Single Blog

  • Home
  • QUÉ VER EN CUDILLERO (Y ALREDEDORES)
  • Volver
  • QUÉ VER EN CUDILLERO (Y ALREDEDORES)

    (DÍA SIGUIENTE)

    Miércoles 15 de junio de 2022

    INTRODUCCIÓN

    Esta quincena estoy de vacaciones del hospital, por lo que trato de aprovechar cada día al máximo. Ayer me tocó visita a la zona sur de Asturias y hoy me voy de escapada de dos días con una amiga a recorrer parte del occidente asturiano.

    MAPA

    Todos los puntos visitados a lo largo de este viaje están recogidos en este mapa de «Asturias, de oriente a occidente»: ver mapa. Para poder utilizarlo basta con pinchar en el enlace azul de «ver mapa», NO en el propio mapa.

    Para PASARLO A LA APP MAPS.ME (que es la que me guía en todos mis viajes y rutas por mostrar mucho mejor los senderos que Google Maps y por funcionar a la perfección sin conexión) solo tenéis que seguir estas instrucciones.

    CUDILLERO

    Salimos de Gijón en coche a las 10.25 horas. Tardamos cincuenta minutos en llegar a nuestro primer destino del día. Vamos a visitar Cudillero, votado en 2020 por los lectores de Condé Nast Traveler como el pueblo costero más bello de España; pertenece además a Los Pueblos más Bonitos de España, una asociación española creada en el año 2011 para promocionar, difundir, fomentar y preservar el patrimonio cultural, natural y rural en áreas geográficas con menor nivel de industrialización y población, que engloba a pueblos de menos de 15.000 habitantes bajo una marca única de calidad.

    He recorrido muchos de los considerados Los Pueblos Más Bonitos de España (Peñalba de Santiago en LeónBárcena Mayor en Cantabria, Mogarraz en Salamanca, etc) y para mí, por ahora, Cudillero es el que más me gusta de todos con muchísima diferencia.

    Hemos elegido hacer la mini escapada entre semana para evitar las masificaciones que se forman los fines de semana, ya que estamos en uno de los pueblos más turísticos de Asturias.

    Hay un parking enorme a la entrada del pueblo, donde hay que estacionar sí o sí puesto que un cartel informa de que en el casco urbano está prohibido aparcar «excepto vecinos autorizados». Pese a que el parking es muy grande, la última vez que vine, un domingo de verano, estaba prácticamente lleno.

    Rodeado en verde: aparcamiento exclusivo para vecinos / Rodeado en rojo: aparcamiento público

    Vamos recorriendo el puerto, que está muy coqueto con los barquitos de colores y las gaviotas disfrutando de un soleado día de finales de primavera. 

    Enfrente del puerto encontramos una zona con pequeñas cascadas que se ve preciosa con las florecillas y el sol iluminando el agua caer. 

    Tras las cascadas hay un túnel que comunica la zona de la costa con la parte interior de Cudillero. «Se trata del túnel que canaliza el río Piñera. Tiene una longitud aproximada de trescientos metros y data de finales del siglo XIX«.

    Túnel rodeado en rojo (app Maps.me)

    No os echéis para atrás cuando veáis que en el inicio «llueve» bastante, porque son solo los primeros metros. Luego deja de caer el agua del techo, aunque sí que es cierto que hay unos cuantos charcos a lo largo del recorrido. Nunca había estado en su interior. Me ha parecido una travesía curiosa y hemos conseguido alguna foto chula. 

    El túnel finaliza junto a una plaza de coloridos bancos.

    Vamos descendiendo por las entrañas del pueblo rumbo de nuevo a la zona del puerto. Queremos sacarnos unas fotos con las «instagrameables» y fotogénicas letras de Cudillero antes de que se formen pequeñas colas a medida que vayan llegando los turistas. 

    Las vistas que tenemos de Cudillero desde aquí me encantan. Y eso que aún no ha despejado la niebla del todo, pero es que la villa es preciosa. 

    Niebla en torno al mirador de la Garita

    Una vez saciado nuestro apetito fotográfico, empezamos a subir. Os recomiendo que traigáis calzado cómodo puesto que Cudillero es famoso por su disposición acrobática (al igual que Tazones, Luarca o Lastres) propia de los puertos de la costa cantábrica. Sus callejuelas estrechas, cuesta arriba, y con adoquines, son el enemigo número uno de los tacones.

    El pueblo tiene multitud de miradores. De hecho casi cada rincón es un balcón con maravillosas panorámicas. 

    El primero al que accedemos es el mirador de la Garita. Al llegar, la niebla se ha levantado por lo que obtenemos unas muy buenas perspectivas de la villa marinera desde aquí arriba.

    Enlazamos por la parte superior con un sendero que nos conduce a otro de los puntos más «instagrameables» de Cudillero. Nos encontramos con las letras del pueblo con todas las casitas de fondo. 

    Yo pequeñita en un rincón

    Precisamente están los jardineros del ayuntamiento preparando toda la zona para la temporada de más turismo del año.

    Las hortensias empiezan a estar en su máximo apogeo y eso me hace feliz, pues adoro los macizos que producen esas vistosas flores.

    Continuamos callejeando hasta llegar al mirador de San Juan. ¡¡Qué hermoso es Cudillero!!

    Cada mirador ofrece distintas panorámicas de este pueblo tan bonito y fotogénico.

    Finalizamos el recorrido a las 13 horas, después de casi dos horas. Aunque hemos reservado mesa en el restaurante La Paloma a las 14 horas (os recomiendo venir con reserva si queréis comer en Cudillero), vamos hasta la terraza a tomar algo y aprovechamos para pedir la comida. Encargamos:

    • Media ración de pastel de cabracho (típico asturiano).
    • Unas croquetas de jamón.
    • Una sartén de la casa con pulpo, gulas y gambas.

    Las raciones son abundantes y tienen una muy buena relación calidad – precio. Es la segunda vez que como en este lugar y os lo recomiendo.

    Me resulta de lo más llamativo el tema de las sombrillas, que yo creía que era para protegernos del sol, y la realidad es que es para salvaguardarnos de las heces de las gaviotas, que caen igual que bombas atómicas.

    A las 14.30 horas abandonamos Cudillero. Es un pueblo maravilloso al que siempre merece la pena volver. 

    Hacemos una parada exprés en un supermercado Más y Más gigante que hay a la salida de la villa, para comprar la cena, y ponemos rumbo a nuestro alojamiento.

    HOTEL RURAL CABO BUSTO (1)

    Hoy vamos a pernoctar en el hotel rural cabo Busto. Con una puntuación de 4,8 sobre 5 en Google Maps, nos pareció una opción ideal por estar muy cerca de todo lo que queríamos visitar. Una habitación doble con desayuno tiene un precio de 70€ por noche.

    Tardamos solo veinte minutos en llegar desde Cudillero. Aparcamos en el interior de la finca, donde nos recibe la dueña. Hoy somos los únicos huéspedes, por lo que Joaquina, nuestra anfitriona, amablemente se ofrece a enseñarnos el hotel. Según nos cuenta, ha abierto recientemente ya que tuvo que cerrar dos años a causa de la pandemia. 

    Cada una de las habitaciones tiene el nombre de un árbol, que se corresponde con aquel que se puede ver desde la ventana.

    Las suites son una pasada, y tienen un precio máximo de 90€ la noche. Me resulta increíble con lo grandes y bonitas que son.

    En realidad todas las habitaciones son geniales. La nuestra, Los Abedules, que es la más pequeña por ser la única que tiene dos camas individuales, me parece que es perfecta para nuestra estancia.

    Aunque ya había echado un vistazo a las fotos de su web, me sorprende mucho el recorrido por la finca. Tiene un montón de recovecos idílicos en los que poder descansar acompañados únicamente por el trinar de los pájaros. De hecho, según nos comenta Joaquina, varios novios le han pedido hacer en su jardín las fotos de su boda.

    Mi rincón favorito con diferencia es aquel en el que tienen un columpio con vistas a un estanque lleno de nenúfares y coloridos pececillos. 

    Descansamos un rato en el hotel, que ha sido un gran descubrimiento, y luego nos cambiamos la ropa por algo más cómodo, pues vamos a hacer una ruta circular por cabo Busto. 

    RUTA CIRCULAR POR CABO BUSTO

    DATOS PRÁCTICOS DE LA RUTA

    Parking

    Tipo de ruta

    Yo siempre había pensado que las rutas lineales son aquellas en las que se hace la ida y la vuelta por un mismo camino mientras que las circulares eran en las que la ida se hace por un camino y la vuelta por otro diferente, volviendo tanto en las lineales como en las circulares al mismo punto de partida. Pero un día un experto montañero me sacó de mi error y me explicó que las rutas LINEALES son aquellas que se inician en un punto y se terminan en otro, mientras que las rutas CIRCULARES son aquellas que se inician y finalizan en un mismo punto, independientemente de que la vuelta se haga por el mismo camino o no. 

    Dicho todo esto, la ruta por cabo Busto es circular, siendo la ida y la vuelta por distinto camino:

    • Distancia total (ida y vuelta): ≈ 9,6 km.
    • Dificultad: media en cuanto a la señalización porque las indicaciones son un poco escasas y más de una vez no sabíamos qué desvío debíamos tomar; baja en cuanto a la forma física necesaria.
    • Mis tiempos:
      • Tiempo caminando: 2 horas 30 minutos.
      • Duración total: 3 horas 40 minutos.
    • Punto de inicio de la ruta: 43.556816, -6.463693.
    • Os dejo mi track de Wikiloc para que no tengáis pérdida ninguna.
    Powered by Wikiloc

    NUESTRA RUTA

    Aunque la ruta parte de la capilla de San Bartolo, nosotras ya activamos el Wikiloc nada más salir del hotel.

    Aprovechamos para pasar por delante de la archiconocida pastelería cabo Busto. Con una puntuación de 4,8 sobre 5 en Google Maps, son globalmente conocidos sus pasteles así como las grandes colas que se forman para poder adquirirlos. Ahora de tarde ya está cerrado y solo podemos sacar fotos desde fuera. Estoy deseando poder visitarlo mañana porque el lugar es una pasada, ¡precioso! 

    Casualmente nuestra anfitriona, Joaquina, es la madre de Jonathan, el dueño de la pastelería. ¡Qué curioso!

    Una vez que llegamos a la capilla, vemos el parking oficial de la ruta circular por cabo Busto, donde entran unos veinte vehículos.

    Iniciamos la ruta a las 16.40 horas. La senda no está muy bien señalizada y nos cuesta un poco aclararnos con el camino a seguir. Por suerte eso nos hace pasar por delante de los apartamentos La Casina, donde descubro unos alucinantes macizos de maravillosas y coloridas hortensias. No puedo evitar preguntarle al dueño si puedo entrar a fotografiarlas porque son alucinantes. Con tanta variedad de colores… para mí es un sueño hecho realidad. 

    En general todo el pueblo se ve impecable, con casas muy coquetas y jardines cuidados hasta el más mínimo detalle. ¡Me gusta mucho!

    Avanzamos hasta llegar a las antiguas escuelas, que hoy son la biblioteca municipal de Eduardo Pérez de la Fanosa. También se puede dejar el coche aquí, según el cartel informativo. 

    A lo largo de la ruta nos iremos encontrando placas con fragmentos de libros de distintos autores, que son las que nos marcan el camino.

    A la izquierda: placa con fragmentos de libros / A la derecha: señalización del parking

    Como digo, la señalización es un tanto deficiente y nos cuesta saber qué desvíos debemos tomar. 

    Bajamos por un sendero hasta llegar al mirador de Las Imeas.

    Las panorámicas de la playa de Cueva me parecen asombrosas, y más cuando no contaba con ellas para nada puesto que desde el camino por el que descendimos apenas veíamos nada más que arbustos.

    Una vez que nos recreamos lo suficiente con la belleza del lugar, no sabemos si tenemos que desandar el camino o avanzar por la especie de sendero que vemos. Mi amiga tiene miedo a las víboras, cosa lógica pues el verano es el momento en el que más salen, por lo que ella prefiere regresar por donde hemos venido hasta llegar al último cruce. Yo prefiero probar suerte a ver si encuentro un sendero y acabo ascendiendo casi por medio del monte, hasta llegar al camino por el que habíamos venido, pero esta vez con la cara llena de telas de araña.

    En el cruce seguimos las señales que nos indican cabo Busto. La senda nos lleva por medio de un bosque rodeado de verdes helechos.

    Tomamos un desvío a la izquierda por el que una pista de grava nos conduce cuesta abajo hasta llegar a la playa del Bozo. Hay un vehículo aparcado a pocos metros de la playa, pero yo no metería mi coche por aquí puesto que la pista tiene bastantes baches además de las piedras del camino.

    El panorama cuando llegamos abajo del todo es una pasada. La playa tiene forma de concha, muy recogida por el alto acantilado que la protege. No es especialmente cómoda para venir a tomar el sol, ya que está hecha de piedras en lugar de arena.

    Existe una cueva enorme que se puede visitar, pero falta solo media hora para que acabe de subir la marea y el acceso hasta la cavidad está cortado por el agua. Nos conformamos con verla de lejos mientras nos sentamos un rato a disfrutar del calor de los últimos días de la primavera.

    Toca subir por la pista de grava que antes bajamos para llegar a la playa. Suerte que me he traído mis bastones de trekking porque nunca están de más para ayudarme a impulsarme en los ascensos.

    La verdad es que tenemos la sensación permanente de que la ruta no está muy bien señalizada. Sí que una vez que estás en el camino ves las señales, pero no las ves en los cruces, que es donde deberían ponerlas. 

    Cuando por fin salimos de nuevo al litoral, tenemos unas vistas asombrosas de la playa que acabamos de abandonar así como de la cueva que no pudimos visitar. La escarpada costa asturiana nunca dejará de sorprenderme.

    Empezamos a atisbar a lo lejos el faro de cabo Busto. El clima no acompaña puesto que se está metiendo la niebla y está empezando a refrescar. Nos hubiese hecho ilusión ver el atardecer desde aquí pero entre que aún es muy temprano y que ni siquiera vemos el sol, sacamos unas rápidas instantáneas del faro y seguimos nuestro camino.

    Como nunca veo fotos de aquello que voy a visitar, pensaba que la mayor parte de esta ruta transcurría con vistas a la costa. Estaba totalmente equivocada puesto que los senderos mayoritariamente van por el interior. Incluso los que van paralelos a la costa una vez que dejamos atrás el faro, tienen grandes matojos de maleza que nos impiden ver el mar.

    Eso sí, en este tramo, cuando la naturaleza nos lo permite, las perspectivas mejoran por momentos. ¡¡Qué acantilados tan altos y verticales nos rodean!!

    La ruta finaliza rodeando el pueblo por el otro lado, para poder contemplar Busto casi en su totalidad.

    Llegamos al hotel a las 20.20 horas, después de 3 horas 40 minutos de aventura. No ha sido una de las rutas más espectaculares de mi vida, pero quizás porque yo me formé mis propias imágenes en la cabeza, porque sí es cierto que hemos conseguido fotos muy bonitas.

    A modo de COMENTARIOS Y CONSEJOS VARIOS, decir que:

    • Para el día de hoy me resultaron prácticos los bastones de trekking. Los que yo tengo son los más básicos del Decathlon. Los tengo desde el 2018, me costaron solo 4,99€ cada uno y me van de lujo.
    • Las botas de monte impermeables no eran necesarias porque apenas había barro, aunque sí que os recomiendo venir en pantalón largo porque hay muchos tramos en los que la maleza invade parte del camino. 
    • No hemos visto ninguna fuente, por lo que toca venir bien aprovisionados de líquidos.
    • La ruta está señalizada de forma bastante deficiente. Por eso yo siempre aconsejo llevar descargado el mapa de Google Maps PASADO A LA APP Maps.me, que se puede ver offline (aún sin cobertura). Todos los puntos mencionados en el post están ya metidos en mi mapa personalizado de Google Maps. Os dejo las instrucciones de cómo pasar un mapa a otro.
    • Ha habido cobertura durante todo el camino. 
    • Nos hemos cruzado con pocas personas, lo que siempre da puntos extra a cualquier excursión.
    • Tardamos 3 horas 40 minutos en hacer toda la ruta, caminando un total de 2 horas 30 minutos según Wikiloc y habiendo recorrido un total de 9,5 km.
    • Os dejo el track de la ruta en Wikiloc.
    Powered by Wikiloc

    HOTEL RURAL CABO BUSTO (2)

    Lo mejor del día fue llegar agotadas al hotel y poder disfrutar de esos jardines en soledad, con el canto de los pájaros como única compañía. El alojamiento nos gusta muchísimo, es encantador.

    Comimos algo ligero en el cenador que tienen instalado al aire libre. 

    El desayuno, incluido en el precio de la pernocta, se sirve de 9 a 11 horas. Puesto que hoy somos las únicas huéspedes, hablamos con Joaquina, la dueña, para acordar que bajaremos en torno a las 10 horas para que así no tenga que estar pendiente de nosotras.

    GASTOS DEL DÍA

    • Comida La Paloma: 34,25€.
    • Supermercado Más y Más: 5,95€.

    TOTAL: 40,2€

    QUÉ VER / HACER POR LOS ALREDEDORES

    Os dejo un listado de lugares (y algunas fotos ejemplificativas) para visitar por la zona, ubicados a un máximo de media hora en coche del hotel, por si queréis exprimir el día al máximo.

    POSDATAS

    Posdata 1: todos los puntos visitados a lo largo de esta escapada están recogidos en este mapa de «Asturias, de oriente a occidente»: ver mapa. Para PASARLO A LA APP MAPS.ME (que es la que me guía en todos mis viajes y rutas por mostrar mucho mejor los senderos que Google Maps y por funcionar a la perfección sin conexión) solo tenéis que seguir estas instrucciones.

    Posdata 2: todas las fotos están hechas con mi móvil Samsung Galaxy S10+ sin ningún tipo de filtro o retoque, todas en modo normal o en modo gran angular.

    Posdata 3: me encantaría que dejases un COMENTARIO con tu opinión sobre lo que has leído. ¡Venga, anímate! Siempre se agradece un buen feedback…

    ¿Os gustaría conocer más rutas por Asturias? Os dejo un listado por si queréis echar un vistazo:

    SIGUE TODAS MIS RUTAS Y ESCAPADAS EN INSTAGRAM

    2 comentarios

      27 de abril de 2024 Reply

      Muchas gracias por tu información, nos sirvió de mucha ayuda. Fue una escapada genial.

    Dejar un comentario

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.