravillosa. Y cuando se llega a la cascada es como, ¡¡oh Dios mío!! Es preciosa y altísima con sus 40 metros de altura.

Intentamos bajar hasta el río pero la pendiente es muy pronunciada y estrecha y las rocas están muy resbaladizas por lo que al final desechamos la idea.

Descubrimos una cuerda e intento descender por ella pero de repente la cuerda se acaba y las rocas son demasiado grandes y resbaladizas así que de nuevo tengo que desistir de mi intento y contentarme con contemplar la cascada desde el mirador de madera, desde donde en realidad se ve de lujo.

Solo nos hemos cruzado con 2 personas. Tenemos la cascada entera para nosotros y además ha dejado de llover justo cuando hemos llegado a la misma.

Después de disfrutarla a tope, nosotros solos en todo momento, iniciamos la vuelta a las 18 horas. Subiendo a ritmo ágil y sin parar tardamos 30 minutos en llegar al cartel informativo del principio.

Ha sido una ruta corta (3,4 km) pero espectacular con esos maravillosos senderos que siempre me dejan embobada y ese perfecto premio final tan cargado de agua y con tanta altura. ¡Me ha encantado! ¡200% recomendable!! Os dejo el trail de Wikiloc.

Powered by Wikiloc

Arrancamos el coche a las 18.40 horas y de nuevo empieza a llover cada vez más fuerte. Suerte que el agua nos respetó la mitad de la ruta. 

En coche vamos pasando por la zona de viñedos tan típicos de la Ribeira Sacra con el sinuoso río debajo y ¡¡es una pasada!! ¡Menuda altura que tienen las laderas! ¡¡¡Me encanta este paisaje!!! Está todo tan verde…

A las 19.30 horas llegamos al Mirador Peña de Matacás. Hay parking gratuito a 200 metros del mirador. No os quedéis con lo que se ve nada más bajar del coche, hay que caminar esos 200 metros.

Entre las vistas desde la pasarela y el único sonido de los pájaros trinando el lugar es absolutamente idílico, ¡¡me encanta!!! Además continuamos estando completamente solos. Menudo privilegio poder hacer estas visitas a solas…

La orilla ubicada a la izquierda del río Sil pertenece a la provincia de Ourense, mientras que la ubicada a la derecha ya se corresponde con Lugo. El río marca la frontera entre ambas provincias.

El embarcadero que se ve en la orilla derecha es el Embarcadero de la Diputación de Lugo – Ponte do Sil, desde el que sale mañana el crucero que hemos contratado.

Después de 30 minutos embobados con el paisaje, a las 20 horas ponemos rumbo al hotel. El pueblo donde nos alojamos, Castro Caldelas, está en lo alto de la ladera. No tenía ni idea… Me llama mucho la atención su ubicación. Se encuentra a 760 metros de altitud y está incluido en la lista de los Pueblos más Bonitos de España, privilegio que en Galicia solo comparte con Mondoñedo y Ponte Maceira. Los Pueblos más Bonitos de España es una asociación española creada en el año 2011 para promocionar, difundir, fomentar y preservar el patrimonio cultural, natural y rural en áreas geográficas con menor nivel de industrialización y población, que engloba a pueblos de menos de 15.000 habitantes bajo una marca única de calidad.

Nuestro alojamiento de hoy es el Hotel Casa de Caldelas. Habíamos tenido que reservar 2 habitaciones diferentes para las 2 noches porque cuando hice la reserva, la habitación más barata, que era la que quería, solo estaba libre para una noche. Teníamos pagada la primera noche en una buhardilla por 40,5€ y la segunda en una habitación normal por 55€, ambas con desayuno. Al llegar nos indican que hubo una cancelación y podemos pernoctar las 2 noches en la habitación de 55€ por el precio que ya habíamos pagado, así que de lujo. La habitación está genial, muy llamativa con esos muros en piedra. Lástima que no hayamos podido reservar aquí las 3 noches y que tengamos que ir a hacer la tercera noche a otro pueblo porque aquí estaba todo lleno.

A las 21 horas salimos a cenar. Habíamos elegido el Mesón Os Carballos que se supone que solo cierra los domingos, pero hoy jueves nos lo encontramos cerrado. Recomendados por el amable chico de recepción del hotel nos dirigimos al Café Bar Castro, donde sirven pizzas, hamburguesas, sándwiches… Por el tema del Covid no tienen carta física ni con código QR por lo que la chica nos recita la carta de memoria y nos toca ir reteniendo la información. 

Pedimos para compartir unas patatas alioli y una pizza al gusto (todas las pizzas son al gusto para que cada uno elija los ingredientes que más le gusten) con cebolla, beicon y champiñones. Las patatas estaban ricas y abundantes, y la pizza estaba mortal. ¡¡Qué rica!! Gordita y bien tostada como a mí me gusta, ¡me encantó!

Todo ello amenizado con música actual de lo más animada. Además el personal era muy amable. ¡¡Muy recomendable este sitio!! Cuando nos traen la cuenta y veo que la cena ha salido por solo 13,5€… ¡¡¡¡Flipo en colores!!!! No tienen para pagar con tarjeta pero sí se les puede hacer un Bizum, así que no hay problema ninguno.

GASTOS DEL DÍA:

  • Eroski: 9,65€.
  • Panadería Jurés: 10,05€.
  • O Chocolate: 4€.
  • Peaje: 6,05€.
  • Consumiciones: 3€.
  • Gasolina: 40€.
  • Cena Café Bar Castro: 13,5

Total: 86,25€

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *