4. BANGKOK (parte 2) + AYUTTHAYA

Martes 1 de noviembre

Suena el despertador a las 5.45 h, que hoy tenemos excursión a Ayutthaya. La hemos contratado desde España con Juan Claudio Silva (Facebook – Juan Ayutthaya Excursiones / WhatsApp: +66830040426), un chileno que conocimos a través de las redes sociales. Nos costó 1.000 THB por persona con todo lo siguiente incluido:

  • Tuk tuk desde la parada de la van hasta donde nos esperaba Juan.
  • Los transportes a todos los templos (las entradas eran gratuitas por la muerte del Rey).
  • Visita a los monos.
  • La comida.
  • Agua fría durante todo el día.
  • Un paseo en barco propiedad de Juan de 1 hora y cuarto de duración.
  • Tuk tuk de regreso al lugar de partida de la van.

De Ayutthaya traigo anotado:

  • Es una ciudad a lo largo de la cual están esparcidas las ruinas, no es un recinto cerrado.
  • Hay muchísimos templos en ruinas de los siglos XIV hasta el XVIII. Están todos en ruinas porque la ciudad fue saqueada por los birmanos en 1767, que cortaron cabezas de buda «a mansalva». Desde entonces dejó de ser la capital del reino de Siam.
  • Está cerca de Bangkok, se puede hacer la excursión en el día.
  • Horario de la mayoría de los templos: de 8 a 16 horas.
  • Se necesitan unas 4 horas para recorrer Ayutthaya.
  • Los templos más famosos cobran una entrada individual. Existe un pase de un día para visitar la mayoría de los monumentos por 220 THB, disponible en los museos o las propias ruinas.
  • Al llegar, cruzar el río con un trasbordador que cuesta 3 THB por persona, y al bajar en la otra orilla contratar un Tuk Tuk para 4 horas 700 THB.
  • En la misma estación de Ayutthaya contratar un tuk tuk para que te lleve de templo en templo: tour de 4 horas, aprox. 800 THB → Ellos tienen fotos de los templos y así es fácil entenderse y decirles a cuáles se quiere ir.
  • Hay consigna en la estación de Ayutthaya para dejar las mochilas: 10 THB el bulto.
  • Alquilar una moto: 150 THB todo el día.
  • Hay que cubrirse los codos y tobillos al visitar los templos y no fotografiarse delante de imágenes de Buda.
  • Templos:     
    • Wat Yai Chai Mang Khon: 
      • Aquí se encuentra un buda tumbado precioso al que la gente intenta colocarle monedas pequeñas en los talones.
      • Además del buda se encuentra un gran templo de forma casi piramidal al que se puede acceder al interior tras subir unas empinadas escaleras.
      • Precio: 20 THB.
    • Wat Phanan Choeng: 
      • Este templo está situado al este, un poco más alejado del resto de templos.
      • Con casi 20 metros de altura es el buda más alto de Tailandia.
      • Precio: 20 THB.
    • Wat Mah That: 
      • Uno de los templos antiguos más populares de Ayutthaya.
      • Aquí están las estatuas de las cabezas cortadas y la famosa cara de Buda incrustada en el árbol (cuentan que es una cabeza de Buda que cayó de un templo y quedó en el suelo al lado del árbol y que las raíces de éste la atraparon).
      • Es un recinto bastante amplio de recorrer.
      • Precio: 50 THB.
      • Respetad uno de los conceptos básicos del budismo y que vuestra cabeza en la foto de rigor no sobrepase en altura a la de la escultura.
    • Wat Chaiwatthanaram: 
      • Un templo mucho más pequeño que el anterior con unas vistas muy bonitas al río.
      • Precio: 50 THB. 
    • Wat Phra Sri Sanphet: 
      • Uno de los templos imperdibles en Ayutthaya.
      • También es un recinto bastante grande en el que destacan sus 3 grandes chedis escalonados a los que se puede subir y obtener unas vistas muy buenas del lugar.
      • Precio: 50 THB.
    • Wat Lokayasutharam: 
      • El templo del gran buda reclinado.
      • Gratis.
  • Hay un mercado flotante al este de la ciudad antigua, cerca del Wat Kudi Dao:
    • Horario: de 9 a 20 horas.
    • Gratis.
    • Se ofrecen espectáculos tradicionales todo el día.
    • Hay botes de popa larga para alquilar por 20 THB.

Vamos caminando hasta la estación BTS de Saphan Taksin. A mitad de camino recogemos de nuevo a Fernando y Merche. Llegamos a la parada de BTS de Mo Chit y tratamos de llegar caminando a la estación de bus de Mo Chit = De Chatuchak pero acabamos teniendo que coger un taxi porque la cosa es bastante enrevesada. CONSEJO para llegar a Mo Chit: nada más bajarse de la parada de BTS de Mo Chit tomar un taxi hasta la estación de bus. No costará más de 45 THB y te ahorras un montón de tiempo y peripecias.

Ya en la estación nos encontramos con Miguel, un chico chileno al que también habíamos conocido por el grupo de WhatsApp y que va a hacer con nosotros esta excursión.

Había leído que hay distintas van y compañías para ir a Ayutthaya pero tras haber perdido el tiempo para tratar de llegar a la estación, me dejé llevar y cogimos la primera que encontramos. Importante error ya que nos costó 70 THB (en vez de 60 THB, aunque este dato es irrelevante) y tardó 2 horas en llegar puesto que iba haciendo un montón de paradas, tantas que íbamos un tanto hacinados. Resulta que luego unos compañeros nos contaron que ellos cogieron un van por 60 THB con asientos de cuero súper holgados todos. Nuestra van no es solo que hiciese paradas, sino que si no había nadie para subir en alguna parada el conductor esperaba y empezaba a preguntar a todo el mundo en la calle hasta que conseguía volver a llenar los asientos. CONSEJO: mirar con calma la van que os llevará a Ayutthaya.

Llegamos a Ayutthaya 2h después y nos dirigimos a encontrarnos con Juan, nuestro chófer.

Durante el viaje conocemos a Katerina (de República Checa) y a Diego (chileno también), que pasan a formar parte de nuestro grupo de futuras excursiones.

Totalmente recomendable la excursión con Juan. Me ayudó un montón ya desde España resolviendo mis múltiples dudas y, ya en Ayutthaya, fue súper amable. El transporte genial, en una furgoneta muy amplia con asientos de cuero

y aire acondicionado a tope, botellas de agua fría y toallitas para refrescarnos.

Ayutthaya en sí me decepcionó un poco aunque creo que más porque pensaba que Juan era guía también y no que solo nos acompañaba… Error mío. Sentí que me faltaba un poco de historia mientras visitábamos las ruinas (que está todo en internet, sí, pero para mí no es lo mismo ir leyéndolo a que me lo vayan contando). Aunque a mi pareja le encantó, para gustos colores… Lo que más me gustó fue la experiencia con los monos, que fue muy divertido y entrañable.

Buda entre los árboles
Buda entre los árboles
Monje momificado

Pese a mis reticencias personales le doy un 9 al conjunto de la excursión. 

Ya de vuelta, montados en otra van en la que también íbamos hacinados (esta vez nos costó 60 THB en vez de 70 THB), tardamos una eternidad en llegar a Bangkok puesto que pillamos todo el tráfico de salida del trabajo y fue bastante horrible, la verdad, ya que estábamos muy cansados y no acabábamos de llegar.

Pero como los viajes hay que aprovecharlos a tope, nos bajamos de la van al lado de una estación de metro y ahí ya nos dividimos de nuevo de nuestros compañeros de fatigas. Nacho y yo nos bajamos en la parada de Lumpini y nos dirigimos al Banyan Tree Hotel para ver las vistas de Bangkok de noche. Teníamos miedo de que no nos dejasen entrar ya que llevábamos las pintas de la excursión de todo el día, pero fueron muy amables y sonrientes y le dejaron a Nacho unos pantalones negros de vestir y le guardaron la mochila (gratis todo) y no nos pusieron ningún tipo de impedimento. Creo recordar que era el piso 56 o 59 y la verdad es que era una pasada. Entramos de forma gratuita. Luego estaba la posibilidad de tomar algo en la terraza, pero estábamos muy cansados con lo cual solo subimos a tomar unas fotos

y volvimos a bajar para continuar con nuestra aventura.

Volvemos al lugar de ayer en Silom Road para hacernos unos masajes. Esta vez elegimos el Thai massage, que abarca el cuerpo entero, también por 225 THB, 1 hora. Debo decir que no quedamos muy contentos, por mi parte porque me hizo algo de daño y no lo disfruté nada, y por parte de Nacho, porque le hizo el masaje un chico que nada más llegar se quedó sin camiseta y cuando finalizó el masaje se tiró en la tumbona de la que acababa de levantarse Nacho y le empezó a decir cosas en tailandés. Fue todo un tanto extraño y Nacho marchó muy mosqueado. 

Cenamos algo en un puesto callejero en Silom Road y de aquí de nuevo al apartamento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *