5. CANTABRIA – BOSQUE DE SECUOYAS, BÁRCENA MAYOR, RUENTE, CAPRICHO DE GAUDÍ, MOLINO Y ACANTILADOS EL BOLAO

Viernes 3 de septiembre de 2021

¡¡¡Hoy es mi 35 cumple!!! ¡¡¡¡Qué emocionante!!!!

Hemos dormido genial, las camas son muy cómodas. El único «pero» que pongo es que las paredes son de papel y el suelo de madera antigua que cruje con cada pisada por lo que se oye TODO, lo que ha sido un poco molesto.

Bajamos a desayunar a las 9 am como habíamos concretado ayer. Tenemos el comedor entero para nosotros. Adelina, la dueña, es un encanto y tras preguntarnos por nuestros planes del día, nos da un montón de consejos y hasta nos organiza un itinerario sobre la marcha con varias cosas y rincones para ver durante el día de hoy. Tomamos buena nota de todo.

El desayuno está muy bueno y abundante: sándwich de jamón y queso, tostadas, tomate, mermeladas, magdalenas, sobaos, galletas, fruta…

Hacemos el check out sin incidencias y arrancamos el coche a las 10.15 horas rumbo al Monumento Natural de las Secuoyas de Cabezón de la Sal. «En 1940 el franquismo daba sus primeros pasos tras la guerra y contaba con autoabastecerse de madera, vista la situación geo – política de Europa (empezaba la Segunda Guerra Mundial) y las limitadas posibilidades de comprar en el extranjero. Un consorcio forestal plantó centenares de ejemplares de árboles exóticos de crecimiento rápido. Entre ellos, un millar de secuoyas gigantes, un tipo de árbol que proporciona madera de gran calidad, así como troncos largos y muy rectos. El proyecto se abandonó justo cuando los ejemplares empezaban a tener suficiente entidad. Están censados 848 individuos con una altura de casi 40 metros, es decir, tienen la envergadura de un edificio de 10 plantas. Si el bosque se cuida, la secuoya gigante (Sequoia sempervirens) sobrepasa los 100 metros de altura, los 7 metros de diámetro y llega a vivir hasta 3.000 años, al menos esa es la edad que tienen los ejemplares más espectaculares que se visitan en los parques nacionales estadounidenses«.

En mi viaje de 26 días por la Costa Oeste de Estados Unidos visité 2 parques de secuoyas que me dejaron alucinada:

  • Muir Woods (California): en este parque se encuentran los redwoods (“sequoia sempervirens”), como las de Cabezón de la Sal, de la misma familia que las secuoyas pero más altos y delgados que estas. De hecho son los árboles más altos del planeta.
  • Mariposa Grove (California):
    • Parque donde vive el mayor número de secuoyas gigantes del mundo.
    • Son árboles de gran longevidad pues es normal que superen los 3.000 años de vida, y los seres vivos más grandes del mundo capaces de alcanzar los 100 metros de altura y llegar a los 7 metros de diámetro en su tronco.
    • Las secuoyas no tienen raíces pivotantes profundas sino que por el contrario, sus raíces se distribuyen cerca de la superficie para capturar el agua. Si bien las raíces no penetran generalmente más de 2 metros, pueden expandirse en abanico hasta más allá de los 45 metros brindando una base estable para poder equilibrar el enorme tronco de estos árboles.
    • Las secuoyas necesitan de los incendios naturales para crecer: el fuego abre sus piñas, prepara el suelo para la germinación y elimina otros árboles que crecen con más facilidad y que compiten con ellas. Curiosamente los científicos estaban extrañados de que las secuoyas no se reprodujeran en los bosques que estudiaban hasta que descubrieron la causa, ya que a lo largo del siglo XX se había protegido tanto los bosques de secuoyas que no se habían producido incendios en los últimos 100 años. Ahora, desde los años 60 se realizan periódicamente quemas controladas que han reiniciado el ciclo natural de su reproducción.

Es por esto que tenía muchísimas ganas de visitar el Monumento Natural de las Secuoyas de Cabezón de la Sal aunque ya daba por hecho que no me iba a impresionar tanto como la primera vez que las vi.

Llegamos a la zona del bosque 15 minutos después de salir de la Posada Trisileja. El tema del parking está perfectamente señalizado:

  • Ya NO está habilitado el parking ubicado al principio de la ruta.
  • 1. El parking ubicado en la MISMA acera del bosque está asfaltado y con plazas definidas, pero solo entran unos 20 coches.
  • 2. El parking en la acera OPUESTA al bosque es de tierra, para dejar el coche a los lados del camino, sin plazas definidas ni pintadas en el suelo.

Aunque solo son las 10.30 horas el parking 1 está completo. Ya nos dijeron en el hotel de hoy que este bosque lleva lleno de turistas todo el verano. Diría que hay poco parking para la cantidad de gente que viene al bosque de secuoyas. Aparcamos sin problema en el parking 2.

Desde la zona de estacionamiento hay una senda de 650 metros en el margen de la carretera que nos lleva al principio del bosque de secuoyas, donde encontramos un panel informativo con distintas rutas.

Nos adentramos en el bosque a través de una pasarela de madera habilitada para sillas de ruedas. Hay mucha gente pero lo suficientemente desperdigada para que podemos disfrutar a tope de la visita.

Rápidamente empezamos a visualizar las secuoyas, que son delgadas pero altísimas. ¡¡Me encantan!!

Os recomiendo traer botas de monte impermeables pues el suelo está húmedo y una vez que te sales de la pasarela de madera vas caminando sobre la misma tierra. 

Lo ideal de esta visita es perderse por el bosque y alejarse de las zonas más concurridas, no seguir uno u otro sendero, sino explorar y disfrutar de la paz que se transmite en aquellos sitios (que los hay) en los que se puede estar sin nadie alrededor.

Me encantan las estampas de las secuoyas con el bosque de robles, hayas y castaños de fondo. 

Nos ha gustado muchísimo la experiencia. Los dos hubiésemos querido quedarnos bastante más tiempo disfrutando de la paz y la belleza de este bosque, pero aún nos queda mucho por visitar hoy después de las recomendaciones que nos dio Adelina de Posada Trisileja, así que después de 1 hora de aventura, nos dirigimos al parking. Nos queda pendiente volver mínimo una segunda vez para disfrutar también de los bosques de alrededor, pero es que conociéndonos nos podríamos tirar mínimo toda la mañana recorriendo cada sendero y cada recoveco.

Cuando llegamos a nuestro coche hay un buen berenjenal montado de gente buscando parking y formando embotellamientos. Además ha empezado de repente a llover con potencia.

Arrancamos rumbo a nuestro próximo destino a las 11.50 horas. Nos dirigimos hacia Bárcena Mayor, pueblo que tenía muchas ganas de visitar pero que había descartado de nuestro itinerario original por encontrarlo un poco a desmano. Adelina nos insistió esta mañana para que no dejásemos de visitarlo, y al final así lo hicimos.

A Bárcena Mayor se le considera uno de los pueblos más antiguos de Cantabria e incluso de España, al ubicarse en uno de los valles más inaccesibles de la cordillera cantábrica. Declarado Conjunto Histórico – Artístico desde 1979; forma parte además, al igual que Potes, Mogrovejo y Carmona, de la red de los Pueblos más Bonitos de EspañaLos Pueblos más Bonitos de España es una asociación española creada en el año 2011 para promocionar, difundir, fomentar y preservar el patrimonio cultural, natural y rural en áreas geográficas con menor nivel de industrialización y población, que engloba a pueblos de menos de 15.000 habitantes bajo una marca única de calidad.

El gran aparcamiento público ubicado a la entrada del pueblo es de pago. Según los carteles informativos, la recaudación está destinada a la creación de puestos de trabajo para personas desempleadas del ayuntamiento de Los Tojos.

  • Motos: 1 € / día.
  • Turismos: 2 € / día.
  • Caravanas: 5 € / día.
  • Autobuses: 10 € /día.

Aparcamos 35 minutos después de haber salido del bosque de secuoyas. En el parking, un gran panel informativo nos pone un poco al día. «Bárcena mayor es el único pueblo incluido en el parque natural Saja Besaya. Se organiza en un solo núcleo de estructura alveolar, sin barrios, con una cierta organización en calles y plazas que no resulta frecuente en los núcleos rurales de Cantabria. Destaca por lo tradicional de su arquitectura, la nitidez de sus límites, perfectamente establecidos por las fachadas posteriores de las hileras, y la densidad de la trama edificada. El tipo de casa más característico de la aldea responde al modelo de casa montañesa de hábitat rural. En ellas los muros medianeros sobresalen en la primera planta a partir de ménsulas en «S» para cobijar de la solana, que se introduce a partir del siglo XVII con la llegada del maíz, por la necesidad de un espacio para secar el cereal«.

Accedemos al pueblo a través de un precioso sendero empedrado todo rodeado de verde.

El pueblo es guapísimo y está muy cuidado, todas las casitas son de piedra y muchas de ellas tienen balcones llenos de florecillas de colores, me gusta muchísimo peeeeeeeeero… ¡Hay demasiada gente! Por suerte la paciencia para las fotos tiene sus frutos.

Me hacen mucha gracia los canalones con forma de dragones. 

Es con diferencia el mejor pueblo de los que hemos visitado hasta ahora. Precioso, super cuidado y más grande de lo que imaginaba. Finalizamos la visita tras 1 hora 10 minutos recorriendo cada recoveco. Visita imprescindible si se viene a Cantabria. Se trata de callejear y recorrer sus maravillosos rincones, no hay nada en concreto que ver pero sí en general, todas sus cuidadas calles y casitas. Además tiene una carretera muy buena hasta el propio pueblo y un amplio parking bien organizado por solo 2€. Todo son ventajas.

Arrancamos el coche de nuevo a las 14 horas. La primera parada que nos recomendó Adelina después de Bárcena Mayor era Selores para visitar la Casona Palacio Camino Real. Como no nos va a dar tiempo a hacer todo lo organizado por la simpática Adelina, decidimos dejar esa visita para otra ocasión e ir directos a Ruente, a donde llegamos 20 minutos después de abandonar Bárcena Mayor. Aparcamos en la plaza ubicada delante de la bolera sin problema ninguno. Hay parking bastante por la zona.

Comemos en el área recreativa de la Junquera de Ruente, con preciosas vistas al Monumento Natural de la Fuentona. Una vez saciado nuestro apetito, nos acercamos hasta La Fuentona, un lugar del que nunca había oído hablar y que me marca mucho una vez que conozco su historia.

«Catalogada como punto de Interés Geológico, la Fuentona de Ruente es una surgencia natural de agua que brota al pie de una pared de roca caliza. Se caracteriza por manar variables caudales de forma intermitente, llegando a quedar totalmente SECA por cortos espacios de tiempo de una forma no periódica. Lo destacable de esta fuente es que NO es tal fuente, sino el nacimiento de un río. La Fuentona es bien conocida por la rareza de su cavidad y por el fenómeno de las intermitencias. El manantial de flujo regular, repentinamente deja de manar por un tiempo que oscila entre algunos minutos y varias horas, volviendo a surgir sus aguas con el mismo caudal anterior. Esta deseca temporal es descrita como de «remota antigüedad» y a partir del S. XX ha permitido documentar unas 12 paradas. Listado de las últimas «secas» de la Fuentona:

  • 1971: 2 horas 15 minutos.
  • 1978: 20 minutos.
  • 1991: 2 horas, apareciendo 30 truchas muertas por asfixia.
  • 1995: 45 minutos.
  • 1996: 1 hora.
  • 1998: 15 minutos.
  • 2000: 2 horas.
  • 2004: 1 hora.
  • 2009: 1 hora y media.
  • 2011: 5 horas.

«Cuenta la leyenda que en el interior de la gruta vive una anjana, la cual sería la causante de que las aguas dejen de manar en la Fuentona. La anjana es el hada buena en la mitología cántabra. La leyenda de la anjana de la Fuentona nace a partir del misterio que envuelve a esta gran fuente intermitente«.

Es decir, lo que en realidad parece una simple y pequeña fuente que mana de la roca es en realidad el nacimiento de un río que en pocos cientos metros, sorprendentemente se vuelve de lo más caudaloso y fue capaz de mover batanes y molinos harineros, servir para crear piscifactorías de truchas o favorecer la fábrica de la luz «La Deseada». Y, lo más curioso de todo, es un río que en momentos muy puntuales deja de manar agua quedando completamente seco su cauce. ¡Qué curioso todo!

Recorremos por completo el paseo fluvial disfrutando de las hermosas vistas y sin acabar de entender cómo toda esa agua puede surgir del punto que acabamos de visitar.

Os recomiendo hacer todo el precioso paseo hasta el puente de los 9 arcos. Menudo pedazo de río que acaba manando de la Fuentona. Me está gustando un montón esta inesperada visita recomendada por Adelina. Justo donde el puente hay también dos mesas con bancos donde sería un sitio perfecto para un picnic.

Nos acercamos al restaurante Los Molinos recomendados nuevamente por Adelina. ¡¡¡¡El restaurante es un espectáculo total, no me lo esperaba para nada!!!! El dueño es majísimo y nos lo enseña todo. Bajo el suelo acristalado sobre el que están dos de las mesas de los comensales corre el río a toda velocidad. Menuda pasada comer escuchando y viendo el río justo bajo tus pies. En la oficina del jefe, tras una vidriera, está parte de un molino y en la parte de abajo el río corriendo raudo y veloz. La zona de los jardines es preciosa llena de flores de colores, puentes y hasta un estanque. ¡¡Me ha encantado!!! Y lo más impresionante es que toda el agua que fluye por aquí nace de la Fuentona que acabamos de visitar. Este restaurante es todo un espectáculo, además tiene una puntuación de 4,6 sobre 5 en Google.

Salgo alucinadísima de este espectacular pueblo del que no había oído hablar nunca y que ha sido una constante caja de sorpresas. Me ha gustado muchísimo y lo pongo como una visita imprescindible para mí. Eso sí, os recomiendo hacer el recorrido en el mismo orden que nosotros, primero la Fuentona, el paseo fluvial y luego el restaurante, para que os podáis ir haciendo una idea de dónde proviene todo.

Viendo que el resto de indicaciones de Adelina hasta ahora han sido todo un acierto, nos dejamos super anotado para una próxima visita lo de Selores y su Casona Palacio Camino Real.

Sobre la marcha sacamos las entradas online para visitar dentro de 1 hora el Capricho de Gaudí en Comillas, que nos quedó pendiente de ayer. Existe la posibilidad de una visita guiada (de 45 minutos) o de una visita por libre, ambas por 7€. Nosotros preferimos ir a nuestro aire, ya que con ambas entradas se puede visitar tanto el interior como el exterior del capricho.

Tardamos solo 15 minutos desde Ruente hasta Comillas. Hoy aparcamos en un parking que encontramos de casualidad a solo 300 metros de la entrada del capricho, (43.381832, -4.289562), al lado del parking de un supermercado Lupa. ¡Qué suerte hemos tenido!

Llegamos con 15 minutos de antelación al Capricho, por lo que nos hacen esperar en una zona con sillas hasta que nos avisa el chico para pasar. 

Estaba muy ilusionada con esta visita y tenía muchas ganas de recorrer cada rincón. Basta que tengas las expectativas altas de algo para que no se cumplan ni por asomo… La visita del interior no despierta mucho mi atención aunque sí que disfruto del recorrido por el exterior. Eso sí, hay demasiada gente y es prácticamente imposible sacar una foto sin un motón de personas por el medio. La verdad es que aunque es lo más conocido de Comillas, para mí NO resultaría una visita imprescindible. Finalizamos el recorrido 45 minutos después. En general Comillas no ha sido un destino que nos haya maravillado sobremanera.

Arrancamos el coche a las 17.40 horas rumbo al Molino y los Acantilados El Bolao, que había visto por internet y tenía buena pinta (también nos lo recomendó Adelina por la mañana).

De camino pasamos por la Abadía Cisterciense de Sta. María de Viaceli y por la Hospedería Monasterio Viaceli, que tienen una pinta buenísima, aunque no paramos porque hoy no nos da tiempo a todo.

 Llegamos al parking del molino y de los acantilados 20 minutos después de salir de Comillas. Desde la carretera general hay un desvío de 1,5 kilómetros a través de una estrecho sendero entre altos maizales.

Al llegar al parking habilitado (entran unos 20 coches) alucino porque no esperaba encontrarme con nadie y el parking está lleno. Pensaba que era un sitio de lo más desconocido. Qué ingenua soy a veces…

Os recomiendo venir con calzado adecuado para sortear en el descenso barro y rocas, pues desde el parking sale una pista de tierra que ya nos muestra al fondo los acantilados El Bolao y que nos conduce por un camino sinuoso, todo cuesta abajo hasta llegar a la zona del río, el cual toca atravesar sorteando varias rocas «bailonas» que a más de uno le hicieron meter un pie en el agua. Es más, aunque hay mucha gente por la zona, no todo el mundo se anima a llegar hasta abajo y a muchos les vale con contemplar los acantilados desde arriba. Yo os recomiendo al 200% llegar hasta el final.

Riachuelo a sortear

¿Porque qué nos vamos a encontrar abajo del todo? Unos acantilados espectaculares, los restos de un antiguo molino y una cascada preciosa.

Las vistas con la cascada de fondo me gustan muchísimo, me recuerdan un montón a una de mis rutas favoritas por Asturias, Cascada de la Mexona.

Me parece muy recomendable esta visita porque, aunque hay bastante gente, la zona de la cascada en general está bastante despejada. Mucha gente viene solo a contemplar el espectáculo de los acantilados desde arriba pero no se anima a bajar hasta el río. Lástima que a estas horas de la tarde ya no dé el sol en la cascada porque la estampa con el agua iluminada debe ser maravillosa.

Sentada a la orilla del mar contemplando el agua caer y los altísimos acantilados que me rodean me siento como en un sueño en un día tan especial como es el día de mi cumpleaños. Viendo como llovía cuando abandonamos el bosque de secuoyas esta mañana y el sol que nos da ahora de pleno, este momento es un regalo de la naturaleza. ¡Me siento muy feliz!

Al final hemos estado 50 minutos disfrutando del espectáculo, y hubiese podido quedarme toda la tarde disfrutando de las vistas y del calor en el rostro.

A las 19 horas ponemos rumbo a Santillana del Mar, donde vamos a alojarnos esta noche en el hotel Los Ángeles. Santillana del Mar al igual que Potes, Mogrovejo, Carmona y Bárcena Mayor, pertenece a la red de los Pueblos más Bonitos de España. «Conocida como el «pueblo de las 3 mentiras» ya que ni es santa, ni llana, ni tiene mar, Santilla mantiene todo su esplendor medieval gracias a su buen estado de conservación y un gran patrimonio histórico – artístico que lo convierten en uno de los principales focos de atención turística de Cantabria«.

Tardamos 15 minutos en llegar desde los acantilados al pueblo. Por el camino nos ha llamado Javier, el director del hotel Los Ángeles para explicarnos con detalle cómo llegar hasta el hotel puesto que Google Maps por lo visto lleva por una dirección prohibida. ¡Ha sido muy agradable!

El hotel tiene un parking gratuito enorme al aire libre a 40 metros del mismo, por eso elegí pernoctar hoy aquí, porque aparcar en Santillana del Mar a veces es una misión suicida.

La habitación está genial y es perfecta para nuestra estancia aquí.

Descansamos un rato en el hotel y a las 20.50 horas nos ponemos en marcha. Para celebrar mi cumpleaños hemos elegido el restaurante La Villa, donde encontramos mesa en la terraza nada más llegar, sin reserva. Pedimos para compartir una ración de croquetas de jamón, una de rabas y unos huevos eco poché con paleta ibérica.

Las 3 raciones estaban sabrosas y abundantes. Pagamos 42,7€ entre los dos. Es un sitio un poco chic pero merece la pena. Los camareros fueron muy amables y las comandas salieron con rapidez.

Después de cenar damos una vuelta rápida por el pueblo. Mañana lo veremos en mejores condiciones con la luz del día.

A modo orientativo para que organicéis vuestro propio itinerario os dejo la DURACIÓN DE LAS VISITAS DEL DÍA:

  • Bosque de secuoyas: 1 hora.
  • Bárcena Mayor: 1 hora 10 minutos.
  • Ruente: 1 hora 20 minutos.
  • Capricho de Gaudí: 45 minutos.
  • Molino y acantilados el Bolao: 50 minutos.

GASTOS DEL DÍA:

  • Parking Bárcena mayor: 2€.
  • Café Los Molinos: 1,2€.
  • Capricho de Gaudí: 14€.
  • Gasolina: 46€.
  • Hotel Los Ángeles: 70€.
  • Restaurante La Villa: 42,7€.

Total: 175,9€

Todos los puntos visitados a lo largo de este viaje están recogidos en este mapa.

Posdata 1: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

Posdata 2: me encantaría que dejases un comentario con tu opinión sobre lo que has leído.

Puedes seguirme en mi INSTAGRAM para estar al día de todas mis aventuras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *