11. 4 ISLANDS + RAILAY (parte 2)

Martes 8 de noviembre:

Me levanto a las 6.50 horas con toda la ilusión del mundo ya que se supone que 4 Island es la excursión más bonita que se puede hacer desde Ao Nang, según he leído. Cuál es mi sorpresa cuando descubro que está cayendo el diluvio del siglo…

Después de dilucidar con los integrantes de la excursión de hoy decidimos no bajar al puerto ya que parece que va a estar todo el día así. Nos da mucha pena porque habíamos quedado con el barquero a las 8.30 en la playa pero damos por hecho que quizás ni se presente y, si lo hace, en cuanto vea que no aparecemos, lo entenderá y lo comprenderá, ya que es imposible ir con esta tormenta a ningún lado, ni siquiera a dar un paseo por la calle.

Volvemos a dormirnos y al cabo de 2h ya ha dejado de llover pero no consigo localizar a los otros integrantes de la excursión. Deben seguir durmiendo… Movilizo a Nacho, que está roncando como un tronco, y nos proponemos buscar en las distintas agencias para contratar una excursión privada para nosotros, ya que me hace mucha ilusión esta excursión.

Previamente a esto paso por recepción para reclamar la devolución del dinero de la tarjeta. Me indica que ya la ha llevado a cabo y que en unos 2 días debería ser efectivo. Me llama la atención que en Tailandia casi nunca entregan tickets de nada, ni al pagar el hotel, ni al contratar a veces el barco a Ao Nang, ni en este caso que supuestamente ha hecho la devolución de la tarjeta… Es llamativo que dan por hecho como que tenemos que fiarnos de ellos y, en principio, es lo que suelo hacer, aunque a veces sí que pido el ticket.

Tras varias negociaciones en una de las agencias, acuerdo un precio con una señora de 2.000 THB el barco para nosotros solos, pero cuando le indico las 4 islas a las que quiero ir que son las que he leído que conforman esta excursión pero quería confirmarlo con ellos (Koh Chicken – Koh Poda – Koh Tup – Koh Mur), la señora se pone súper desagradable diciendo que parte de esas islas están demasiado lejos y que me largue de allí, dándome voces en tailandés y señalándome a la otra chica del puesto. Yo me quedé flipando porque no estaba intentando estafarla sino que pensé que eran las islas habituales de esa excursión, pero me quedo tan chafada que cambiamos de opinión y decidimos ir a pasar la mañana en Railay. Luego me arrepentí porque pienso que si hubiese preguntado en otras agencias quizás sí que nos hubieran llevado por ese precio, ya que al barquero con el que habíamos acordado ayer, le había indicado estas islas y había aceptado sin problema ninguno.

El caso es que con mucho pesar nos dirigimos a Railay. Sacamos de nuevo el ticket en la taquilla del otro día y nos llevan en el taxi gratis hasta el embarcadero. Tras subir a la barca, indicamos al barquero que queremos bajar en Tonsai Beach ya que el día que la conocimos llovía y no pudimos disfrutar de ella, pero pese a decírselo 2 veces y a él decirme que está de acuerdo, la primera parada que hace es en Railay West. Vemos la playa bastante masificada por lo que tomamos el camino a través de la roca (en esta dirección: Railay West – Tonsai beach, no se ve muy bien y tienes que acercarte bien a la roca hasta que se ve la cuerda a mano derecha) para llegar a Tonsai Beach.

Nos quedamos allí un rato disfrutando de esa playa paradisíaca y casi vacía. Me doy un baño que es un tanto dificultoso porque no es que el suelo esté lleno de piedritas, sino que hay unas rocas enormes con las que te puedes dar unos buenos golpes y hay que tener mucho cuidado. Aún así disfruto muchísimo del paraje, lleno de palmeras, sin casi gente y con el día despejado. Dejamos las bolsas estancas en el suelo amarradas entre sí, pero sin mucha precaución ya que no hemos visto ningún mono, y damos un paseo recorriendo toda la playa. Hay varias personas practicando escalada.

Volvemos de nuevo a Railay West a través del mismo camino ya conocido, que en este sentido sí que se ve bien ya que hay unas escaleras talladas en la roca. Quedamos con 2 de nuestros ya amigos del viaje (Merche & Fernando) y alquilamos 2 kayak 2 horas 2 personas por 300 THB por pareja.

Rodeamos las playas pasando por Railay West y Phra Nang Beach hasta llegar a 2 calas en las que no hay nadie, súper pequeñitas, en las que podemos bañarnos y disfrutar del entorno. 

Tras el baño damos media vuelta para devolver el kayak porque parece que no, pero ya casi han pasado las 2h. Decir que nuestras pertenencias permanecen completamente secas gracias a nuestras bolsas estancas. 

Tras dejar el kayak vamos dando una vuelta hasta nuestra ya playa favorita en Railay, Phra Nang Beach donde como los 2 días anteriores comemos en la misma barca por 240 THB 2 personas.

Echamos la siesta como cada día y tras despedirnos de nuestros amigos, ya que no nos volveremos a ver por Tailandia, aunque seguro que caerá una visita a Madrid, sacamos el ticket de vuelta a Ao Nang.

Damos el paseo hasta el hotel con parada en el paseo marítimo para ver el atardecer con unos colores preciosos.

y decidimos estrenar la piscina. Disfrutamos un montón de ese momento al anochecer, la piscina solo para nosotros. El único inconveniente es que al tirarme al agua vuelven a picarme las piernas de forma horrible, con lo que me tengo que rascar de manera compulsiva. No entiendo qué ocurre con el agua de este país pero me vuelve loca de picores. Eso sí, a Nacho no le ha pasado nunca. Aunque cada uno tenemos nuestras cosas en este viaje ya que él lleva afectado del estómago desde el día 1 y siempre anda un tanto apurado.

Nos duchamos, llamo al ferry para confirmar la hora de salida del mismo de mañana y la hora a la que nos recogerán en el hotel (gratis, incluido en el precio del ferry) y bajamos a recepción a recuperar nuestros efectos personales de la caja fuerte.

Vamos a cenar al mismo sitio (Blue Orchid Restaurant) al que fuimos hace dos noches, el que estaba pegado pared con pared con el Boggie Bar, y aparte de ser súper amables, la comida está muy buena.

Blue Orchid Restaurant al fondo, Boggie Bar a la izquierda

Cenamos 2 “fried rice” con gambas, esta vez sin cebolla, que están deliciosos, pollo empanado, gambas en tempura y agua para beber, todo muy rico, por 510 THB.

De aquí nos encontramos con la pareja que conocimos ayer, Rocío & Rodrigo de Galicia y vamos a tomar algo con ellos a modo de despedida. Mola haber conocido a tanta gente tan simpática durante el viaje con la que creo que podemos iniciar una amistad en España. 

Volvemos al hotel y preparamos la maleta ya que mañana toca madrugar para ir a las Phi Phi Island.

Resumen de Krabi:

  • ¡Nos ha encantado!
  • Creemos que ha sido una idea genial el alojarnos en Ao Nang porque es muy cómodo el traslado a Railay y luego, de tarde noche, hay mucho más ambiente para dar un paseo y mirar puestos en Ao Nang.
  • Nos han tocado todos los días lluviosos y nublados pero aún así hemos disfrutado mucho y hemos decidido que nuestra playa favorita es Phra Nang Beach.
  • Una pena no haber podido hacer la excursión a 4 Island, pero creo que se compensará con creces con la excursión que tenemos contratada en Phi Phi Island.
  • Hemos disfrutado un montón con los amigos que hemos ido haciendo a lo largo de el viaje y he ido descubriendo con ésto una nueva forma de viajar que no solo permite descubrir sitios, sino que puedes conocer a un montón de gente. Siempre había viajado solo en pareja o con mi familia pero me gusta también esta alternativa de conocer gente por foros y juntarnos en el país de destino para hacer excursiones en conjunto e ir creando amistades. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *