9. HIMEJI + KIOTO (parte 1)

Miércoles 13 de noviembre

Me da muchísima pena despedirme de esta isla que tan buenas experiencias me ha dado en poquísimo tiempo. No me quiero ir… No puedo creer que la gente la descarte de sus itinerarios solo porque el torii esté en obras. El hotel lo repetiría sin dudar. Aunque tiene alguna cosilla que no me gusta como no tener enchufes en el baño (cosa que poco a poco descubriría que es tónica habitual en Japón) o tener un baño muy pequeño, en general ha sido todo excelente.

Hoy salimos del hotel a las 8h y nos despiden 11 ciervos justo delante del hotel. ¿¿Qué más puedo pedir?? 

Cogemos de nuevo el ferry de JR y vamos hasta la estación de Miyajimaguchi. Están anunciados 2 próximos trenes: el que sale primero está anunciado como «pass» y el otro está anunciado como «local». Como no tengo claro cuál de los 2 es el que tenemos que coger, busco en Hyperdia el próximo traslado desde Miyajimaguchi a Hiroshima Station y ya me indica que nuestro tren es el que sale a las 8.46 horas, el «local». Todo cubierto con el JR Pass, aunque este primer tren va sin asientos reservados.

Llegamos con media hora de margen a la estación de Hiroshima, así que decidimos esperar por nuestro próximo tren en la «waiting room» en vez de en el andén. Lo maravilloso de Japón es que como los trenes son tan extremadamente puntuales, todo fluye a la perfección si estás pendiente del reloj.

Hoy vamos a dormir en Kioto pero de camino haremos la excursión a Himeji con nuestro guía Junji que ha sido majísimo por email desde que nos escribimos por primera vez. ¡Estoy deseando conocerle! 

Nada más salir del tren ya en la estación de Himeji hay un grupo de taquillas y la gente se lanza como loca. Encontramos una taquilla gigante donde entran todas nuestras pertenencias haciendo un buen tetris. Cuesta 700 yenes y hay que pagar en efectivo. Solo admite monedas de 100 yenes pero hay una máquina de cambio justo al lado.

Junji nos recibe con una enorme sonrisa y una libreta con la bandera de España en grande para que le localicemos con facilidad. (Cada vez que veo esta foto me hace sonreír ).

Le entregamos unos pequeños detalles que le hemos traído (polvorones, 1 lata de fabada y 1 postal hecha a mano por mi madre con motivos asturianos) y él nos entrega 1 paquete con:

  • 2 yukatas (kimonos) regalo de su madre para mi madre y para mí.
  • 2 abanicos.
  • 1 caleidoscopio.
  • 1 pañuelo.

Hemos alucinado… ¡¡Qué fuerte!! Se han “pasado” un montón y no tenemos palabras…

Quiero recordar que Junji no es guía oficial, sino que hace esto de forma voluntaria en su tiempo libre, ya que él es cartero de profesión. Trae una libreta con un montón de anotaciones y fotos para hacernos la explicación lo más completa posible. ¡Es genial! Creo que me va a encantar… 

Entrego a Junji 2.000 yenes correspondientes a los gastos de su traslado desde su casa hasta Himeji.

Hace muchísimo sol y calor, de hecho vemos 2 cerezos en flor. Esto del cambio climático es muy exagerado.

Y por fin llegamos al Castillo de Himeji. Conocido como «La garza blanca», dicen que es la joya de los castillos feudales de Japón. Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, está considerado el castillo más bello del país y su estado de conservación es envidiable.

A la entrada del castillo hay gente mayor disfrazada. Son personas que trabajan como voluntarias para sacarse fotos gratis con la gente. Posan y hacen gritos de guerra samuráis. ¡¡Son muy divertidos y geniales!! Sigo alucinando con la amabilidad de la gente.

Los alrededores del castillo son preciosos. 

Sacamos la entrada del castillo combinada con los jardines Koko – En. Se puede pagar en efectivo y con tarjeta. Cuesta 1.050 yenes por persona. Junji entra gratis.

Dejamos las chaquetas en las taquillas porque el calor es exagerado. Las taquillas pequeñas que están según entras a la izquierda valen 100 yenes (y están todas ocupadas) y las que están según entras a la derecha valen 200 yenes. Qué cosas…

El interior del castillo hay que recorrerlo descalzo y aunque en el exterior hace mucho calor, el interior está bastante fresco y acabamos con los pies bastante congelados. Recomiendo calcetines gorditos para el paseo.

Hay vistas preciosas desde los ventanucos del castillo.

El castillo es espectacular pero sobre todo visto desde el exterior,

Cerezos en flor en pleno noviembre…
Cerezos en flor en pleno noviembre…

el interior no merece tanto la pena, aunque Junji se ha currado un montón la explicación y nos va contando los distintos entresijos que no hubiésemos visto de no ir con él.

Como dije ayer, cuidado con lo de pasear debajo de la árboles porque seguimos viendo unas arañas enormes de colores muy llamativos.

Pasamos al lado de una chica que lleva colgando un llavero de una mamá con su bebé y Junji nos explica que cuando las mujeres están embarazadas llevan esos llaveros para que en los transportes públicos se las trate con cuidado.

Salimos del castillo a las 14h. Compramos unos obentos para comer justo en una de las tiendas ubicadas delante del castillo: Honke Kamadoya.

5 obentos – 3.250 yenes. Justo detrás del local hay mesas con bancos a la sombra, ideales para hacer un buen picnic. Los obentos son muy abundantes y están bastante buenos. Me llama la atención que hayan sido tan baratos justo al lado del castillo.

A las 15h iniciamos ruta de nuevo. Toda la zona que rodea el castillo es preciosísima. Entramos en los Jardines Koko – En con la entrada combinada que habíamos comprado en el castillo y guaoooooo… ¡¡¡¡Son maravillosos!!!! ¡¡¡Qué belleza!!! ¡¡¡¡¡Me encantan!!!!!

Castillo de Himeji al fondo a la derecha

La visita merece 200% la pena. El único problema es que como siempre el sol juega en nuestra contra y tenemos que correr un poco más de lo que nos gustaría para que no nos anochezca antes de acabar la visita. Es una experiencia totalmente imprescindible. ¡¡Me encanta!! Qué jardines y qué colores… Los mejores con diferencia son el primer y último jardín. ¡¡¡Ha sido maravilloso!!!

Tras más de 1h recorriendo todos los jardines, toca despedirnos de Junji. Como obsequio final escribe nuestros nombres con los kanjis japoneses en 2 de los 3 alfabetos que utilizan los japoneses.

Ha sido un guía maravilloso y ¡¡¡200% recomendable!!! Se ha currado muchísimo toda la explicación y ha sido uno más de nosotros desde el primer momento, tan cercano y atento. ¡¡¡Gracias Junji por tu amabilidad!!! ¡¡Recuerda que tienes tu casa en Asturias!!

De camino al tren nos encontramos con 2 trabajadoras que regresan a casa con su uniforme de trabajo.

Me llama muchísimo la atención el calzado y me dejan hacerles una foto. ¡¡Aquí todo el mundo es taaan majo!!

Regresamos a la estación de Himeji a las 17h y tras comprar unas chocolatinas en una tienda de la estación que tiene muy buenos precios (Matsumoto KiYoshi [se trata de una franquicia]), recogemos nuestros bártulos de la taquilla y cogemos el primer tren que sale rumbo a Kioto. Por suerte no tenemos que esperar ni 1 minuto sino todo lo contrario, tenemos que correr para no perderlo. Vamos sin reserva de asientos pero los conseguimos desde el principio, así que genial.

La visita a Himeji ha sido una breve pero maravillosa experiencia, tanto por los paisajes como por Junji. ¡¡100% recomendable!!

Bajarse del tren es toda una odisea porque no hemos ido hasta ahora en ningún tren tan lleno como este. Suerte que la mayor parte de la gente se baja en Kioto y podemos bajar con la “marabunta”. La cantidad de gente que está esperando para subir al tren es inmensa.

Pregunto en información por si pudiésemos comprar ya el pase de Koyasan World Heritage Ticket para nuestra visita a Koyasan, pero me dicen que tengo que comprarlo en Shin – Imamiya tal y como tenía anotado, así que por esta parte no puedo adelantar trabajo.

Salimos a buscar un taxi. Hay 2 filas diferentes, una a la izquierda para japoneses

y otra a la derecha para turistas donde especifican que hablan inglés básico y admiten tarjeta de crédito de 8 a 23 horas. En la cola de los japoneses pasan taxis sin parar, pero en la de los turistas no para ni uno y eso que hay muchísimos aparcados justo delante. Tan exagerado es que acabamos yéndonos todos a la fila de los japoneses cuando justo llega un taxi a la fila de turistas y es para nosotros. El conductor habla algo de inglés y aunque le enseño la dirección del hotel en japonés, me pide que se lo muestre en Google Maps para poder orientarse. Nos cobra 1.340 yenes. Yo traía anotado de casa un presupuesto aproximado de 1.470 yenes según la web Taxi Fare Finder, así que se ha acercado un montón.

Llegamos al hotel Guesthouse Sanjo Takakura Hibiki a las 19.30 horas y vemos que la recepción solo abre hasta las 17 horas, pero hay un mando cuyo botón hay que tocar 2 veces si llegamos fuera de esa hora. El recepcionista se presenta en menos de 10 segundos. Es majísimo y habla perfecto inglés. Pago el impuesto de Kioto de 200 yenes por persona y noche (solo efectivo) y por fin llegamos a la habitación. Es una pasada, un mini apartamento con respecto al enorme apartamento de Takayama, pero con todo lo necesario incluida lavadora y cocina y espacio más que suficiente. Todo está informatizado, incluida la temperatura del agua de la bañera que se elige con una especie de termostato. Además hay una mini tele en la bañera… ¡¡Qué fuerte!! Y vamos a pasar aquí las próximas 5 noches… ¡¡Genial!! Tenemos las maletas grandes que enviamos desde Takayama ya en nuestra habitación.

La idea era mañana hacer Nara + Fushimi Inari para aprovechar el último día de JR Pass, pero cuando he dicho que la idea era salir del hotel a las 6.50 horas se me han “tirado a la yugular”, por lo que lo voy a dividir y haremos mañana Fushimi Inari para no madrugar y verlo al atardecer y el domingo Nara para tener la tarde tranquila para finalizar las maletas.

GASTOS DEL DÍA:

• Taquilla: 700 yenes
• Castillo de Himeji + jardines koko-en (de 4): 4.200
• Taquilla: 200
• Transporte Junji: 2.000
• Comida (de 5): 3.250
• Cerveza 500cc: 450
• Chocolate: 620
• Taxi: 1.340
• Tasa hotel (de 4): 4.000

TOTAL: 16.760 yenes (≈ 138€)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *