7. CIÉNAGA DE ZAPATA (parte 1)

Domingo 29 de abril

Suena el despertador a las 7.20 horas. Hemos tenido que dormir con las pulseras antimosquitos y tapadas hasta el cuello y aún así me levanto con 6 picaduras en la cara y cuello. Esto no me gusta nada… Se lo decimos a la chica que nos atendió ayer y que en realidad es la cocinera. Se muestra muy amable y dice que intentarán sacar los mosquitos y que sino lo consiguen o no estamos a gusto, nos podemos cambiar de habitación.

Nos pone el desayuno, que es el mejor que he tenido hasta ahora, pues me pone unas torrijas que están deliciosas y un montón de salchichas fritas. Hoy no les quedaban huevos, pero no importa.

Tras desayunar nos untamos de crema solar y spray antimosquitos (la zona está repleta de ellos).

Sigo teniendo toda la ropa de playa mojada desde el día de Cayo Levisa. Como hay tanta humedad en el ambiente y además no para de diluviar a cántaros, no consigo que me seque ni dentro ni fuera de las habitaciones.

A las 9 horas, puntuales como un clavo, llegan Yuniel y Alberto. Tras pagarles los 150 CUC correspondientes al día de hoy, iniciamos ruta.

Al poco de salir tenemos una experiencia que tenía un montón de ganas de vivir desde que leí que ocurría entre los meses de abril y mayo. En la carretera que une playa Larga con Punta Perdiz, entre otras muchas carreteras de Cuba, tiene lugar la migración del cangrejo rojo hacia la costa con el fin de desovar (vídeo informativo). Por lo visto cuando salen todos en tropel es al amanecer y al atardecer, por lo que nosotros solo vemos unas decenas que van y vienen atravesando la carretera. La mayor parte se encuentra en las orillas, en los matorrales, puesto que caminan muy rápido y huyen de los coches.

Hay unos cuantos aplastados en la carretera, que ya se encargan los cuervos y sus propios compañeros cangrejos de comerse. Hay un montón de hembras cangrejo cruzando la carretera llenas de huevas en sus bajos.

Mamis cangrejas

Creo que esta es una experiencia única y, aunque me da pena porque no está la carretera plena de cangrejos tal y como he visto en los videos por Internet, es verdad que para nuestro conductor Yuniel es mucho mejor que sea así, ya que está bastante tenso por si pincha las ruedas, lo cual sería también un fastidio para nosotras ya que no podríamos llevar a cabo lo que tenemos hoy previsto.

Nuestro destino es Punta Perdiz.

Fue mi elección después de que leí en Internet que era de los mejores sitios para hacer snorkel y ver fauna marina. Cuando llegamos pagamos los 15 CUC por persona que incluyen un buffet libre de comida y bebida. Nada más entrar la verdad es que nos da la sensación de que todo es bastante cutre. Es verdad que ya sabíamos que no era una playa de arena, sino todo de rocas,

pero vemos que las hamacas están bastante sucias, hay vasos tirados por el suelo y, en general, todo da la sensación de tener un aspecto bastante sucio y descuidado. A eso se une el hecho de que en toda la zona debemos ser unas 10 personas, lo que aumenta la sensación de abandono del lugar y que como el cielo está nublado, el mar no se ve azul claro, y da más sensación de tristeza. Decidimos ir al minibar a ver qué nos pueden ofrecer. Como yo no bebo alcohol, quiero un refresco o agua, pero solo tienen cola de marca blanca o agua en garrafas de 5 litros. Me resulta muy cutre todo. No es lo que me esperaba para nada, y menos habiendo pagado 30 CUC… Lo único bueno es que en el minibar ponen reggaeton, como en todas partes en Cuba, y por lo menos me ameniza un poco la velada.

Reconozco que una vez que nos metemos en el agua la cosa cambia pues es completamente transparente y está llena de coral y algunos peces. Lo malo es que no vemos más animales que dichos peces. Pese a ello no recomiendo esta visita, pues me he quedado con una sensación muy mala en conjunto. Seguro que hay otros sitios donde se pueda hacer buen snorkel y sean muchos mejores.

La verdad es que tengo bastantes ganas de irme, pero puesto que el precio incluía la comida, esperamos hasta que nos entra el hambre. La comida la puedo calificar como normal, es decir ni buena ni mala. Como arroz blanco, pasta y un pequeño filete de lomo. Sin más… Solo tengo ganas de irme… Además el cielo sigue nublado y hace que me sienta triste.

Mientras comemos llegan por lo menos 3 autobuses cargados de gente, que vienen directamente a comer y luego irán a bañarse.

Nuestra siguiente parada está a 5 minutos de Punta Perdiz. Se trata del cenote más profundo de Cuba: “la cueva de los peces”. Cuando llegamos vemos que el agua está muy oscura y no vemos a priori ningún pez, por lo que no nos apetece nada bañarnos, y menos con el cielo como está. Además acaban de llegar 2 autobuses cargados de gente, por lo que decidimos darnos media vuelta y ver qué hacemos.

Después de hablarlo con Alberto y Yuniel, aunque por los comentarios que había leído en Internet no tenía claro si formaría parte de nuestro itinerario, nos dirigimos hacia el embarcadero del que parten las pequeñas lanchas para hacer el tour a la Laguna del tesoro. Pagamos 12 CUC por persona (menudos precios) y nos dirigimos a la lancha. El viaje de ida dura unos 5 minutos. El conductor nos dice que tenemos unos 35 minutos para estar en la zona. Al principio me parece todo un poco estafa, pero una vez que damos una vuelta por la aldea taína, ya ha salido el sol, y nos tomamos unos refrescos (cerveza + naranja: 2,5 CUC) contemplando el paisaje, y la verdad es que lo disfruto un montón.

Vemos que hay un hotel pero por lo que nos comentan, es muy caro y está muy destartalado. Además que tiene que ser un poco aburrido porque aparte de contemplar el paisaje, poco más se puede hacer. Y además seguro que cuando cae la noche se llena de mosquitos, por lo que no se podrá ni salir a pasear.

Cuando han pasado solo 20 minutos de nuestra estancia en la aldea, el conductor viene a indicarnos que nos vamos. Le recuerdo que nos había dicho que eran 35 minutos por lo que sobre la marcha se pospone la vuelta. De hecho al cabo de un rato viene de nuevo y nos propone que si nos queremos quedar más tiempo podemos esperar 20 minutos extra e irnos con la lancha que se lleva a los trabajadores. Hace un calor exagerado, por lo que decidimos irnos en la lancha que nos correspondía. La vuelta se hace mucho más amena porque la hace más larga, alternando por los 2 únicos canales (construidos por el hombre) que llevan a la laguna. Además regala rosas y puritos.

Aunque me ha parecido cara la excursión, la recomiendo si sobra tiempo para ella, aunque no como algo imprescindible.

Justo al lado del embarcadero se encuentra la entrada a la granja de cocodrilos. Suerte que esa entrada estaba cerrada porque se ha derrumbado un puente y tuvimos que ir a buscar la siguiente entrada, porque Alberto nos comenta que hay un criadero de cocodrilos justo enfrente que suele estar mucho menos más masificado y además tiene muchos más cocodrilos. Recomiendo totalmente la visita al criadero

(que es el que se encuentra, según se va hacia Playa Larga, a mano derecha) por varios motivos:

  • De la que entramos al Criadero, en la Granja enfrente hay aparcados unos 5 autobuses de los que no para de bajar gente. Nosotras hicimos la visita completamente a solas con el guía.
  • En el criadero hay 4.700 cocodrilos frente a los 100 que hay en la granja.
  • El precio de los dos sitios es el mismo: 5 CUC.

La visita fue súper amena y dinámica. Pude dar de comer a los cocodrilos e incluso fotografiarme con uno de ellos.

El guía era muy majo y abrió la jaula de los cocodrilos bebés para que pudiésemos sacar mejores fotos.

Parte del entorno permitía ver la laguna llena de nenúfares con palmeras al fondo.

La verdad es que disfrutamos un montón de la visita y las explicaciones, así como de las vistas a la naturaleza.

De aquí ya nos dirigimos a nuestra casa particular, que tengo que decir que está genial puesto que la habitación es enorme y justo delante tenemos una terraza gigante para nosotras solas, llena de mesas y sillas, e incluso balancín. Además al entrar vemos que han cumplido con lo prometido y no encontramos ni un solo mosquito.

Quedamos con Alberto y Yuniel para que nos recojan mañana a las 9 horas. Como hoy se nos truncaron un poco los planes y las 2 primeras visitas no fueron muy allá, añadimos hoy parte de lo que íbamos a ver mañana, por lo que tenemos que reestructurar el itinerario y decidimos que mañana iremos hasta Las Salinas, a ver los flamencos. Sonar suena genial, así que a ver qué tal sale.

Después de ducharnos y muy a regañadientes por mí parte puesto que estoy molida, vamos dando un paseo de nuevo al punto wifi. Resulta que estaba a menos de 10 minutos caminando de casa.

Y hoy que llegamos más temprano y con luz, vemos que aparte de los bancos de la calle, hay un pequeño bar con bancos y mesas donde nos sentamos. Como no tienen las consumiciones que queremos, nos quedamos allí igualmente conectadas. El wifi va súper rápido aquí.

Tras la puesta al día vamos de nuevo a cenar al mismo que ayer. No se trata de que nos haya apasionado el sitio, aunque estaba bien, sino que estamos cansadas y solo nos apetece un sándwich.

Mientras estamos cenando, cae la primera lluvia del día. Suerte que ha parado cuando nos toca regresar a la casa.

GASTOS DEL DÍA:

– Chófer + guía: 110 + 40
– Entrada Punta Perdiz: 30
– Tour Villa Guamá: 24
– Consumiciones: 2,5
– Entrada criadero cocodrilos: 10
– Foto cocodrilo: 1
– Cena La dulce mulata del Caletón: 8
– Casa particular Yuyo: 35

TOTAL – 260, 50 CUC (≈ 235€)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *