Single Blog

  • Home
  • 1. LAVANDA Y GIRASOLES – TORO, TIEDRA
  • Volver
  • 1. LAVANDA Y GIRASOLES – TORO, TIEDRA

    Lunes 18 de julio de 2022

    INTRODUCCIÓN

    ¡¡¡Hace mucho que estaba deseando que llegase este viaje!!! Me voy con mi mami y dos amigas (Lauri y Lidia) a visitar los campos de lavanda en Tiedra, Valladolid, que viven su máximo esplendor en el mes de julio. Vamos a pasar dos noches para tratar de aprovechar al máximo la escapada.

    Según lo que he leído por Internet (dato erróneo que más tarde os explico), en los alrededores de Tiedra existen seis campos de lavanda. En la Oficina de Turismo del pueblo entregan un plano con los campos marcados. Yo los he pasado a mi mapa para que sean mucho más fáciles de localizar ya en ruta.

    Información de la Oficina de Turismo, no del Centro de Interpretación
    Mi mapa

    Existe un Centro de Interpretación de lavanda en Tiedra donde ofrecen diversas actividades además de múltiple información. Yo les llamé en varias ocasiones y me dieron todos los datos que necesitaba, con gran amabilidad. 

    Reservamos el hotel en Toro (Zamora), pues es un pueblo grande y está cerca de todo lo que queremos visitar. Elegimos el hospedium hotel Juan II porque tiene piscina. Me imagino que el calor en Castilla y León debe ser horroroso y, por lo menos ahí, tenemos una vía de escape. A través de Booking seleccionamos para dos noches dos habitaciones individuales y una doble, sin desayuno:

    • Habitación individual: 110€ / cada una.
    • Habitación doble: 136€.

    Todos los puntos visitados a lo largo de esta escapada están recogidos en este mapa de «Castilla y León»: ver mapa. Para poder utilizarlo basta con pinchar en el enlace azul de «ver mapa», NO en el propio mapa.

    Para PASARLO A LA APP MAPS.ME (que es la que me guía en todos mis viajes y rutas por mostrar mucho mejor los senderos que Google Maps y por funcionar a la perfección sin conexión) solo tenéis que seguir estas instrucciones.

    COMIENZA LA AVENTURA

    España está sufriendo una ola de calor terrible. Ayer en Gijón, mi ciudad, había 39°C, cosa que no había visto jamás en mi vida, por lo que no quiero ni pensar cómo estarán Zamora y Valladolid. Voy un tanto agobiada porque mi cuerpo tolera fatal el calor y no sé si me dará alguna «pájara» por el camino. De todas formas, llevo en el bolso abanico, ventilador portátil y hasta paraguas a modo sombrilla por si acaso.

    Salimos de Gijón en coche a las 9.15 horas. Vamos por el peaje del Huerna, donde pagamos 5€.

    Como no estamos acostumbradas a conducir muy de seguido, hacemos una parada en el embalse de Barrios de Luna, en León. Buscábamos un mirador que nos quedase a mano pero, como es habitual, Google Maps hizo de las suyas y al final nos hizo rodear el embalse entero, además de tener que pagar un segundo peaje de 5,35€. Pero bueno, qué se le va a hacer…

    No contábamos con ello para nada y empezamos a ver montones de campos llenos de girasoles. No son muy altos todavía, parecen girasoles bebés, pero se ven preciosos. ¡¡¡Qué emocionanteeee!!! Estamos deseando encontrar un lugar en el que parar para poder verlos de cerca.

    Foto sacada en marcha desde la autopista

    De hecho, mirando por Internet, si pones en el buscador «lavanda y girasoles en Tiedra», vemos que hay campos de lavanda al lado de los de girasoles, permitiendo fotos alucinantes. ¡¡¡No tenía ni idea!!! ¡¡¡Qué ganas de verlo en persona!!!!

    TORO

    Llegamos a Toro (Zamora) a las 13.40 horas, ciudad declarada de Interés Turístico y Conjunto Monumental Histórico Artístico. Además pertenece como Tiedra en Valladolid, a la iniciativa Pueblos Mágicos de España. Según indican en su web, la filosofía de la iniciativa Pueblos Mágicos se basa en un razonamiento que cumplen muchos pueblos, pero que se obvia la mayor parte de las veces en las “clasificaciones” de “pueblos con encanto, pueblos singulares, pueblos más bonitos”, basándose principalmente en la monumentalidad y la belleza del conjunto de su paisaje urbano. Pueblos Mágicos busca pueblos “vivos”,  pueblos con características propias que los hacen únicos y de ellos emana una “magia” especial. Hay muchos pueblos bonitos, con encanto, históricos, con gran patrimonio; pero hay pueblos singulares, pueblos que te llenan el alma con su gastronomía, con sus tradiciones, con sus fiestas, con un atardecer especial, con algo que los hace únicos. Pueblos que guardarás en tus recuerdos más gratos, que compartirás con tu familia, tus personas más queridas y cercanas. Son Pueblos Mágicos.

    Nuestro hotel tiene unas plazas de parking reservadas en la calle. El pasillo entre las dos filas de vehículos es bastante estrecho, tanto que nos hace dudar de si luego podremos sacar bien el coche en caso de que nos aparque alguien delante…

    Una vez estacionadas debo decir que el parking es extremadamente estrecho y difícil para maniobrar, ¡yo no metería mi coche ahí! Y más teniendo aparcamiento gratuito a pocos metros, en la calle Comedias.

    Nuestra habitación, la habitación doble, es perfecta para nuestra estancia aquí. Amplia, con aire acondicionado y bañera. Nos faltaría una neverita para meter nuestras botellas, pero no podía ser perfecta.

    Salimos a la calle y nos llevamos una «bofetada térmica». Hace muchísimo calor, horrible. El termómetro marca 36°C. No estoy acostumbrada para nada a estas temperaturas, qué horror…

    Las vistas que tenemos desde la puerta del hotel son muy bonitas, con el río Duero y varios campos de girasoles que estoy deseando recorrer.

    Puente Mayor de Toro en medio
    Todo lo que veis amarillo son campos de girasoles

    Además estamos al lado de la Colegiata de Santa María la Mayor, muy bonita y rodeada de olivos y campos floridos.

    «La iglesia, de estilo románico-gótico, está inspirada en la catedral de Zamora. Las obras se extendieron más de lo normal en el tiempo, ya que fueron llevadas a cabo entre el último tercio del siglo XII y mediados del XIII. Esto hace que fuera construida en dos etapas: la primera, en la que se realizaron las portadas laterales, los muros y las trazas; y la segunda, en la que se llevó a cabo la cubierta y un cimborrio con torres adosadas. El primer maestro que trabajó en su construcción utilizó la piedra caliza para levantar el edificio, utilizando técnicas muy vanguardistas para la época. Sin embargo, el segundo maestro utilizó elementos más antiguos estilísticamente hablando y utilizó la piedra arenisca en tonalidades rojizas como material base«.

    Traigo varios restaurantes recomendados, todos ya marcados en mi mapa, por lo que tenemos dónde elegir. Los dos primeros están cerrados, quizás por ser lunes. Acabamos en La Esquina de Colás, en plena calle Mayor, frente al Ayuntamiento, atraídas por la cantidad de gente que hay. Nos permiten sentarnos en la terraza aunque no tengamos reserva previa. El dueño del local, un avilesino muy amable, nos comenta las recomendaciones de la casa:

    • Pulpo a la plancha con panceta ibérica (20€).
    • Sardinas marinadas con crujiente de jamón y el pan cristal (14€).
    • Guiso de pluma Ibérica 100% con toque de chocolate (19,5€).

    Nosotras pedimos para compartir:

    • Dos ensaladas de tomate.
    • Media ración de sardinas marinadas.
    • Dos raciones de chuletillas de cabrito lechal.
    • Una ración de costillas 100% ibéricas.
    • Una ración de chipirones afogaos.

    Excepto los chipirones, que no los repetiría, el resto estaba delicioso y abundante.

    Pese a que la terraza está en sombra, yo estoy que me muero del calor. Nos regalan dos abanicos para tratar de paliar las intensas temperaturas. Por suerte nosotras traemos nuestros maravillosos ventiladores portátiles que son una salvación en pueblos como este. ¡¡Fueron un descubrimiento total!!

    La atención en La Esquina de Colás ha sido de diez y hemos quedado encantadas con la comida. ¡¡Os recomiendo este lugar!! Además el dueño es asturiano, y eso siempre da puntos extra, jajaja.

    Después de comer tenemos un gran dilema entre ir a la piscina del hotel o ir a recorrer el pueblo. Con gran pesar elegimos esta segunda opción. Somos las únicas atrevidas que hacemos turismo a estas horas del día. Para mí el calor es matador, lo llevo fatal. Además no encuentro Toro especialmente fotogénico… Damos una vuelta viendo algunos de los puntos que traigo marcados en mi mapa, pero ninguno me llama la atención de forma particular. Puede que el calor no me ayude a ser objetiva del todo…

    Ayuntamiento y Casa Consistorial
    Calle Mayor con la Torre del Reloj o Puerta del Mercado al fondo
    Letras de Toro con el escudo de la ciudad
    Arco del Postigo
    Mirador Puerta de la Magdalena

    Después de callejear un rato, nos dirigimos al hotel, a donde llegamos a las 17 horas. Estamos muertas de calor. Tanto que aunque elegimos este alojamiento por tener piscina, el solo hecho de pensar en llenarme de crema solar para ir de nuevo al sol, teniendo en cuenta que queremos estar saliendo del hotel dentro de una hora y media, me da muchísima pereza. Así que decido quedarme en la habitación con el ventilador y el aire acondicionado mientras pongo al día el diario de hoy. Mi madre y Lauri sí que aprovechan para darse un buen chapuzón.

    TIEDRA

    A las 18.30 horas nos ponemos en marcha. Tardamos treinta minutos en llegar a Tiedra, más conocida en los últimos tiempos como Tiedra de Lavanda (y girasoles), perteneciente como mencionaba antes a la iniciativa Pueblos Mágicos de España.

    Por el camino vemos varios campos de mini girasoles maravillosos que dejaremos para mañana.

    Lo primero con lo que nos encontramos al entrar en Tiedra es con su pequeño castillo. «La primera mención que se tiene hasta el momento sobre la existencia del castillo de Tiedra es de tiempos del rey Sancho II, cuando ordena al Cid que realice un encuentro con su hermana la infanta Urraca de Zamora. Tenía que persuadirla para la entrega voluntaria y sin enfrentamientos de la ciudad de Zamora. A cambio Urraca recibiría la villa de Medina de Rioseco con el privilegio de Infantado que comprendía desde Villalpando hasta Valladolid, además del castillo de Tiedra. Este acuerdo nunca se llevó a cabo«.

    Tras una foto rápida, ponemos rumbo al Centro de Interpretación de lavanda. En su web explican que se trata del «primer centro de interpretación dedicado al mundo de las lavandas: un recorrido por sus variedades, lugares y modos de cultivo, cómo se extraen los aromas o la presencia en nuestra cultura y costumbres a lo largo de la historia. En la destilería anexa se realizan las tareas de extracción de aceites esenciales. El centro se encuentra en las inmediaciones de extensas plantaciones de lavanda«.

    Hay aparcamiento gratuito a la entrada del centro.

    Los alrededores del Centro de Interpretación son de lo más coquetos e «instagrameables», con la food truck «Lavandeta» (de reciente inauguración) y los todoterrenos a juego (la antigua destilería entre ambos), unos pivotes morados estratégicamente colocados justo delante de un campo de lavanda, el propio campo de lavanda…

    Llegamos puntuales a las 19 horas para hacer la visita combinada del Centro de Interpretación + la destilería. El precio por persona es de 10€  y la duración estimada es de hora y media. Las entradas se pueden sacar online. Cuando les llamé por teléfono me dijeron que entre semana no suele haber problema, por lo que decidimos no cogerlas con antelación para tener el planning abierto.

    Nada más empezar la visita nos explican que los tres últimos días el calor ha sido tan atípicamente intenso que la lavanda ha perdido de golpe gran parte de la intensidad de su color. Por una parte es un fastidio, pero por otra hemos tenido mucha suerte porque creen que en pocos días se va a secar toda la lavanda. ¡Qué lástima!

    El recorrido por el interior del centro dura una hora. Lo tienen muy bien decorado con murales explicativos, todo en tonos lavanda.

    La visita guiada me parece muy didáctica. Nos han dado datos muy interesantes como por ejemplo:

    • La destilería abrió en el 2008, pues la lavanda hay que destilarla, no se puede recolectar tal cual.
    • El Centro de Interpretación lleva funcionando desde el 2019.
    • Tienen alrededor de quinientas hectáreas de lavanda.
    • Las plantas duran unos quince años. Pasado ese tiempo hay que arrancarlas y dejar la tierra en barbecho dos años o plantar otra cosa.
    • Con cada cien kilos de planta se extrae un litro de aceite esencial.
    • Una gota de aceite esencial equivale a mil flores de lavanda.

    Os recomiendo hacer la visita al Centro de Interpretación antes de ir a conocer los campos de lavanda, para que sepáis qué es lo que estáis visitando. El único hándicap del recorrido es que hay que estar de pie casi todo el rato y eso cansa bastante. 

    La visita por la zona de la destilería duró unos diez minutos.

    Antigua destilería

    Finalizado el tour, estamos deseando ir a conocer los campos de lavanda. Puesto que las flores están decoloradas por el excesivo sol y la ausencia de agua, nos recomiendan visitar el campo número uno, marcado en mi mapa, que es de los pocos que aún conservan la intensidad del morado. Por lo que interpreto a través de sus palabras, desde el centro no están muy de acuerdo con el mapa de campos de lavanda que ha hecho la Oficina de Turismo. Nos explican que hay muchísimos más campos por los alrededores y que por ejemplo, el que nos recomiendan visitar hoy, el número uno, lo van a recolectar este año por lo que el año que viene no tendrá nada que ver. No tenía ni idea de todo esto y me parece una información muy importante. Cuando estaba organizando el viaje, todos los blogs que leí hablaban exclusivamente de los famosos seis campos de lavanda.

    Tardamos menos de cinco minutos en llegar desde el Centro de Interpretación hasta el campo número uno. Se puede dejar sin problema el vehículo en un lateral. Hay solo tres coches más y el campo es enorme por lo que podemos disfrutar de la lavanda sin estorbarnos los unos a los otros. 

    Nos adentramos hasta el final del campo. Os recomiendo traer un calzado cerrado puesto que el sendero está lleno de piedras y raíces y nosotras, que vamos en sandalias, acabamos con los pies arañados y llenos de tierra.

    Disfrutamos muchísimo en el campo de lavanda. Es enorme y precioso. Estaba deseando vivir esta aventura. Hemos sacado docenas de fotos y nos lo hemos pasado genial. Es una experiencia super recomendable. ¡¡Qué maravilla!!

    Una vez saciado nuestro apetito fotográfico, regresamos al Centro de Interpretación donde arrasamos en su tienda de productos hechos con lavanda: jabones, pastas, mieles, agua de lavanda, ramilletes secos… Hay muchísimas cosas y todas de lo más apetecibles. Las pastas de mantequilla elaboradas con lavanda están riquísimas. Nos han abierto un paquete para degustarlo mientras hacíamos las compras y no ha quedado ni una, jajaja. Muchos de sus productos los venden online, por si queréis echar un vistazo.

    Aprovechamos para comprar los tickets pues mañana vamos a hacer una excursión en 4×4 de noventa minutos para nosotras solas por los campos de lavanda. El tour vale 120€, que me parece un precio bastante elevado, pero siendo cuatro personas creo que merecerá la pena. Al ser el coche para nosotras solas, le preguntamos si nos puede llevar también a algún campo de girasoles y a visitar todo lo que se le ocurra. Nos propone visitar un molino de lo más fotogénico. ¡¡Suena todo muy bien!!

    Con las carteras más vacías, nos dirigimos al exterior. En la food truck «Lavandeta» las chicas compran cerveza de lavanda (4,5€) y helado con un intenso sabor a lavanda (3€). Tomamos nuestras consumiciones sentadas en las sillas que tienen junto al campo de lavanda mientras contemplamos el atardecer. Pese a que frente a nosotras tenemos la carretera, el lugar no podría ser más mágico. 

    Abandonamos el Centro de Interpretación a las diez de la noche, después de tres horas de aventura. He disfrutado muchísimo de la tarde de hoy. Ha sido maravillosa y ha cumplido ampliamente mis expectativas. 

    El castillo de Tiedra iluminado nos despide hasta mañana.

    Estamos agotadas. Ponemos rumbo al hotel donde picoteamos para cenar algo de lo que traíamos de casa.

    En recepción encargamos los desayunos para mañana. No están incluidos en el precio de la habitación, son tipo buffet y cuestan 7,80€ por persona. El precio me parece muy elevado y no lo cogería si no fuese porque mañana tenemos que madrugar para hacer el tour en jeep antes de que el sol pegue fuerte y hemos visto que los locales en Toro no suelen abrir temprano.

    GASTOS DEL DÍA

    • Peajes: 10,35€.
    • Hotel: 356€.
    • Comida La Esquina de Colás: 93,7€.
    • Centro de interpretación: 40€.
    • Excursión en 4×4: 120€.

    TOTAL: 620,05€

    OTROS PUEBLOS MÁGICOS DE ESPAÑA

    Cangas de Onís (Asturias)
    Luarca (Asturias)
    Salas (Asturias)
    Taramundi (Asturias)
    Comillas (Cantabria)

    POSDATAS

    Posdata 1: todos los puntos visitados a lo largo de la escapada están recogidos en este mapa de «Castilla y León»: ver mapa. Para PASARLO A LA APP MAPS.ME (que es la que me guía en todos mis viajes y rutas por mostrar mucho mejor los senderos que Google Maps y por funcionar a la perfección sin conexión) solo tenéis que seguir estas instrucciones.

    Posdata 2: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S22 ultra sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

    Posdata 3: me encantaría que dejases un comentario con tu opinión sobre lo que has leído.

    Puedes seguirme en mi INSTAGRAM para estar al día de todas mis aventuras.

    Dejar un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.