4. BARRIO DE BELEM

Miércoles 5 de septiembre

De nuevo nos levantamos sin prisa. A las 11 horas estamos desayunando de nuevo en Leitaria Baiana. Nos ha gustado mucho el sitio. Los camareros son muy amables y la comida está muy buena. Preguntamos por la mejor forma de ir al Barrio de Belem y me confirman que hay que ir en el tranvía 15.

Acudimos a la Plaza Figueroa, donde justo está llegando el tranvía 15. Aunque hay una cola enorme, nos subimos y conseguimos asiento. Pasamos cada uno su tarjeta Viva Viagem por el lector. En la siguiente parada, en la Plaza del Comercio, el tranvía se llena hasta arriba.

De hecho, hay gente que se queda fuera y el revisor les avisa de que tengan cuidado con las carteras, pues ha visto a un carterista habitual. En el propio tranvía hay un cartel que pone “cuidado con los carteristas”. En la siguiente parada entra otro mogollón de gente, pese a que el tranvía ya va llenísimo… Y nosotros cómodamente sentados… Vaya suerte que hemos tenido! En la siguiente parada, por fin, el revisor ya no admite a más gente. Menos mal… Las paradas no se van anunciando ni se ven en ninguna parte más que en las marquesinas cuando ya hemos hecho la parada… Lo encuentro todo un poco mal organizado. Creía haber leído que anunciaban las paradas a viva voz, pero aquí nadie anuncia nada.

Nos bajamos en la parada llamada Belem pero no sé si será está, porque solo nos bajamos nosotros y aún está bastante lejos andando de la Torre de Belem. En total hemos tardado 35 minutos en hacer este recorrido en tranvía. La parada correspondiente al Monasterio de los Jerónimos se llama Porto Brandao – Trafaria. Yo creo que para la Torre de Belem tiene que haber todavía una después, pero ya no crucé para comprobarlo.

Había leído que lo mejor era ir directamente a la Torre de Belem, ya que la mayor parte de la gente se paraba primero en el Monasterio de los Jerónimos, y así nos ahorraríamos cola, por lo que pasamos el Monasterio de los Jerónimos y el Monumento de los Descubridores y vamos a ritmo ágil, adelantando a un montón de gente, hasta llegar a la Torre de Belem.

Pese a la gente que hemos adelantado, pone que hay entre 1 hora y media y 2 horas de cola… Esperemos que estén exagerando…

Hay 2 colas: una para los que no tenemos ticket y para los que van a entrar con la Lisboa card (que no se saltan la cola) y otra para los que tienen los tickets “pre comprados” o “pre pagados”, que sí se saltan la cola.

Después de 40 minutos de cola, al sol, solo hemos avanzado 20 metros. La gente no para de salir de la Torre, pero casi nadie entra. No lo entendemos, pero no nos apetece estar esperando aquí 2 horas.

Nos dirigimos al Monumento de los Descubridores, donde no hay apenas cola. Pagamos 5€ por cabeza y subimos.

Monumento de los Descubridores

Las vistas son muy bonitas y merecen la pena.

Vistas puente 25 de abril del Monumento de los Descubridores
Vistas Monasterio de los Jerónimos desde el Monumento de los Descubridores

Atravesamos el pasadizo que hay para llegar hasta el Monasterio de los Jerónimos y vemos una cola bastante grande, con el sol dando de pleno… Pasamos de entrar… La verdad es que no me esperaba que en toda la ciudad hubiese que esperar tantas colas por cualquier cosa…

Buscamos en TripAdvisor algún sitio para comer y acabamos en Pao Pao Queijo Queijo. Compramos 2 menús de wrap y hamburguesa, que incluyen patatas y agua, por 13,9€ entre los 2. La terraza está llena, pero tienen un primer piso con mesas vacías. Los menús son muy abundantes y están muy buenos. Muy recomendable este sitio.

Al salir, pasamos delante de la famosa pastelería Pastéis de Belem, donde de nuevo hay una cola enorme, por lo que pasamos de largo. 

Llegamos al Museo de los Coches, que en realidad es de carruajes. El antiguo museo se encuentra a la izquierda mirando hacia el puente 25 de abril y el nuevo, justo enfrente del antiguo. No hay cola, y menos mal, porque me hacía mucha ilusión visitar este museo. Sacamos la entrada combinada para ambos, por 10€ por cabeza. La visita merece muchísimo la pena, me ha encantado e impresionado. 

Coche de bomberos
«Ambulancia»
Camilla portátil
«Autobús»

Es mucho más de lo que me esperaba. Dedicamos más o menos 1 hora para visitar ambos museos.

Luego ya decidimos abandonar el Barrio de Belem y dirigirnos hacia la Plaza del Comercio. A las 16 horas cogemos de nuevo el tranvía 15, justo enfrente de la pastelería Pastéis de Belem, en la primera parada (la más alejada de la Torre de Belém). Nos bajamos en la parada de Cais do Sodre, 30 minutos después, para ir dando un paseo. Casualmente nos encontramos enfrente el Mercado da Ribeira, muy similar al mercado San Miguel en Madrid o a la Boquería en Barcelona.

Está lleno de gente y disfrutamos dando un paseo entre los distintos puestos. Hay cosas muy apetecibles, aunque no las probamos, porque seguimos llenos.

De aquí vamos caminando hasta la playa de ayer, la que está situada junto a la Plaza del Comercio. Es una caminata bonita y disfrutamos de los rayos del sol. ¡Nos tiramos en la playa casi una hora! La playa en sí no es nada espectacular, pero todo lo que le rodea, le da un ambiente que me encanta.

Luego vamos dando un paseo tranquilamente hasta la pensión para coger algo de ropa de abrigo. Paramos por el camino en la Estación de Rossio para saber dónde tenemos que coger mañana el tren a Sintra y así ir directamente sin perder tiempo, ya que mañana sí que toca madrugar.

Estación de Rossio

Busco sitio para ir a cenar en TripAdvisor y me decido por ir a Super Mario. Cuando llegamos resulta que está cerrado por vacaciones… ¡Una pena! Pero no ha ido mal del todo, porque me he comprado unas gafas de sol en una tienda que está al lado, jijiji. 

Revisamos de nuevo TripAdvisor y elegimos Verde Minho. El barrio no parece muy allá, pero el sitio es justo lo que buscábamos: un restaurante típico portugués, con comida sabrosa, abundante y barata. Pedimos para compartir una ensalada mixta mediana y lomo de vaca con huevo y un huevo extra. Está todo muy bueno y abundante. A la hora de traer la cuenta, nos han cobrado 0,5€ por las aceitunas que nos pusieron de pincho y que no hemos tocado. Cuando se lo digo al camarero, se lo piensa y me dice que entonces ese dinero es a cambio del huevo extra… A mí me da la risa. Pagamos 11,7€ con 2 bebidas. De aquí nos dirigimos ya a la pensión, que mañana hay que madrugar un montón y estamos cansados.

GASTOS DEL DÍA:

– Desayuno Leitaria Baiana: 8,8€.
– Aguas x 5: 1,83€.
– Monumento de los Descubridores: 10€.
– Comida Pao Pao Queijo Queijo: 13,9€.
– Museo de los Coches: 20€.
– Gafas sol: 14,9€.
– Cena Verde Minho: 11,7€.

TOTAL: 81,13€.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *