2. COMIENZA LA AVENTURA

Lunes 3 de septiembre (mi 32 cumple)

Y por fin, comienza nuestra mini aventura. 

Decidimos ir en coche al aeropuerto y dejarlo ahí aparcado, para no depender de nadie que nos lleve y nos traiga. Reservando a través de la aplicación de AENA, nos cobran 33,15€ por 4 días y 3 horas. Lo único relevante a tener en cuenta es que a la hora de sacar el ticket tras entrar en el parking, como en cualquier parking, como escanean la matrícula del coche, asociándola a la reserva, hay que fijarse en que en el ticket aparezcan impresos la matrícula del coche y el número de la reserva de AENA.

Hoy estreno mi funda de AliExpress para mi maleta grande… (LINK AliExpres) ¡A ver qué tal resulta! Así protejo la maleta y, al mismo tiempo, la puedo identificar rápidamente en la cinta de equipaje.

Llegamos con tiempo de sobra al aeropuerto, y menos mal, porque la cola va bastante lenta. No miran para las maletas de mano que llevamos, ni las pesan. Pasamos el control de equipajes, donde nos recuerdan que hay que sacar todos los líquidos y sprays, cosa que no siempre hacen, por lo menos en el aeropuerto de Asturias. Al llegar a la puerta de embarque, vemos que nuestro vuelo está retrasado, pero no tenemos ni idea de cuánto tiempo vamos a tener que esperar. 

Finalmente embarcamos a las 22.45 horas, cuando tendríamos que haber despegado a las 21.10 horas. 

A mitad del vuelo nos dan un bocadillo de rúcula con mayonesa, que está muy bueno y nos sirve como cena, y una bebida. 

El avión es muy muy ruidoso, con las típicas hélices como de Indiana Jones, con los asientos con muy poco espacio entre ellos, al estilo “lata de sardinas” que tanto les gusta a las distintas aerolíneas…

Aterrizamos a las 23.25 horas (hora portuguesa), tras un brusco contacto con tierra.

Activé el roaming con Pepephone hace un par de días por teléfono y, por ahora, funciona a la perfección nada más aterrizar. (Y así siguió siendo durante el resto del viaje). 

Nada más recoger la maleta facturada, que sale de las primeras y se ve a la perfección, con la funda intacta,

nos dirigimos hacia el metro, que cierra a la 1 am. La estación se encuentra nada más salir de la zona de llegadas, donde espera toda la gente con los carteles, a mano derecha hasta el final.

En las máquinas que hay a la entrada del metro, tras ponerlas en español, sacamos 2 tarjetas Viva Viagem = 7 colinas (son de uso individual, no se pueden compartir), a 0,50€ cada una, en modalidad zapping o “carga de dinero”, y las recargamos con 10€ cada una.

Se pueden pagar con tarjeta y en efectivo. Hay que guardar los tickets de haber sacado las tarjetas y de las recargas, por si hubiese algún problema.

A las 12 de la noche cogemos la línea roja, que es la única que llega al aeropuerto, y nos bajamos en la última parada, para hacer transbordo con la línea azul hasta nuestra parada: Restauradores.

Tras 5 minutos caminando, a la 1 am llegamos por fin a la pensión Pérola da Baixa. Es pequeñita, pero está limpia y tiene lo necesario. Hace un calor y una humedad horribles, pero por suerte hay un ventilador en la habitación. Dormiremos con las ventanas abiertas. Pago la pensión más el impuesto de 1€ por persona y día (244€) y nos disponemos a dormir.

Mañana no habrá despertador, que yo trabajé ayer y antes de ayer en turno de noche y Nacho llegó ayer del sur en coche (y somos de Asturias), por lo que estamos agotados.

GASTOS DEL DÍA:

– Tarjeta Viva Viagem x 2 + recarga: 21€.
– Aguas pequeñas x 2: 2€.
– Pensión: 244€.

TOTAL: 267€.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *