GALICIA – DE UN MONUMENTO NATURAL A UNA CASCADA DE ENSUEÑO

Domingo 19 de septiembre de 2021

Hoy no tenía pensado escribir un post de este domingo porque solo íbamos a hacer «unas cuantas visitillas», pero una vez finalizada esta magnífica jornada, no puedo dejar de compartir las maravillas descubiertas. El único «pero» es que no será un post tan completo como a mí me gusta precisamente porque no contaba con escribirlo y por ello me tomé las visitas de otra manera.

Todos los puntos visitados a lo largo de este día están recogidos en este mapa de «Galicia»ver mapa. Para PASARLO A LA APP MAPS.ME (que es la que me guía en todos mis viajes) solo tenéis que seguir estas instrucciones.

PLAYA DE LAS CATEDRALES

Historia

En la costa de Ribadeo, provincia de Lugo, el mar ha esculpido en los acantilados todo un repertorio arquitectónico de arcos, columnas y bóvedas que llevaron a bautizar turísticamente el espacio entre los arenales de Augas Santas y Carricelas como la Playa de las Catedrales. Declarada Monumento natural por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Galicia, está integrada en la Red Natura 2000 como Zona de Especial Conservación, y forma parte además de la Reserva de la Biosfera Eo – Oscos y Terras de Burón.

Mareas

Es importante revisar la tabla de mareas de la Playa de las Catedrales antes de organizar la visita. Este atípico paraje permanece escondido hasta que la marea retira sus aguas y nos permite pasear por la arena contemplando sus encantos ocultos. Las mareas no siempre bajan y suben los mismos metros, ya que dependen de las fases lunares. Os adjunto una sencilla clasificación de las mismas:

  • Según la altura del agua:
    • Marea alta o pleamar: cuando el agua del mar alcanza su altura más alta.
    • Marea baja o bajamar: cuando el agua del mar alcanza su altura más baja.
  • Según la fase de la luna:
    • Mareas vivas: durante las fases de luna llena y luna nueva, la luna y el sol están alineados y sus efectos se suman provocando las mareas vivas.
    • Mareas muertas: durante las fases de cuarto creciente y cuarto menguante, por el contrario, los efectos se restan, obteniéndose mareas de menor amplitud.

Las mareas vivas son las que más metros suben y bajan, dando mayor diferencia de metros entre pleamar y bajamar. Lo ideal para visitar la Playa de las Catedrales es que haya BAJAMAR con MAREAS VIVAS. Si no te cuadra bien hacer la visita con mareas vivas, acude durante la bajamar, que es cuando el agua está más lejos del acantilado. El mejor momento es desde una hora antes de la bajamar hasta la propia hora de la bajamar, ya que a partir de esa hora la marea comenzará a subir de nuevo. Teniendo en cuenta la tabla de mareas de la Playa de las Catedrales, hay que fijarse en la columna que indica la «altura». La «altura» en la tabla de mareas marca los metros que alcanza el nivel del mar. Los mejores días para visitar la Playa de las Catedrales son aquellos en los que la altura de la bajamar está cerca de 0, que es cuando la diferencia entre los metros de pleamar y bajamar será mayor, es decir, mareas vivas.

Nuestra visita coincidía con una altura en la bajamar de 0,8 metros, que no era lo ideal pero era el día que podíamos ir. Eso sí, lo cuadramos para llegar una hora antes de la bajamar.

Además de por el tema de buscar la «marea ideal», es recomendable comprobar los horarios de las mareas para visitar la playa a la hora adecuada y poder acceder a toda la zona sin riesgo, dado que al subir la marea la playa se convierte en un lugar de difícil acceso e incluso llega a cubrirse completamente por lo que podríamos quedarnos aislados. Si visitas la playa en temporada alta, los encargados de seguridad te avisarán, pero en otras épocas es tu responsabilidad estar atento.

Entrada

La Playa de las Catedrales es uno de los destinos más visitados de Galicia. Por este motivo la Xunta de Galicia ha establecido unos límites de visitantes (4.812 al día) durante los meses de verano (del 1 de julio al 30 de septiembre) y en Semana Santa, periodo en el que es necesario solicitar una autorización para acceder al arenal (si solo quieres ver este monumento natural desde los senderos o los miradores no será necesario reservar entrada). La autorización es gratuita y se puede conseguir de forma sencilla aquí.

Nosotros hicimos la reserva esta misma semana, pero imagino que en meses más estivales habrá que hacerlo con más antelación.

Vestimenta

En cuanto a qué llevar para visitar la Playa de las Catedrales, para mí lo ideal es ir abrigado por arriba, si es que hace frío, pero imprescindible llevar bañador o shorts que se puedan mojar en la parte de abajo, para poder adentrarte en el mar. Disfrutas más pudiendo meterte en el agua y además eso te permite esquivar a una buena parte de las docenas de personas que te impedirán sacar una foto decente. Con respecto al calzado, lo ideal desde mi punto de vista es una de las siguientes opciones, en ese orden:

  • 1º. Escarpines.
  • 2º. Descalzo.
  • 3º. Chanclas: es un rollo tener que ir cargando con ellas en la mano pero a veces son necesarias para ir por encima de las rocas y no hacerte daño en los pies.
  • NUNCA playeros o calzado que no sea de agua.

Más de uno se queda cada día «atrapado» en una zona donde al principio no había agua, teniendo que luego sacrificar su calzado o su ropa para poder volver a zona seca.

Parkings

Vimos por lo menos habilitados 3 enormes aparcamientos para visitar la playa. Adjunto sus coordenadas (de menor a mayor distancia con respecto a la entrada de la playa):

Nuestra visita

Aparcamos sin problema en el parking 1, el más cercano a la entrada de la playa.

Como os comentaba antes, nosotros sacamos la autorización online la misma semana de la visita. Os recomiendo que vayáis ya con la reserva hecha porque cuando llegamos a la entrada de la playa había un montón de gente esperando para que les explicasen cómo hacer la reserva, y os recuerdo que existe un límite en el número de personas que pueden entrar cada día: 4.812 pases diarios.  

Para ver las formaciones rocosas más espectaculares de la playa, la zona denominada como «triple arco«, hay que caminar unos 600 metros hacia la derecha desde la bajada de las escaleras de acceso. Se trata de unos arbotantes de 30 metros de altura que, según la perspectiva que tengamos, nos permiten contemplar arcos dentro de otros arcos.

Aunque es un lugar alucinante, el hecho de que haya tantísima gente, toda acumulada en esa zona del triple arco, para mí resta muchísimo encanto a la visita. Era prácticamente imposible sacar fotos sin gente.

Por suerte sí que se podía disfrutar sin problemas del arco que está aislado. El hecho de poder mojarnos nos permitía esquivar a muchas de las personas que iban vestidas de calle.

Tengo entendido que hay varios arcos más, pero nosotros por culpa de la marea no pudimos acceder a ellos.

Lo negativo de las marabuntas de gente que como nosotros visitaban ese día la playa, quedó 100% compensado por el espectacular cielo que nos acompañaba en esa mañana de septiembre. ¡¡Menudo espectáculo!!

Esta era la segunda vez que visitaba la playa y en ambas visitas me ha llamado mucho la atención lo bien diferenciados que podemos contemplar los estratos en las rocas. Me gusta mucho observar este tipo de cosas.

Aunque al mostrar nuestra reserva para acceder a la playa la chica de la entrada nos indicó que estaba desaconsejado entrar en las cuevas por riesgo de desprendimiento, como era de esperar y como ocurre siempre en este país, la gente se adentraba en las cuevas sin problema ninguno. Qué rápido se ha olvidado la gente de la pobre chica de 24 años que perdió la vida en marzo de 2018. Si dicen que no se puede entrar, es por algo… Nosotros preferimos respetar las indicaciones y evitar el riesgo, además ayer habíamos estado en la Playa de Santa Gadea y tuvimos una cueva enterita para nosotros.

La marea no estaba tan baja como nosotros esperábamos y eso que fuimos exactamente una hora antes de la bajamar. Por este motivo, aunque nuestra idea inicial era enlazar una playa tras otra a través de la arena, tuvimos que cambiar nuestros planes.

PLAYA DE OS CASTROS Y PLAYA DAS ILLAS

Después de pasear una hora larga por la Playa de las Catedrales, cogimos el coche y fuimos hasta el parking gratuito de la Playa de Os Castros.

La entrada a esta playa es de lo más llamativa pues es a través de una cueva.

De la Playa de Os Castros vamos dando un paseo hasta la Playa das Illas. Esta playa es muy similar a la de las Catedrales, pero sin docenas de personas por el medio. Todas las rocas tienen los estratos claramente marcados, como en la de las Catedrales y, además, tiene sus propias mini «catedrales», de las que pudimos disfrutar con calma y sin gente.

Lo único que no me gustó de estas playas es la cantidad de algas que había por todas partes. Siempre me han dado mucho asco, qué le voy a hacer…

La idea era volver al coche por donde habíamos venido, pero la marea había cubierto por completo esa opción. Por suerte hay un coqueto paseo que comunica ambas playas por arriba.

Aprovechamos para tomar algo en el Chiringuito Os Castros, pues el calor empezaba a apretar y aún nos quedaba una visita pendiente.

CASCADA O FERVENZA DE SANTO ESTEVO DO ERMO

En principio esta iba a ser una visita más pero, ¿cómo podía yo haberme imaginado lo que nos íbamos a encontrar?

DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA:

Parking:

Hay 2 posibles parkings:

Tipo de ruta:

Yo siempre había pensado que las rutas lineales son aquellas en las que se hace la ida y la vuelta por un mismo camino mientras que las circulares eran en las que la ida se hace por un camino y la vuelta por otro diferente, volviendo tanto en las lineales como en las circulares al mismo punto de partida. Pero un día un experto montañero me sacó de mi error y me explicó que las rutas LINEALES son aquellas que se inician en un punto y se terminan en otro, mientras que las rutas CIRCULARES son aquellas que se inician y finalizan en un mismo punto, independientemente de que la vuelta se haga por el mismo camino o no.

Dicho todo esto, la ruta que seleccioné es una ruta circular, ida y vuelta por el mismo camino:

  • Distancia total (ida y vuelta): ≈ 4,6 km.
  • Dificultad: mínima en cuanto a la señalización porque está perfectamente indicada; baja en cuanto a la forma física necesaria excepto por alguna cuesta y ciertos escalones…
  • Mis tiempos:
    • Tiempo caminando: 1 hora 20 minutos.
    • Duración total: 2 horas 10 minutos.
  • Punto de inicio de la ruta: 43.53332, -7.23859.

NUESTRA RUTA:

No teníamos claro si la pista forestal que lleva de un parking a otro sería apta para ir en nuestro coche por lo que preferimos aparcar en el estacionamiento ubicado al principio de la pista, nada más salir de la carretera nacional.

Cambiamos los playeros por las botas de monte impermeables pues estamos acostumbrados a que en Asturias muchas de las rutas estén bastante embarradas.

Nos ponemos en marcha a las 13.20 horas a través de la pista forestal.

El tramo a través de la pista es en todo momento cuesta abajo, con una pendiente NO muy pronunciada. Una vez que llegamos al final creemos que podríamos haber venido en coche porque, de sus aproximadamente 1,3 km de longitud, excepto en los últimos 150 metros, en el resto o entran 2 coches de ancho o encontramos apartaderos donde ubicarnos mientras que pasa el otro vehículo.

Tardamos solo 15 minutos en llegar a la Ermita de Santo Estevo do Ermo. No se puede aparcar en la zona ubicada a la entrada de la ermita, pues están cerrados los accesos con varias cadenas.

Justo enfrente de la ermita encontramos un panel informativo.

Mirando hacia la entrada de la ermita, a mano derecha encontramos un área recreativa con parrillas y una fuente (en la que no especifica que el agua sea potable).

Nosotros tomamos el camino ubicado a la izquierda de la ermita. Es un sendero de esos que me encantan, todo rodeado de verde y con el constante arrullo del agua a nuestro paso.

Solo unos 300 metros separan la ermita de la cascada. Cuando la vemos aparecer, pese a que baja con muy poca agua, es como… ¡¡¡¡¡uaooooooooo!!!!! Esa zona parece el paraíso. El río se precipita desde unos 15 metros de altura en un entorno de ensueño. No puedo parar de contemplar cada rincón que me rodea.

Y si no me parecía suficiente con ver la cascada desde la parte inferior, resulta que se puede llegar a la parte intermedia de la cascada a través de una coquetísima escalera enclavada en la tierra. ¡¡Qué maravilla de lugar!!

Como os comentaba al principio del todo, la idea de hoy no era para nada escribir un post de las visitas del día, así como el plan era visitar la cascada y dar la vuelta. No podía imaginarme el entorno tan idílico en el que se encontraba… Necesitaba indagar y descubrir cada recoveco de ese paraíso.

Continuamos ascendiendo por las escaleras en busca de todo lo que nos pudiese ofrecer ese maravilloso lugar.

Llegamos a la zona señalizada como la Ferradura a través de una corta pero empinada subida.

Desde aquí podemos acceder a la zona alta de la cascada, a su inicio, aunque no es que sea muy espectacular ya que la maleza lo tapa casi todo.

Suerte que nos hemos traído las botas de monte impermeables porque hay bastante barro y no hubiésemos podido hacer la ruta con un calzado normal.

Continuamos avanzando por ese espectacular sendero que cada vez me tiene más enamorada y que nos adentra en un bosque de cuento con todo ese verde, la hojarasca marrón por el suelo y el río como única compañía. No me puede gustar más el lugar.

Rodeamos el río hasta llegar de nuevo a los escalones, pero esta vez no descendemos por ellos, sino que continuamos de frente por ese precioso sendero protegido por la barandilla de madera.

Me resultaba difícil de creer porque ya estaba disfrutando del paseo al 200%, pero ese sendero de la barandilla nos condujo hasta mi lugar favorito de toda la ruta aparte por supuesto de la zona de la cascada. Se trataba de una senda preciosa, mágica, con esos túneles arbolados, tanto verde con el contraste del marrón y nadie a nuestro alrededor, lo que me hacía sentirme como en un sueño. ¡¡¡Qué lugar tan maravilloso y bonito!!! ¡¡Me gustó muchísimo!!

Ese trayecto nos llevaba de nuevo a la escalera inicial.

Totalmente enamorada de lo que me rodeaba, aún bajé y subí un par de veces las escaleras para disfrutar de la belleza de cada detalle.

Iniciamos la vuelta a las 15.15 horas después de casi 2 horas de aventura y con una felicidad que desbordaba cada poro de mi piel. Necesitaba compartir sí o sí esta experiencia que para mí ha sido de 10. Un lugar de ensueño, espectacular, que me ha enamorado muchísimo con tantos senderos y desvíos por los que perderse y explorar. Me recuerda mucho a la Cascada del Cioyo en Castropol (Asturias), solo que en esta última sí que se puede acceder en condiciones a su nacimiento y esa fue una experiencia que nunca podré olvidar.

A modo de COMENTARIOS Y CONSEJOS VARIOS, decir que:

  • Para el día de hoy me resultaron muy cómodos los bastones de trekking para ayudarnos tanto a impulsarnos en los ascensos como para frenar nuestros descensos. Los que yo tengo son los más básicos del Decathlon (LINK Decathlon). Los tengo desde el 2018, me costaron solo 4,99€ cada uno y me van de lujo.
  • Las botas de monte impermeables son imprescindibles porque había mucho barro. Además siempre es mejor llevar los tobillos lo más sujetos posibles.
  • Hemos visto un par de fuentes, pero no tenían ninguna indicación de que el agua fuese potable.
  • La ruta está bastante señalizada. De todas formas yo siempre aconsejo llevar descargado el mapa de Google Maps PASADO A LA APP Maps.me, que se puede ver offline (aún sin cobertura). Todos los puntos mencionados en el post están ya metidos en mi mapa personalizado de Google Maps (ver mapa). Os dejo las instrucciones de cómo pasar un mapa a otro: instrucciones.
  • No ha habido cobertura por la zona de la cascada.
  • Nos hemos cruzado con solo 5 personas, lo que siempre da puntos extra a cualquier aventura.
  • Tardamos un total de 2 horas 10 minutos en hacer toda la ruta, caminando un total de 1 hora 20 minutos según Wikiloc y habiendo recorrido un total de 4,6 km.
  • Os dejo el link de la ruta en Wikiloc.
Powered by Wikiloc

Posdata 1: todos los puntos visitados a lo largo del día están recogidos en este mapa de «Galicia»ver mapa. Para PASARLO A LA APP MAPS.ME (que es la que me guía en todos mis viajes) solo tenéis que seguir estas instrucciones.

Posdata 2: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Posdata 3: me encantaría que dejases un comentario con tu opinión sobre lo que has leído.

Puedes seguirme en mi INSTAGRAM para estar al día de todas mis aventuras.

Te dejo un LINK con más aventuras por Galicia por si les quieres echar un vistazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *