5. GRAN SINAGOGA + PARLAMENTO + ISLA MARGARITA

Jueves 28 de noviembre:

Hoy salimos del hotel a las 9.45 horas. Llegamos a la Gran Sinagoga a las 10h (hora de apertura). Hay mucha cola para sacar las entradas pero nosotras ya las traemos de casa. Hay que pasar un control de seguridad donde revisan los bolsos además de hacernos pasar por el arco detector de metales. Si se quiere una visita guiada hay que ir nada más pasar el control de seguridad a la derecha y luego a la izquierda para entrar dentro de la Gran Sinagoga, donde al lado de los bancos hay banderas de los distintos países. Ojo a la hora de bajar los bancos para sentarse porque caen de golpe y cada 2 x 3 se oyen estruendos de bancos cayendo. Los chicos deben llevar la cabeza tapada o ponerse una kipá (que se les presta gratis) para poder entrar. La primera visita guiada en español (y en el resto de idiomas) es a las 10.30 horas. Comienza puntual en los bancos laterales (la gente sentada en los bancos centrales debe trasladarse a la bancos laterales para poder oír algo). Cuanto más cerca se siente uno del guía mejor porque sino se pierden muchos detalles ya que todos los guías han empezado a dar sus explicaciones a la vez y ha sido todo un poco caótico y sin sentido. Costaba bastante enterarse de la exposición.

Nuestra guía se llama Catali (o algo similar) y ha sido muy amable y nos ha hecho la explicación muy amena. Ha merecido mucho la pena porque como ya dije yo no soy muy de iglesias (ni similares) pero con la descripción que nos ha hecho, me ha gustado mucho la visita. La visita del interior ha durado 30 minutos y la del exterior 15 (45 minutos en total).

Nuestra guía nos explica que la escultura del patio, el «Árbol de la vida» representa un sauce llorón y cada hoja lleva escrito el nombre de una víctima del Holocausto (no de todas obviamente). Se pueden añadir nuevas hojas con nuevos nombres una vez por año.

La entrada a la Gran Sinagoga incluye la visita al museo y a una exposición que hay en el sótano de la sinagoga sobre el gueto con fotos y explicaciones en inglés. Ninguno de los 2 me llama mucho la atención.

Abandonamos la Gran Sinagoga a las 11.45 horas.

Nos hemos quedado sin efectivo por lo que volvemos al sitio del cambio del otro día: «Change Valutaváltó», que por supuesto tiene ya gente esperando. En 15 minutos estamos listas. Cambiamos solo 20€.

Justo al principio de esta calle se encuentra la parada del autobús 100E que es el que lleva directamente al aeropuerto (sin transbordos). Aprovecho para sacar los tickets para mañana, ya que como la línea azul del metro está en obras y cuando vinimos nos liamos, preferimos no arriesgar y coger éste directamente pese a que no está incluido en el bono de transporte. Los tickets se pueden sacar en unas máquinas moradas que hay donde la parada (también las hay en las paradas de metro). Las máquinas se pueden poner en español y se puede pagar con tarjeta. Se elige el icono que tiene el dibujo de un avión en blanco con un fondo en azul («autobús exprés billete sencillo 100E»). Cada ticket cuesta 900 HUF.

Pasamos por una tienda que vende tostaditas con distintos ingredientes (Duran Szendvics) que tienen muy buena pinta y nos cogemos una caja para llevar. Se puede pagar con tarjeta. Compramos 6 tostadas por 1.968 HUF. (Luego descubriremos que hay 2 tiendas más de Duran Szendvics en la ciudad)

La siguiente parada es la Basílica de San Esteban que aún teníamos pendiente por ver. Se puede visitar y subir a su cúpula, aunque nosotras solo la vemos por fuera. Se ve preciosa con el árbol de Navidad gigante en medio de la mini pista de hielo (no de patinaje) y un montón de puestos (de nuevo no de venta de motivos navideños) pero sí con decoración navideña alrededor.

Comemos nuestras tostaditas (que están deliciosas) en una de las mesas habilitadas alrededor de la pista de hielo.

Sin darnos cuenta vamos desandando el recorrido que hicimos el otro día con el free tour, pero esta vez de día. Atravesamos la Plaza de la Libertad y podemos ver con claridad el monumento más reciente de esta plaza y muy controvertido. Está formado por el águila alemana (representando al Tercer Reich) atacando desprevenidamente al inocente arcángel de San Gabriel (representando al reino de Hungría), viniendo a decir que los crueles alemanes invadieron a la pobre Hungría inocente y a consecuencia de esta invasión tuvo lugar la limpieza étnica. Por lo que nos contó la guía es controvertido porque de alguna manera Hungría colaboró en la invasión alemana… Por ello como «contra monumento» se puede ver justo delante un cable de espino, fotografías, maletas… Y suele haber concentraciones pacíficas casi a diario para que retiren el monumento.

El lunes no estaba, pero hoy hay instalado un árbol de Navidad.

Llegamos a la zona del Parlamento 45 minutos antes de la visita que tenemos cogida así que volvemos a la chocolatería del otro día (Szamos Café) a tomar algo. También en el Parlamento están instalando un árbol de Navidad lleno de luces.

En realidad las entradas para el Parlamento las tenemos sacadas para las 14h pero indican que hay que llegar 15 minutos antes. Cuando llega la hora nos dirigimos según se mira hacia el Parlamento (hacia el río Danubio) a mano derecha del todo, hasta el final del edificio (47.508527, 19.046173). La entrada al Parlamento se realiza a través del Visitor Center, ubicado fuera del propio edificio del Parlamento, bajando unas escaleras como si fuesen de entrada al metro. Pasamos un control de seguridad. No nos piden las entradas. Se pueden dejar gratis los abrigos y los bolsos pequeños (me toca cargar con la mochila) en un guardarropa. Nos entregan una especie de audioguía para escuchar a la guía sin que tenga que estar dando voces. Va caminando demasiado rápido y si te paras a sacar fotos no puedes oír las explicaciones. Mi madre se lo comenta y la guía responde de malas maneras.


La sala de la cúpula es espectacular, con una altura exterior de 96 metros (la misma que la de la Basílica de San Esteban lo que proclama que el poder del país reside en el Parlamento y en la Iglesia y ningún edificio puede superar tal altura por ley) y una altura interior de 27 metros. No se pueden sacar fotos.

Es el tercer Parlamento más grande del mundo después del de Bucarest (1°) y el de Buenos Aires (2°).

Entiendo que hay que hacer la visita sí o sí porque es uno de los iconos de Budapest, pero para mi gusto va todo demasiado rápido además de que hace mucho calor en el interior. Avisados estáis para dejar toda la ropa (jerséis incluidos) en el guardarropa. No me ha gustado el formato de la visita.

La visita guiada finaliza en 30 minutos, que es cuando se accede al museo, que desde mi punto de vista no merece mucho la pena.

El código QR de las entradas se escanea al final de la visita, una vez recogida la ropa del guardarropa.

Para entrar al baño hay que pagar 200 HUF, cosa que me parece fatal teniendo en cuenta que ya pagamos la entrada, que la visita no ha sido muy buena precisamente y que encima los baños están sucios

Salimos del Parlamento a las 15h, justo para el cambio de guardia que se produce a las horas en punto y a las y media, pero ha empezado a llover muchísimo y no hay ningún cambio de guardia.

La idea era visitar la Isla Margarita dando un paseo, pero con la que está cayendo decidimos coger el autobús número 26 justo antes del puente Margarita. Este autobús recorre la isla de un lado a otro. Con el día gris que hace no se ve nada desde el autobús así que al final de la isla cogemos el metro para volver al centro de Pest. Ya que tenemos el bono de transporte, lo aprovechamos al máximo.

Por suerte cuando salimos del metro ha dejado de llover. La zona que rodea la Fashion Street está siempre llena de ambiente en cuanto cae la noche (muy temprano a estas alturas). Nos sentamos en uno de sus rincones, disfrutando del ambiente y las luces.

También nos acercamos a ver la zona de la Basílica de San Esteban de noche. En la fachada de la basílica hacen representaciones navideñas con luces (creo que cada media hora) que merece la pena ver.

Entramos de nuevo en el Four Seasons pues pasamos de casualidad por delante y vemos que han puesto la decoración navideña, y menuda decoración. Merece la pena entrar a echar un vistazo.

Compramos la cena en el supermercado Spar y vamos de retirada al hotel.

GASTOS DEL DÍA:

– Tickets bus aeropuerto: 1.800
– Duran Szendvics: 1.968
– Café + 2 chocolates: 2.320
– Baño: 200
– Vino caliente: 1.000
– Imanes x 3: 3.000
– Supermercado Spar: 1.535

TOTAL: 11.823 HUF ( ≈ 36€)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *